Última hora

Mejor Actor Protagonista, un primer vistazo

By Juan Bautista - 7 de septiembre de 2013 8 Comments

Un dato objetivo: fijándonos en los últimos diez años, hasta veintitrés actores disfrutaron de su primera nominación al Oscar gracias a esta categoría (de todos ellos, cuatro alcanzaron la meta: Jamie Foxx, Philip Seymour Hoffman, Forest Whitaker y Jean Dujardin). La media aproximada nos dice que, anualmente, dos actores se inician en los premios más importantes del cine a partir de la categoría de protagonista masculino. Por ello, empezaremos este artículo por aquellos que se han encontrado de repente con su primera oportunidad frente a Tío Oscar para continuar por aquellos pesos pesados que llevan años llamando a unas puertas que quizá se abran en los próximos meses.

Wonder Boys

Desde principios de año, Michael B. Jordan está en la lista de todos los analistas por su trabajo en “Fruitvale Station”, la película revelación de Sundance. El benjamín de los candidatos a ocupar una plaza (el pasado mes de febrero cumplió los 26) apenas si ha llamado la atención con sus anteriores trabajos (la serie “Friday Nights Lights” o el thriller de ciencia ficción “Chronicle”). Todo se lo debe al debutante Ryan Coogler que le concede el rol de Oscar Grant, el joven que falleció en la nochebuena de 2008 en la estación californiana de Fruitvale por la imprudencia de un policía. El caso tuvo una gran repercusión social, agravada por la actitud permisiva de las autoridades y la fatua condena que recayó en el agente. Las opciones de Michael pueden verse seriamente afectadas con la continua llegada de nombres que le releguen a un segundo plano. Y ni el voto afroamericano podría salvarle, con Ejiofor o Whitaker (productor del film) en boca de todos. Veremos cómo llega a los premios de la crítica.

Javier Bardem, Catalina Sandino, Penélope Cruz, Demián Bichir o Adriana Barraza son un fiel testimonio del boom latino que la Academia ha auspiciado en el joven siglo XXI, al que podría sumarse en esta edición el guatemalteco Oscar Isaac con su primer papel protagonista en la aplaudida “Inside Llewyn Davis”, merecedora del Gran Premio del Jurado en el pasado festival de Cannes. En ella, Oscar interpreta a un cantautor de los años sesenta en busca de su oportunidad en el mítico Greenwich Village neoyorkino (¿alguien puede ver cierto paralelismo entre actor y personaje?). Con Scott Rudin en la producción, necesita una intensa campaña para no empequeñecer, aún más, ante tanto titán como se prevé.

A Serious Man



Tras unos primeros años dubitativos, en 1996 Joel Schumacher daba la gran oportunidad a Matthew McConaughey en el thriller “A Time to Kill”, a la que siguieron proyectos ambiciosos como “Amistad” o “Contact”. A partir de ahí, fue enfocando su carrera en inofensivas comedias románticas de ínfima calidad que rara vez alternaba con productos igual de comerciales pero que exigían algo más de él (“We Are Marshall”). No sabemos si la crisis de los cuarenta tuvo algo que ver pero en 2011 se desmarcaba y recuperaba el género que le catapultó con “The Lincoln Dawyer” y, sobre todo, “Killer Joe”, para continuar con trabajos tan heterogéneos pero muy interesantes que situaron al actor tejano en el ojo del huracán: “Bernie”, “The Paperboy”, “Mud” y “Magic Mike”. Pocos dudan que la mejor guinda del pastel sería su primera nominación al Oscar (quien sabe si por partida doble) si cumple las expectativas con “Dallas Buyers Club” en el que interpreta a Ron Woodroof, un excéntrico mujeriego y adicto a las drogas, a quien en los años ochenta les fue diagnosticado el virus del sida con una esperanza de vida de treinta días. Su carácter inconformista, le llevaría a recurrir (y comercializar) una serie de tratamientos alternativos para salvar su vida. Para la preparación del personaje, Matthew perdió hasta veintiséis kilos y el resultado podrá verse en Toronto en apenas unas horas para saber si estamos o no ante un caballo ganador.

Los dos largometrajes de Bennett Miller hasta la fecha (“Capote” y “Moneyball”) aglutinan once nominaciones al Oscar, cuatro de ellas para sus actores. Sin, duda, todo un niño mimado de la Academia en la línea de Stephen Daldry o Jason Reitman. Y como les ocurre a ellos, sus proyectos se colocan automáticamente en el radar de las estatuillas. Este año el cineasta neoyorkino regresa con “Foxcatcher”, que versa sobre el asesinato, en 1996, de Dave Schultz, medalla de Oro de lucha libre en Los Angeles’84, a manos de su amigo, el multimillonario John Eleuthère du Pont y propietario de las instalaciones donde Dave entrenaba. Channing Tatum interpreta al malogrado olímpico y Steve Carell a su verdugo en un nuevo registro que, además de ofrecernos una sugerente transformación física, puede llevarle muy lejos. Tendremos que esperar hasta noviembre y su premiere mundial del film en el AFI Fest.

¿Cuál será la fortuna de “The Secret Life of Walter Mitty”? Poca gente contaba con el quinto largometraje de Ben Stiller hasta que conocimos su tráiler hace unas semanas y saltaron todas las alarmas. El polifacético artista se reserva el rol principal en este remake del clásico de Norman Z. McLeod y que protagonizó Danny Kaye en 1947: un editor gráfico de la revista LIFE que utiliza su imaginación para evadirse de su monótona vida hasta que se vea envuelto en la búsqueda de las joyas de la corona holandesa escondidas desde la Segunda Guerra Mundial. La organización del festival de Nueva York ya la ha seleccionado para presidir su gala central el próximo 5 de octubre… será entonces cuando empecemos a vislumbrar las posibilidades reales de Stiller en esta categoría.

Otro que deja a un lado su lado más irreverente este año es Will Forte. El popular cómico de “Saturday Night Live” fue la elección de Alexander Payne para encabezar, junto a Bruce Dern, el reparto de la road movie “Nebraska” donde un anciano alcohólico emprende un viaje de Montana a Nebraska en compañía de su hijo para recoger un supuesto premio de un millón de dólares. Aunque Dern ganó en solitario el premio a la mejor interpretación masculina en Cannes, Paramount Pictures, la productora del film, ha confirmado que ambos competirán en esta categoría… una decisión arriesgada ya que desde 1985 no se da la peculiaridad de estar dos actores nominados al Oscar por una misma película en esta categoría.

Coming Home


Hasta tres contendientes pugnan este año por volver a ganar el Oscar. Forest Whitaker intentará poner de su lado la historia de los premios más importantes del cine, pues en ochenta y cinco años, sólo nueve actores cuentan en su haber con, al menos, dos estatuillas en la categoría de protagonista masculino. Christian Bale intentará repetir la proeza de Kevin Spacey: ganar en menos de un lustro en ambas categorías interpretativas (y sin ninguna nominación fallida previa). Por su parte, Tom Hanks tiene la difícil misión de emular el récord que Daniel Day-Lewis consiguió el año pasado: ser acreedor de tres Oscar como Mejor Actor Protagonista.

A pesar de tener una filmografía que abarca los últimos treinta años, podemos contar con los dedos de una mano las veces que Forest Whitaker ha encabezado el reparto de una película. Pero ojo, cuando lo ha hecho se ha llevado el premio a la mejor interpretación masculina en Cannes o ha barrido literalmente en la temporada de premios de aquel año. Su nombre ha estado sobre la mesa desde que fuera confirmado, en marzo de 2012, para protagonizar el ambicioso proyecto del cineasta Lee Daniels enfocado en la figura del mayordomo de la Casa Blanca Eugene Allen que durante más de tres décadas presenció en primera persona la legislatura de hasta ocho presidentes de los Estados Unidos. Con su estreno el pasado mes de agosto, crítica y público han aplaudido su actuación y con el apoyo de dos pesos pesados como Oprah Winfrey y Harvey Weinstein su devenir en esta carrera se antoja prometedor.

Pocos actores/actrices pueden presumir a sus 57 años de ser toda una institución en Hollywood. Y uno de ellos es Tom Hanks, aquel que tras una década siendo el abanderado de la comedia romántica “made in USA”, brilló en los dramas más contundentes, ganándose el calificativo de “leyenda viva del cine” por derecho propio. Es cierto que en los últimos años ha gozado de más fortuna en su faceta como productor, tanto de cine como de televisión (5 Emmys y 5 Premios del sindicato lo avalan) pero en 2013 vuelve a los circuitos por partida doble con “Saving Mr. Banks” y “Captain Phillips”, cuyos tráilers han tenido una excelente repercusión. En el caso de esta última estamos hablando de la extraordinaria historia de Richard Phillips, capitán del buque estadounidense que en abril de 2009 fue tomado prisionero por piratas somalíes en el océano Índico. Si además tras las cámaras se encuentra todo un experto como Paul Greengrass (“United 93”) la apuesta parece ganar enteros.

A Christian Bale le gusta repetir con los directores, o más bien, son ellos los que vuelven a contar con él, desde Todd Haynes, pasando por Christopher Nolan, Terrence Malick o David O. Russell. Precisamente, el encargado de propiciarle la estatuilla dorada hace tres ediciones le regala el personaje de Irving Rosenfeld, un estafador de Nueva Jersey que, a finales de los setenta  y principios de los ochenta, fue obligado a colaborar con el FBI en la denominada ‘Operación Abscam’ destinada a desmantelar una complicada red de corrupción. “American Hustle” promete no sólo uno de los repartos más apetitosos de la temporada (con la consabida participación de Amy Adams, Bradley Cooper, Jennifer Lawrence o Robert De Niro) sino una llamativa trasformación física por parte del actor galés, algo a los que nos tiene acostumbrados (“American Psycho”, “The Machinist”) y que siempre es un punto a favor para llamar la atención de los votantes. Tampoco debemos olvidar que estrenará a finales de año el thriller “Out the Furnace”, segundo largometraje de Scott Cooper cuya opera prima, “Crazy Heart”, fue valedora en el mismo año que “The Fighter” de tres nominaciones, ganando Mejor Canción y Mejor Actor para Jeff Bridges.

A Touch of Classs


Otra constante que se repite cada año en los Oscar es la presencia europea, en general, y británica, en particular, entre los nominados en esta categoría. En 2013 la estatuilla de Mejor Actor podría volver a cruzar el charco con tres contendientes de máxima actualidad:

Tanto la crítica en Telluride como en Toronto se han rendido ante Chiwetel Ejiofor, protagonista de “Twelve Years a Slave”, el esperado tercer largometraje del cineasta Steve McQueen tras las alabadas “Hunger” (2008) y “Shame” (2011). Su dilatada formación sobre las tablas de los escenarios londinenses ha sabido compaginarla con una filmografía al lado de cineastas como Steven Spielberg, Tom Hooper, Woody Allen, Stephen Frears, Alfonso Cuarón o Ridley Scott. Tampoco ha dicho que no a la pequeña pantalla, destacando su colaboración con la HBO (“Tsunami: The Aftermath” o la reciente “Phil Spector”). A pesar de haber sido tres veces nominado al Globo de Oro, su status puede terminar de dispararse gracias a Salomon Northurp que narró en sus memorias publicadas en 1853 su cautiverio en una plantación de Louisiana a pesar de haber nacido libre. Un material muy poderoso que McQueen deja caer sobre Chiwetel y un cast de primer orden. A seguir muy muy de cerca.

Idris Elba comenzó su trayectoria en la televisión (medio que no ha abandonado hasta entonces y que le ha dado las mayores alegrías –“The Wire”, “Luther”-), pasando a la gran pantalla en 1999 de la mano de Catherine Deneuve en la olvidable “Belle Maman” para ser el relleno de alguna superproducción (“Prometheus”, “Thor”) o dejarnos secuelas imborrables como “Obsessed” (2009) junto a Beyoncé. En los últimos años también ha probado fortuna como cantante de rap con tres EP’s en el mercado y como productor. Con cierto recelo se espera en Toronto “Mandela: Long Walk to Freedom”, en el que encarna al último presidente del apartheid, su archiconocida historia, todo un ejemplo de lucha y sacrificio por una nación. La película cuenta con el apoyo de Harvey Weinstein, cierto, pero lo poco que pudo verse en Cannes apenas levantó interés y tampoco ayuda lo cerca que queda el otro film  sobre este personaje, “Invictus”, que le valió a Morgan Freeman la nominación al Oscar. Aún así mantengamos la esperanza.

En tierra de nadie se encuentra Benedict Cumberbatch con “The Fifth State” tras su premiere el pasado jueves en el festival de Toronto. La nueva propuesta de Bill Condon no ha logrado el reconocimiento de la crítica (de hecho, algún decepcionado ha confirmado que es la peor película que haya inaugurado el certamen canadiense) y sólo el actor londinense ha logrado buenos calificativos por su encarnación de Julian Assange que parece ser serán insuficientes para que sobreviva a lo largo de la carrera. Esperemos que tenga más fortuna en los Emmy el próximo 22 de septiembre.

To Die For


El ultimo gran bloque que hemos establecido queda conformado por cuatro actores de primer nivel, una apuesta segura para que en 2013 acaben por conseguir su primer Oscar a Mejor Actor.

Hace treinta y nueva años, Robert Redford era el actor de moda de Hollywood. Por sus manos pasaban los guiones más codiciados de Hollywood y con uno de ellos, “The Sting”, lograba la que hasta la fecha es su única nominación al Oscar en categoría interpretativa. Con su opera prima, “Ordinary People”, arrasó en la edición de 1981, apoderándose de la estatuilla al mejor director y a partir de ahí comenzó a ser menos frecuente su presencia en la gran pantalla, centrándose, sobre todo en impulsar del festival de Sundance y en su faceta como director (volvería ser nominado como productor y director por “Quiz Show”). Oscar Honorífico de 2002, la veterana estrella se vislumbra como un firme contendiente con “All Is Lost”, segundo largometraje de J. C. Chandor (“Margin Call”), en el que sin el apoyo de compañeros de reparto ni, por consiguiente, diálogos en sus poco más de cien minutos de duración, interpreta a un experimentado marinero que sobrevive a una tormenta en medio del océano Índico. Todo un desafío profesional que fue muy bien valorado en su premiere en Cannes y que si aguanta el vendaval de estos agitados meses podría llegar a buen puerto.

¿Le deben el Oscar a Leonardo DiCaprio? A principios de año, en plena promoción de “Django Unchained”, confirmaba que se retiraba durante un tiempo de los grandes estudios por encontrarse ‘agotado’. Más que por el trabajo, alguien puede pensar que ese desgaste es el resultado de dos décadas buscando una estatuilla que no llega. En todo este tiempo se ha forjado su propio camino siempre al lado de los directores más reconocidos de la industria y desde 2007 la Academia parece haberle cerrado las puertas, a pesar de meritorios trabajos como “Revolutionary Road”, “Shutter Island”, “J. Edgar” o la ya citada de Tarantino. Con “The Wolf of Wall Street”, su quinta colaboración junto a Martin Scorsese, marcará, presumiblemente, ese  punto de inflexión; un film que nos relata la historia de Jordan Belfort, un aventajado corredor de bolsa de Nueva York que, a principios de los noventa (y sin haber alcanzado la treintena) se vio envuelto en un escándalo financiero, con varios delitos de fraude a empresas que confiaban en él para invertir en Bolsa. Tendremos que esperar a su estreno estadounidense, el próximo 15 de noviembre, para confirmar si tiene alguna opción porque con “The Great Gatsby” desde luego que no.

Joaquin Phoenix parece empeñado en demostrar en cada rueda de prensa o aparición pública su rebeldía e inconformismo con Hollywood que llega a confundir, la mayoría de las veces, con una falta de educación que no puede defenderse. Aún así, es capaz de dejar de lado esta imagen polémica cuando aborda cada uno de sus personajes que, por regla general, suelen ser atormentados, alcohólicos, opacos y/o incomprendidos. Esta especialización es lo que nos choca y, a la vez, nos atrae cuando nos acercamos a la inminente “Her”, en la que ofrece un nuevo registro por obra y gracia del visionario Spike Jonze. Phoenix interpreta a Theodore, un escritor en plena crisis tras su divorcio que adquiere un nuevo sistema operativo para mitigar su soledad y que derivará a lo largo del film en un amor imposible entre el ser humano y la máquina. Un proyecto sugerente que será el encargado de cerrar el festival de cine de Nueva York el próximo 13 de octubre y que bien podría valerle a su protagonista su cuarta candidatura a la estatuilla tras “Gladiator”, “Walk the Line” y “The Master”.

Y cerramos con Hugh Jackman, flamante ganador del premio Donostia 2013, y, como Phoenix, nominado en la pasada edición de los Oscar. El australiano, al que durante tantos años le ha costado alcanzar papeles transcendentales en el cine, parece dispuesto a pelear por la nominación consecutiva si advertimos las valoraciones entusiastas que ha cosechado por su labor en “Prisoners” tanto en Telluride como Toronto. Dirigido por Denis Villeneuve (“Incendies”) este drama gira en torno a su personaje, un padre de familia de Boston y su desesperación primero en la búsqueda de su hija secuestrada y más tarde para intentar obtener una justicia que no encuentra en las autoridades del orden. Con una competencia tan fuerte es bueno que Hugh haya presentado en un buen momento sus credenciales pero necesita encontrar en los premios de la crítica un buen bastón para no hundirse.

Rumors Has It

No queremos dejar en el tintero otros nombres que pululan en la órbita de las quinielas. Son, a día de hoy, apuestas arriesgadas que necesitan que el viento sople a su favor. Nos estamos refiriendo a:

Chris Hemsworth (“Rush”). Lo último de Ron Howard ha encantado en Toronto y aunque el foco de las miradas ha recaído en el secundario (Daniel Brühl), algunos también ha defendido al marido de Elsa Pataky en su rol del piloto británico de Fórmula 1 James Hunt.

James Gandolfini (“Enough Said”). El inmortal Tony Soprano nos dejó un par de trabajos póstumos. El más inminente es esta comedia romántica centrada en dos adultos que se enamoran. Segundas oportunidades y buenas intenciones en este producto de la Fox que dirige Nicole Holofcener (“Please Give”).

Miles Teller ("The Spectacular Now"). Tanto él como su compañera, Shailene Woodley, no parecen opciones factibles a pesar de su premio interpretativo en Sundace. Aún así, no perderemos de vista de esta joven promesa.

George Clooney ("The Monuments Men"). El trailer parece advertir que este film parece estar más cerca de “Leatherheads” que de “Good Night, and Good Luck”. George Clooney contará con más defensores en secundario con “Gravity”.

Michael Fassbender ("The Counselor"). Segunda colaboración con Ridley Scott, un thiller escrito por Comarc McCarthy y cuajado de estrellas. Al igual que Clooney, todo apunta a que su gran baza este año está en Mejor Actor de Reparto, en su caso con “Twelve Years a Slave”.

Colin Firth ("The Railway Man"). Las primeras impresiones que llegan desde Toronto dan el visto bueno a este biopic sobre Eric Lomax, oficial británico que fue capturado por las tropas niponas en 1942 y obligado a trabajar en la construcción de la línea férrea Birmania-Tailandia que luego haría famosa David Lean con su oscarizada película “The Bridge on the Rive Kwai”. La cuarto largometraje del australiano Jonathan Teplitzky aún no tiene distribuidor en EE.UU. 

8 comentarios to ''Mejor Actor Protagonista, un primer vistazo "

ADD COMMENT
  1. Ethan Hawke, señores. No descarten de esa manera a Ethan Hawke...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo. Nombradle al menos porque seguro que tiene mas opciones que Miles Teller o George Clooney

      Eliminar
  2. Olvidaron incluir a Adrien Brody entre los actores que alcanzaron el oscar a mejor actor en su primera nominación en la redacción de la nota.

    ResponderEliminar
  3. VIRUS DEL SIDA?
    OH POR DIOS EN ESTA EPOCA, DECIR VIRUS DEL SIDA?
    EL VIRUS ES EL VIH SEÑORES, AMO ESTA PAGINA PERO NO PODEMOS EQUIVOCARNOS DE ESTA MANERA

    JESUA!
    Gran articulo de los actores!

    ResponderEliminar
  4. Chiwetel Ejiofor
    Oscar Isaac
    Matthew McConaughey
    Bruce Dern
    Joaquin Phoenix

    ResponderEliminar
  5. Y falta Ryan Gosling, Bradley Cooper...

    ResponderEliminar