Última hora

Actores para el Oscar (II): Matthew McConaughey

By Juan Bautista - 5 de octubre de 2013 4 Comments

A punto de cumplir los 44 años, Matthew McConaughey experimenta el mejor momento profesional de sus veinte años de carrera. Parece que atrás han quedado los días de vino y rosas pagados con el talón de comedias ligeras y dramas insustanciales. A interesantes propuestas de los últimos años como "The Lincoln Lawyer", Killer Joe" "Mud" se suma "Dallas Buyers Club", por el que aspira a su primera nominación al Oscar, aquella que el año pasado se le quedó a las puertas con "Magic Mike". El nuevo Matthew arriesga y va ganando enteros con una sola dirección... el Dolby Theatre.

Descendiente de ingleses, irlandeses, escoceses, suecos y alemanes, Matthew David McConaughey nació el 4 de noviembre de 1969 en Uvalde, Texas, siendo el menor de tres hermanos, fruto del matrimonio entre el jugador de los Green Bay Packers, Jim McConaughey, y Kay McCabe, maestra  y publicista. Educado en los principios metodistas, se crió en la localidad de Longview, cercana a Dallas. Su último año en el instituto lo vivió como estudiante de intercambio en el recóndito municipio australiano de Warnervale. A su regreso, el siguiente paso sería la University of Texas at Austin College of Communication donde se graduó en Audiovisuales en 1993, un año después del fallecimiento de su padre a causa de un ataque al corazón.

Hizo sus pinitos como modelo para anuncios publicitarios durante su etapa universitaria para debutar en la gran pantalla a los 24 años con la comedia “Dazed and Confused”, del ahora aclamado Richard Linklater, coprotagonizando junto a una desconocida Renée Zellweger al año siguiente “The Return of the Texas Chainsaw Massacre”, un despropósito del cine de terror firmado por Kim Henkel. Tras ello figuró en el reparto de la tragicomedia “Boys on the Side”, de Herbert Ross, o “Glory Daze”, de Rich Wilkes, un olvidable título liderado por Ben Affleck.


1996 marcaría el punto de inflexión con dos trabajos. Por un lado, “Lone Star”, de John Sayles, un drama sobre la investigación de un homicidio en la frontera de México con EE.UU. que si bien no fue un éxito de taquilla, llegaría a los Oscar en la categoría de Mejor Guión Original.  Por el otro, “A Time to Kill”, de Joel Schumacher, la suculenta adaptación de la novela homónima de John Grisham, en el que interpretaba al joven abogado Jake Brigance, encargado de defender a un afroamericano (Samuel L. Jackson) acusado de asesinar a los dos hombres que violaron a su hija. Un papel por el que lucharon estrellas del momento como Kevin Costner, Val Kilmer, Woody Harrelson, Alec Baldwin, Brad Pitt, Ralph Fiennes o Bill Paxton y que consiguió por decisión personal del director. Durante el rodaje inició un fugaz noviazgo con su compañera de reparto, Ashley Judd, que, curiosamente, interpretaba a su abnegada mujer. El thriller recaudó más de 100 millones de dólares en la taquilla norteamericana y le abrió las puertas de la Hollywood.

A partir de ahí, cambió a Judd por Sandra Bullock, realizó una audición para encarnar a Jack Dawson en “Titanic” y pasó a encabezar el reparto de algunas de las apuestas más atractivas de los grandes estudios como “Contact”, de Robert Zemeckis, “Amistad”, de Steven Spielberg, “U-571”, de Jonathan Mostow, o “Reign of Fire”, de Rob Bowman, teniendo tiempo para reencontrarse con Linklater en “The Newton Boys”, un drama basado en hechos reales sobre una grupo de atracadores de Texas. Su primer gran fiasco lo vivió con “EDtv” (1999), de Ron Howard, que apenas si pudo recuperar en taquilla la cuarta parte de lo que costó.

Considerado uno de los solteros de oro de Hollywood del incipiente siglo XXI (en 2005 sería elegido “el hombre vivo más sexy” por la revista People), Matthew mostró escaso interés por los proyectos que requerían un mínimo esfuerzo, especializándose paulatinamente en soporíferas comedias románticas y/o de aventuras al lado de la chica de turno, véase Jennifer López (“The Wedding Planner”, de Adam Shankman), Penélope Cruz (“Sahara”, de Breck Eisner, con la que inició un romance durante el rodaje que duraría un par de años), Sarah Jessica Parker (“Failure to Launch”, de Tom Dey) o Jennifer Garner (“Ghosts of Girlfriends Past”, de Mark Waters), siendo su compañera perfecta Kate Hudson (“How to Lose a Guy in 10 Days”, de Donald Petrie; “Fool’s Good”, de Andy Tennat). Apenas buscó nuevos registros en el drama “Thirteen Conversations About One Thing” (2001), de Jill Sprecher, o el thriller deportivo “Two for the Money” (2005), de D. J. Caruso.


Tras convertirse en imagen de Dolce & Gabbana, participar con un breve papel en la taquillera “Tropic Thunder” (2008), de B. Stiller, y a punto de cumplir los cuarenta, se propuso dejar atrás su época en la que era frecuente ser cazado por los paparazzi en un estado deplorable o retenido por la policía por consumo de marihuana. Así, en el plano personal, consolidó su relación con la brasileña Camila Alves, madre de sus tres hijos: Levi (2008), Vida (2010) y Livingston (2012, mismo año en el que contrajeron finalmente matrimonio). En lo profesional, sus próximos trabajos darían un vuelco sustancial a su trayectoria, comenzando a principios de 2011 con “The Lincoln Lawyer”, segundo largometraje de Brad Furman, basada en la novela policíaca de Michael Connelly publicada en 2005 y, sobre todo, “Killer Joe”, del aclamado William Friedkin, candidata al León de Oro de ese mismo año, que dividió a la crítica en posturas irreconciliables con este thriller en el que Matthew interpretaba a un detective que compagina con su actividad como asesino a sueldo.

“Bernie” supuso su tercer largometraje al lado de Richard Linklater, una comedia negra al lado de Jack Black y Shirley MacLaine que precedió a su primera participación en el festival de Cannes y por partida doble de la mano de dos directores que triunfaron con sus anteriores trabajos: por un lado, “Mud”, de  Jeff Nichols (“Take Shelter”), en el que era un fugitivo buscado por la justicia con el objetivo de reencontrarse con su novia (Reese Witherspoon) y, por el otro, “The Paperboy”, de Lee Daniels (“Precious”), adaptación de la novela de 1995 de Peter Dexter en el que encarnaba al reportero Ward Jensen que regresa a su pueblo natal en Florida para esclarecer el asesinato del sheriff local. Apenas un mes más tarde llegaba a las salas de EE.UU. “Magic Mike” el proyecto que a punto estuvo de rodar Nicolas Winding Refn y que, finalmente, cayó en manos de Steven Soderbergh. Aquí era Dallas, propietario del Xquisite, un local de strippers masculinos donde trabajan Channing Tatum o Joe Mangiello.


Tras rechazar su participación en “The Butler”, en el que Lee Daniels le ofreció el rol de John F. Kennedy, se zambulló en su próximo objetivo con el que se había comprometido el año anterior y que, presumiblemente, le valdrá su primera nominación al Oscar: “Dallas Buyers Club”, la extraordinaria historia de Ron Woodroof, un excéntrico electricista, mujeriego y adicto a las drogas a quien en 1986 le diagnosticaron el sida con una esperanza de vida de sólo treinta días. Brad Pitt o Ryan Gosling se habían interesado por este proyecto que llevaba años cociéndose en Hollywood y que finalmente ha dirigido el canadiense Jean-Marc Vallée (“C.R.A.Z.Y.”). La respuesta de la crítica en Toronto y San Sebastián ante la actuación del tejano ha sido contundente y parece que la transformación física que experimenta, con una pérdida de hasta veintiséis kilos, será del entusiasmo de los académico (de momento, los Hollywood Film Awards han apostado por él).

Y ojo, porque puede aspirar también en la categoría de secundario si finalmente la Paramount decide estrenar este año “The Wolf of Wall Street”, de Martin Scorsese. Pase lo que pase, el próximo mes de enero estrenará la primera temporada de "True Detective", la nueva apuesta de la HBO, dirigida por Cary Fukunaga ("Jane Eyre"), junto a Woody Harrelson, y meses más tarde, concretamente, el 7 de noviembre, volverá  a los cines de medio mundo con “Interstellar”, su vuelta al género de la ciencia ficción, nada menos que de la mano de Christopher Nolan.

De momento, esta es su vitrina de premios:

1 Nominación Critics' Choice Mejor Actor de Reparto: "Magic Mike"

1 Independent Spirit Mejor Actor de Reparto: "Magic Mike"
1 Nominación Independent Spirit Mejor Actor: "Killer Joe"

1 Premio de la Crítica de Nueva York Mejor Actor de Reparto: "Benie" y "Magic Mike"

1 Nominación Gotham Mejor Reparto: "Bernie"

4 comentarios to ''Actores para el Oscar (II): Matthew McConaughey"

ADD COMMENT
  1. Pero Juan... Como vosotros mismos reseñásteis, este año puede aspirar a secundario por Mud. Parece que se os olvida.

    ResponderEliminar
  2. Vaya actores en los que os fijáis... Primero Sandra Bullock y ahora esto... Por Dios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero si esta es solo la segunda entrada de "Actores para el Oscar", y la primera fue para nada más y nada menos que Cate Blanchett, pedazo de actriz donde las haya...

      Y el hecho de que Matthew haya dedicado toda su vida a la comedia romántica y papeles cutres no significa que no pueda dar un cambio a su carrera (como ya vemos que está haciendo) y resurgir como un buen actor. Yo por lo pronto tengo ganas de ver lo que hace en DBC, a ver si de verdad se ha convertido en un actor.

      Eliminar
  3. Creo que Matthew se merece ya una nominación, y porque no decirlo ganarlo, para mi punto de vista es un gran actor, y lo confirmar con “Dallas Buyers Club”, ojala y lo logre.

    ResponderEliminar