Última hora

La Sexta Nominada 2x06 La vida de Adele, Sextas Nominadas y Oscar al mejor actor de reparto

By Daniel Martínez Mantilla - 10 de noviembre de 2013 9 Comments

Ya podéis escuchar el vigésimosexto programa de La Sexta Nominada, el sexto de la actual carrera por el Oscar. En esta ocasión repasamos las noticias más importantes de las dos últimas semanas, presentamos los principales aspirantes al Oscar al mejor actor de reparto, analizamos en profundidad "La Vida de Adele (Blue is the Warmest Color") y recuperamos vuestras sextas nominadas.

Votar en los Premios Bitacoras.com

Si os gusta lo que hacemos en La Sexta Nominada estaríamos muy agradecidos si nos votaseis en los Premios Bitácora. El plazo para votar se acaba el 15 de noviembre. Sólo tenéis que pulsar en el botón que podéis ver más abajo y no hace falta registrarse para enviar tus votos. También podéis echarnos una mano en la categoría de mejor blog de cine y televisión, por supuesto. ¡Muchas gracias por vuestro apoyo!

Guía del capítulo

00'00" Introducción + Actualidad
28'00" Sextas Nominadas
01h00'00" Introducción de la carrera por el Oscar al mejor actor secundario
01h36'30": Análisis de "La Vida de Adele (Blue is the Warmest Color)
01h49'50" Despedida del programa y avance del próximo capítulo + nueva aspirante al Oscar a la mejor canción original: I See Fire de Ed Sheeran para la película "The Hobbit: The Desolation of Smaug"

Listado de los capítulos de la Segunda Temporada 
2x04 Gravity, Rush y el Oscar al mejor actor Puedes descargarlo desde Ivoox
2x03 Especial San Sebastián 2013 Puedes descargarlo desde Ivoox
2x02 La carrera arranca de nuevo Puedes descargarlo desde Ivoox
2x01 De actrices y festivales Puedes descargarlo desde Ivoox

En la portada del podcast podéis encontrar el archivo histórico de La Sexta Nominada. También podéis escuchar y descargar todos los capítulos en iTunes

9 comentarios to ''La Sexta Nominada 2x06 La vida de Adele, Sextas Nominadas y Oscar al mejor actor de reparto"

ADD COMMENT
  1. No sé si es en este podcast o en el anterior, pero hablasteis de un actor que este año podría hacer historia en los Oscar al convertirse en el primer actor que aparece en tres películas ganadoras del Oscar a Mejor Película, pero eso ya ha ocurrido como mínimo una vez con Jack Nicholson, pues ha tenido 3 películas que se han llevado el premio gordo: "Alguien voló sobre el nido del cuco", "La fuerza del cariño" e "Infiltrados"

    ResponderEliminar
  2. Que en 1993 no hubiera una gran película que pudiera competir con La lista de Schindler me parece cuestionable. Tanto Lo que queda del día como El Piano están por encima de la gran mayoría de las que serán nominadas este año. La primera es maravillosa y la segunda está a la altura. Sin olvidar En el nombre del padre, que es una de las mejores películas que se han hecho y que hubiera arrasado cualquier otro año. Pero es verdad que La lista de Spielberg es mucha lista...

    Y lo de que Emma Thompson no vaya a ganar por tener ya 2 Oscars... Espero que tengan en cuenta que uno es por escribir, aunque debería tener 3. De todas maneras se lo darán a Cate Blanchett y dudo muchísimo que se lo den a Bullock antes de dárselo a Thompson.

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja por fin coincido con Juan en algo!! David Lynch casi nunca cuenta nada y Una historia verdadera me parece un maldito muermazo. Toda la peli es de un tío en un tractor. No pasa NADA.

    ResponderEliminar
  4. Y WALL-E ES UNA OBRA MAESTRA!! Estáis muertos por dentro!

    ResponderEliminar
  5. Sinceramente, para que se hagan películas lésbicas como ésta prefiero que no se haga ninguna… porque mucho decir que visibilizan y normalizan pero parece que nadie ve que en realidad estamos en lo de siempre: las relaciones entre mujeres se convierten en objetos de morbo masculino y en escenitas degradantes de tetas y coños antes que en cualquier otra cosa, y eso es más un retroceso que un avance.
    Soy lesbiana y estoy muy harta de escuchar tantas alabanzas absurdas a esta película que no es más que el desahogo pornográfico de las obsesiones de un director déspota. Fui a verla ilusionadísima porque el cómic me había encantado y tenía las esperanzas de encontrarme con algo igual de bueno o quizá mejor, pero no puedo expresar mi sorpresa al encontrarme tamaña basura… Quince minutos de porno lésbico completamente gratuito e injustificado que ensucian el resto del metraje y actúan a modo de llamada de atención desesperada (así como llamada a la recaudación, a la audiencia y a la crítica masculina) para disculpar tres horas insustanciales, desaprovechadas y vacías, con lo que podía haber dado de sí una temática inicial tan fantástica. El director sólo se preocupó de rodar tijeras y cunnilingus, no hay rastro de la profundidad de la novela gráfica, de su estética cautivante, de su buen gusto, de su sensibilidad, de su despliegue en cuanto a temas y motivos… sólo sexo explícito, poses ridículas y morbo facilón para arrastrar a la gente a verla y convertirla en vouyers.
    Sin esas largas escenas de sexo la película habría ganado en dignidad y fuerza, precisamente es contraproducente a su causa este excesivo regodeo. En lugar de estas escenas (o de gran parte de ellas) se podría haber aprovechado metraje e incluir, por ejemplo, una escena de ataque homófobo de los que están tan tristemente vigentes en Francia u otros países europeos, eso sí contribuiría a una mayor sensibilización del público y no una escena como la de las tijeras con la que la película cae en el ridículo, se descalifica a sí misma y le da la razón a quienes afirman que es pornografía mostrada sólo con el propósito de excitar. ¿Cuál es la intención si no de regodearse de tal manera? ¿Si no vemos ocho orgasmos no entendemos la pasión entre ambas protagonistas? ¿O la “necesidad” de meter estos quince minutos de sexo salvaje era porque si no nadie aguantaría tres horas soporíferas viendo a una actriz con cara de empanada? Mucho más importante y vital para la trama era la escena suprimida en el montaje final de los padres de Adèle echándola de casa cuando la pillan en la cama con Emma, que en el cómic marca un punto de inflexión importantísimo en la vida de la protagonista y así debería haber sido igualmente en la película para entender mejor su desamparo y su soledad. ¿Por qué se suprimió entonces? ¿Para darle más minutos al sexo? Resulta incomprensible.

    ResponderEliminar
  6. Me pregunto cómo es posible que nadie (o muy pocos) vean lo que es en realidad esta película: una fantasía pornográfica de un director heterosexual, basándose en un juicio apriorístico de cómo follan dos lesbianas que no es más que su propio deseo puesto en imágenes (y además tiránicamente, en plan “vosotras tocaos hasta la extenuación que yo filmo mientras babeo). De haber sido dos hombres los protagonistas (o un hombre y una mujer), el director jamás se habría recreado así en una escena sexual entre ellos y la película no habría sido tan brillante para los críticos. Si la pareja hubiera sido heterosexual y si el sexo, aunque realista, hubiera sido tratado de manera más sutil, de esta película ni se habla. Y mucho menos se la premia. Pero claro, a los críticos heterosexuales les ha gustado mucho y por eso ganó Cannes…
    Por eso, lo que me escama de todo esto (aparte de que me es imposible simpatizar con un señor que ha hecho que sus actrices se sientan poco menos que abusadas…) es que el director ha reducido una historia compleja sobre el amor, la amistad, la intimidad… en una larguísima escena de sexo hecha desde el punto de vista de un observador masculino que reduce a las lesbianas y a las mujeres en general en objetos hipersexualizados cuyas prácticas sexuales deben ser aquellas que despiertan los deseos del público. Como siempre, se reduce a las mujeres (lesbianas o no) a lo mismo. Objetos. Objetos con los que vender, comerciar, excitar… objetos masturbatorios y poco más.
    Esta película no hace ningún favor a la causa homosexual, más bien todo lo contrario.

    ResponderEliminar
  7. Si me extiendo tanto y me expreso con tanta vehemencia es porque quiero que mi punto de vista (que es el de muchas lesbianas también) ayude a entender por qué tanta indignación justificada con esta película, por eso insisto en dar explicaciones de lo que considero que es un enfado lógico (el que también siente la propia autora del cómic) y no una pura histeria “porque sí”.
    Recomiendo encarecidamente la lectura del cómic original para que cualquiera compruebe la diferencia por sí mismo en todo cuanto afirmo: claro que hay sexo, de hecho nadie niega la necesidad de que lo haya, pero está tratado de una manera completamente diferente: con buen gusto, sensibilidad y respeto. Son escenas estéticas y realistas, no tan facilonas, exageradas y burdas como en la película, donde la mirada masculina y casi onanista se delata por sí sola. La autora, Julie Maroh, también expresó su indignación al respecto. Conste, insisto, que en ningún momento se discute sobre no mostrar sexo en la película, de hecho es necesario y está justificado que se muestre, pero no ASÍ. El problema no es con el sexo explícito siempre que esté justificado y bien presentado. El problema es cuando se ha decidido mostrar una escena sexual larguísima con el único propósito de crear morbo gratuito y polémica para después querer tomar al espectador por tonto, hacerse el ingenuo y pretender venderlo como “arte”. Eso es lo indignante. Más que una relación sincera y realista entre dos mujeres parece una fantasía pornográfica bastante tópica (e incluso ridícula por determinadas posturas) de un hombre heterosexual.
    Tened por seguro que si Kechiche hubiera dirigido “Brokeback Mountain” o una historia de amor con dos hombres como protagonistas, ni de coña se habría recreado tanto. Es por este cúmulo de circunstancias por el que las lesbianas nos sentimos tan ofendidas: se nos reduce siempre a lo mismo, al mismo papel de objetos destinados a dar placer o morbo a la audiencia… Es curioso que las mayores alabanzas procedan, justamente, de hombres heterosexuales; las mujeres, heteros o lesbianas, la ponen bastante peor y son mucho más críticas. Será quizá porque la cosificación sexual de la mujer es algo tan enquistado en nuestra sociedad, en todos los ámbitos, lo tenemos tan admitido, que ni se permite darle la vuelta cuando alguien lo cuestiona (y entonces, de hacerlo, se nos tacha de histéricas, mojigatas o estrechas de mente, como si confundiéramos “abiertos de mente” con “necesidad de mostrar sexo explícito”) y, como siempre, se visibiliza a las lesbianas sólo para la consecución del placer masculino; se las muestra como objetos sexuales en la pantalla con la hipócrita excusa de que es necesario ver esas escenas pornográficas para entender la vida de la protagonista. Y así, la vida de Adèle se queda reducida a “La vida sexual de Adèle”. Una película fácil, vulgar, pornográfica, con todo lo que podía haber dado de sí (no se dedica apenas atención a la lucha interior de la protagonista, a los conflictos con sus padres y amigas ni la solución a los mismos, no se incide en la necesidad de una mayor visibilización y normalización, etc.)… Creo sinceramente que Kechiche no quiso desarrollar con la misma extensión y profundidad ningún otro tema más que el sexual, disfrazando tal cantidad exagerada de escenas pornográficas bajo tres horas de “cine” y “arte”. El director parece que sólo se dirige a un público específico para que alabe su obra. Podía haber hecho una verdadera maravilla, pero se dejó cegar por el recurso más fácil y explícito. Es verdaderamente una lástima.

    ResponderEliminar
  8. Paula, eres una reprimida obsesionada con el sexo. La película dura 3 horas y tú solo hablas de los 20 minutos de sexo. ¿Y las otras dos horas y media qué? ¿Acaso ahí no hay unas interpretaciones memorables, acaso ahí no hay emoción, sentimientos, miradas, gestos, caricias, abrazos, enfados, rutina, infidelidad o dudas? Eres el claro ejemplo de persona que cuando te ponen un árbol delante ya no eres capaz de ver el bosque. El sexo es solo una parte minoritaria de la película (a pesar de la polémica que ha levantado), así que no digas que la película es mala solo por esa parte ignorando todo lo demás. Yo también soy lesbiana y me parece una película espectacular. Tus quejas son absurdas, yo no veo a los heteros quejándose de que las escenas sexuales de una determinada película no representan la realidad solo porque ellos no las practiquen.

    ResponderEliminar
  9. Estoy de acuerdo con anteriores comentarios que tachan esta película de machista y morbosa, pero yo voy más allá. Además de ser aburridísima, interminable, deshilvanada y absurda, tiene la desfachatez de frivolizar hasta extremos increíbles con las relaciones homosexuales entre mujeres. Toda ella me parece una predecible y tópica fantasía masculina.
    Sobre ella se ha discutido mucho sobre que si no es pornográfica, que si las escenas sexuales son gratuitas o no, que la historia original fue escrita por una mujer lesbiana y un hombre heterosexual se ha encargado de degradarla (cosa en la que estoy de acuerdo), que si en realidad está mostrando la realidad de cualquier relación, no sólo homosexual, blablablá. Pues que nadie se lleve a engaño, puesto que como suele decirse, “la respuesta más obvia es siempre la correcta”: la película puede parecer pornográfica y tener escenas gratuitamente morbosas, pero ES realmente una película pornográfica y gratuitamente morbosa.

    ResponderEliminar