Última hora

¿Por qué no han logrado la nominación al Oscar Emma Thompson y Oscar Isaac?

By Víctor Muesa - 25 de enero de 2014 12 Comments

Indiewire: “Con el anuncio de las nominaciones al Oscar de este año, nos encontramos con unos cuantos olvidos sorprendentes (sobre todo en las categorías de interpretación).

Por ejemplo, cabría pensar que unos 6.000 votantes de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas no se resistirían ante la oportunidad de reconocer finalmente como actor a Robert Redford (77 años) por su trabajo en solitario en el cuento marítimo que es All Is Lost. Aunque Redford ganó como director en 1980 por Ordinary People, y recibió un premio honorífico en 2002 por su labor con el Festival de Cine de Sundance, habría sido sólo la segunda nominación como actor para Redford tras la recibida por interpretar a un estafador en The Sting en 1974. Pero, por algún motivo (algunos culpan la falta de campaña de la distribuidora y/o del actor), sí que se han resistido a nominarlo. Por otro lado, siempre vi la impactante derrota de Lauren Bacall (nominada por primera vez a los 72 años en 1996 como secundaria por The Mirror Has Two Faces) ante una recién llegada por aquel entonces como Juliette Binoche en The English Patient, como el punto de inflexión de la antigua costumbre de la Academia de entregar premios por razones puramente sentimentales. Pero al menos Bacall estuvo nominada, mientras que al chico de Sundance lo han dejado totalmente a la deriva.

También está el rechazo total a Lee Daniels’ The Butler, incluida la exclusión de la poderosa Oprah en la carrera de secundaria. ¿El motivo? El éxito del verano llegó a la cima demasiado pronto. O tal vez fue cuestión de que había demasiadas obras de repartos extensos basadas en algún período histórico con repartos muy abarrotados como American Hustle, 12 Years a Slave y The Wolf of Wall Street.

Pero lo que más me ha sorprendido es el olvido casi absoluto (sólo ha logrado dos nominaciones técnicas) de Inside Llewyn Davis de los hermanos Coen, y la exclusión de Saving Mr. Banks de John Lee Hancock en todas las categorías salvo en banda sonora para Thomas Newman. Y no es que estos cineastas fueran unos desconocidos para los votantes: los Coen han acumulado cuatro nominaciones en Mejor Película durante estos años (ganaron con No Country for Old Men en 2007), y Hancock estaba detrás de The Blind Side, cinta nominada a Mejor Película que le permitió a Sandra Bullock lograr su primera nominación y victoria. Más desconcertantes aún fueron las ausencias de los protagonistas de ambas películas, teniendo en cuenta que ambos ofrecen un paseo por los caprichos del mundo del espectáculo.

¿No se han sentido identificados los académicos con la lucha por el reconocimiento que experimenta el músico folk de los 60s al que interpreta Oscar Isaac en Inside Llewyn Davis? ¿No han sentido empatía con la autora de Mary Poppins, P.L. Travers, interpretada por Emma Thompson, mientras intentaba evitar que edulcorasen su creación literaria para la gran pantalla en Saving Mr. Banks? Es cierto que también han olvidado a Tom Hanks por su encarnación del jefe del estudio, Walt Disney. Pero lo más preocupante en su caso es por qué han ignorado su magistral trabajo protagonista en Captain Phillips (culparemos de eso al exceso de protagonistas masculinos en lo más alto de sus carreras merecedores de una nominación).

En apariencia, el vagabundo grosero de Davis y la controladora obsesiva de Travers tienen muy poco en común, e incluso podrían llegar a hacerse daño si llegasen a encontrarse solos en la misma habitación. Pero no son tan distintos: ambos son artistas que no dan su brazo a torcer y que tienen que afrontar la oposición (tanto personal como profesional) a sus principios estrictos y probablemente poco razonables. Cuando le dicen que su estilo no gusta, Davis se niega a modernizar su música o a formar parte de un trío musical. Por su parte, Travers se niega en un principio a que los artistas de Disney utilicen el color rojo en la adaptación de su novela. Tampoco ninguno de los dos resulta especialmente agradable, ni crean empatía. De hecho, en muchas ocasiones son totalmente horribles. Cuando Travers pregunta por qué cojea Robert Sherman (veterano de la Segunda Guerra Mundial y el miembro más franco del equipo de compositores responsable de temas de Mary Poppins como ‘Chim Chim Cher-ee’), el hermano Richard le dice que le dispararon. Visto el ambiente crispado entre todos por las constantes exigencias de Travers, la autora responde con una sonrisa engreída: ‘es comprensible.’ Mientras tanto, un Davis borracho interrumpe cruelmente a una cantante principiante de Arkansas en un club, gritándole desde la barra ‘¿dónde te has dejado la pipa? ¿Llevas medias de cuadros? ¡Enséñanos tus medias!’ (la recompensa posterior a su ataque es un puñetazo en la cara del marido).

Tengan o no razón, son dos personajes que no quieren venderse, aunque hasta cierto punto se vean obligados a hacerlo para arreglárselas. Davis interpreta una cancioncilla nueva para conseguir dinero fácil, y una Travers con problemas financieros acaba cediendo los derechos de su personaje a Disney, aunque con varias condiciones (algunas acaban siendo ignoradas). Unas oportunidades que para otros podrían ser todo un deleite, para ellos son de lo más desagradables. Tal vez las acciones de Davis y Travers incomodaron un poco a algunos miembros de la Academia al tener que examinar así lo que ellos o sus compañeros habían hecho para alcanzar el éxito.


Por supuesto, con la crítica de su parte (la película tiene un 94% de críticas positivas en Rotten Tomatoes), el atractivo Oscar Isaac, que también interpreta con soltura sus propias canciones en Inside Llewyn Davis, tiene a sus 33 años toda una carrera por delante a pesar del olvido en los Oscar. Cuando esté más curtido y con el papel apropiado, podría conseguir fácilmente otra oportunidad de acercarse a la estatuilla en el futuro.

Más misterioso es el motivo por el que Emma Thompson, en teoría una clara favorita para los expertos, ha sido ignorada (con Amy Adams ocupando gracias a American Hustle lo que se considera su merecido lugar en el grupo). Y no es que Thompson no gustase a los académicos desde hace tiempo; tiene cuatro nominaciones como intérprete (ganó en 1992 por Howards End) y un Oscar como guionista por la adaptación de Sense and Sensibility en 1995. Ya que hacía años y años que la actriz británica de 54 años no tenía un papel tan relevante como éste, Saving Mr. Banks parecía la oportunidad perfecta para volver a reconocerla tras 18 años. Así que, ¿cuál ha sido el problema esta vez? Culpemos al papel, no a la intérprete.

Una lista de papeles similares basados en artistas, que han llegado a la nominación desde 2000, muestra una preferencia clara por aquellos cuyas vidas a menudo se ven marcadas por la tragedia. Y, como ocurre a menudo cuando se trata del Oscar, morir o contraer una enfermedad en la pantalla remata el asunto. Al comprobar la lista de nominadas femeninas de estos últimos años, estas interpretaciones encajan con esa preferencia tanto en protagonista, como en secundaria:

• Nicole Kidman, como la cantante y cortesana que acaba siendo víctima de la tuberculosis en Moulin Rouge! (2001).

• Judi Dench, como la novelista Iris Murdoch, que padece alzhéimer en Iris (2001).

• Salma Hayek, como la artista Frida Kahlo, que sufrió graves problemas de salud durante toda su vida, en Frida (2002).

• Nicole Kidman, como la atormentada escritora Virginia Woolf, que se suicida en The Hours (ganadora en 2002).

• Marion Cotillard, como la frágil cantante francesa Edith Piaf en La Môme (ganadora en 2007).

• Jennifer Hudson, como Effie White, la problemática diva que toca fondo antes de volver a lo más alto en Dreamgirls (ganadora en 2006).

• Cate Blanchett, interpretando una versión bastante trastornada de Bob Dylan en plena transición hacia su etapa rock en I’m Not There (2007).

• Natalie Portman, como una bailarina con trastornos psicológicos en Black Swan (ganadora en 2010).

• Michelle Williams, como el sex symbol frágil que fue Marilyn Monroe en My Week with Marilyn (2011).

No todas las encarnaciones de artistas en la pantalla que llevaron a la actriz hasta la nominación eran auto-destructivas. Algunas cuidaban desinteresadamente de hombres con talento que acababan atormentados, como Marcia Gay Harden como la pintora Lee Krasner en Pollock (ganadora en 2000); Reese Witherspoon como la leyenda del country June Carter Cash en Walk the Line (ganadora en 2005) y Bérénice Bejo como la estrella de Cine mudo en The Artist (2011). Ser buena en ser mala (sobre todo si hay sexo de por medio) también puede funcionar. Ahí entrarían Catherine Zeta-Jones (ganadora) y Renée Zellweger como las artistas asesinas de Chicago (2002). Los actores nominados tampoco son inmunes a esos roles de artistas torturados: Ed Harris en Pollock, Willem Dafoe en Shadow of the Vampire y Javier Bardem en Before Night Falls (todos de 2000); Jamie Foxx en Ray (ganador en 2004); Joaquin Phoenix en Walk the Line; Peter O'Toole en Venus (2006); Jeff Bridges en Crazy Heart (ganador en 2009); Christopher Plummer en The Last Station y Jean Dujardin en The Artist (ganador).

El problema es que P.L. Travers ha podido resultarles una criatura demasiado fría, compleja y terca como para gustarle a una gran mayoría de votantes (en la realidad, Travers era una personalidad adulta única con muchas más capas que las que se muestran en la película, a pesar de los flashbacks sobre su triste infancia). Aunque la película no pretende suavizar la versión de la autora que ofrece Thompson, tal vez una cucharada más de humanidad podría haber llevado a la actriz hasta la nominación, que es exactamente como Julie Andrews ganó un Oscar en 1964…con Mary Poppins.”

12 comentarios to ''¿Por qué no han logrado la nominación al Oscar Emma Thompson y Oscar Isaac?"

ADD COMMENT
  1. Para mi la respuesta es tan simple como "porque sus películas no gustaron". Con lo que le encantan a los académicos los Coen, casi ningunuear su película (que perfectamente pudo entrar en guión) lo deja claro.

    Mas que por Oscar Isaac (que vale, sí está a la altura de la nominación) habría que preguntarse Por qué no entro Joaquín Phoenix que, evidentemente, su película gustó mucho, a tal punto que entró entre las nueve candidatas y ser la candidata a vencer en guión original.

    ResponderEliminar
  2. Mis corazones porque sencillamente no estuvieron entre los mejores 5, a mi emma no me encanto , pero mis amores ella no busco una gran actuación fue muy normalita, y además ya tiene un Óscar tampoco es Meryl Streep,besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos moñadas y más criterio, porque decir que "además ya tiene un Oscar y no es Meryl blabla" no da muestra de ello. Porque por esa regla tampoco nominamos a Dench, Blanchett ni Bullock. Que ya tenga un Oscar no implica que no lo merezca por esta actuación. Discutir lo de Meryl tic tic me lo ahorro.
      Que sí, que me parece estupendo que todos os toquéis cuando veis actuar a la Streep, y que cada uno tiene su gusto, pero no digáis tonterías como "además ya tiene un Oscar y no es Meryl".

      Eliminar
  3. Pienso que Oscar Isaac nunca estuvo del todo presente en las quinielas de los Oscar... es cierto que tanto "Inside Llewyn Davis" como su interpretación gustó mucho entre los críticos pero nunca terminó de convencer. Además, este año tenemos la curiosidad que 3 actores nominados en los Globos de Oro en Comedia-Musical fueron nominados (Dern, Bale y DiCaprio)... algo que no sucedía desde 1977... pienso que podría haber entrado por Christian Bale, pero es muy posible que Tom Hanks habría sido nominado si Bale hubiera caído... Oscar Isaac, pese a su excelente actuación, nunca estuvo presente en las quinielas.

    Sobre Emma Thompson, creo que sí hubo más sorpresa ya que muchos dejaban a Meryl Streep fuera en caso de que fuera nominada Amy Adams... al final entraron las dos dejando fuera a Emma Thompson... muchos comentan que se quedó fuera porque su película no gustó... es muy posible, pero muchas interpretaciones han sido nominadas (incluso han ganado Oscar) pese a las críticas negativas de su película... la interpretación de Emma Thompson es digno de Oscar pese a que la película fue perdiendo fuelle durante la temporada... ¿por qué se quedó fuera?... posiblemente por el "efecto arrastre" de "American Hustle" en las nominaciones y porque los académicos británicos decidieron apoyar, al final, más a Judi Dench que a Emma Thompson.

    ResponderEliminar
  4. Lo de Oscar Isaac era más previsible, al quedar fuera de los BFCA o Bafta, donde podía resistir de su exlusión en los SAG, se hacía claro que no sería nominado al Oscar. Además hay que considerar que Inside Llewyn Davis quedó fuera de varios sindicatos al ser superada por películas de menor calidad según la crítica como Dallas Buyers Club o Captain Phillips. Aunque esta última tampoco logró que su director o su protagonista quedasen nominados. La respuesta parace ser el alto nivel cinematográfico del 2013.
    En el caso de Emma Thompson creo que le afectó el éxito que American Hustle tuvo entre los académicos que nominaron a cada uno de sus intérpretes. Tampoco le ayudó el que el voto británico decidiera apoyar a Philomena y su respectiva actriz Judi Dench.
    Personalmente me habría gustado que la Academia hubiese considerado para la categoría de Mejor Película a grandes cintas como Before Midnight y Frances Ha.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Disculpen alguien sabe a que horas son los DGA y si los televisaran? yo vivo en la frontera mexico/usa.

    ResponderEliminar
  7. Emma Thompson fue la presentadora con mas gracia, y la que tomo con mayor clase no estar nominada! A veces es mejor quedar en la lista de infamias que nominaciones de relleno! Ademas le cedio a Amy Adams su quinta derrota...

    ResponderEliminar
  8. La culpa de que Emma Thompson no esté nominada no es del papel, si no de que los Académicos pasen de premiar interpretaciones de personajes complejos y tercos, que no están ligados a una figura masculina y que no son unos vendidos. En su lugar, prefieren nominar buenas interpretaciones de personajes facilones. Porque para ser justos, me parece más fácil sobreactuar en Agosto que ganarte un personaje más profundo siendo comedido.

    Además, y ya lo han dicho, el dichoso efecto arrastre de American Hustle en las categorías interpretativas, y la división del voto británico han ido en contra de una actriz que en mi opinión si merecía la nominación por encima de Adams y Streep.

    Lo curioso es que seguramente, la exclusión de las nominaciones me moleste más a mi que a la Thompson. Espero que vaya a la gala para darle algo de gracia.

    ResponderEliminar
  9. La razón por la que Emma Thompson no está nominada es esta: Amy Adams tenía que estar nominada si o si por esto: Amy Adams + David O. Russell + Una de las 3 favoritas en la categoría principal. Cate Blanchett es favorita para llevárselo, Meryl Streep es Meryl Streep y además tenía a Harvey Weinstein detrás y Sandra Bullock es Sandra Bullock en Gravity. Tenía que caer una británica y Judi Dench tenía a Harvey Weinstein detrás, en la película que parece que ha sido su gran apuesta para Mejor Película. Además Disney no es famosa por sus campañas para los Oscar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Amy Adams tenía que estar nominada si o si por esto: Amy Adams + David O. Russell + Una de las 3 favoritas en la categoría principal" En eso parece coincidir todo el mundo. Pero curiosamente, que sea Amy Adams en una película de Russell y una de las 3 favoritas no quiere decir que su interpretación sea mejor que la de Emma Thompson, que en la misma lógica, es Emma Thompson, en una película de cine dentro de cine y con un personaje complejo.

      Eliminar