Última hora

¿A quién dan las gracias los ganadores del Oscar en sus discursos?

By Víctor Muesa - 22 de febrero de 2014 26 Comments

Slate.com: “A Meryl Streep le dan más las gracias en los discursos que a Dios.

‘¡Esto es una locura!’ dijo Jennifer Lawrence hace un año en la noche de los Oscar, y rara vez se han dicho cosas más ciertas en un discurso de agradecimiento. La actual niña bonita de América estaba nerviosa tras tropezarse en su camino hacia el escenario. Puede que Lawrence sea la reina informal y con chispa de toda sala de prensa, lugar en el que se suele soltar como si fuera una máquina súper-humana de generar GIFs, pero en la noche de los Oscar, ante la mirada de todos sus compañeros de profesión, parecía más la tradicional princesa nerviosa. Se olvidó de dar las gracias a su director, David O. Russell, y terminó con un torpe “feliz cumpleaños” a su principal rival, Emmanuelle Riva (Amour), que cumplió 86 años ese mismo día (Felicidades, ¡has perdido!).

En defensa de Lawrence, hay que decir que el discurso de agradecimiento está entre las interpretaciones más difíciles en la vida de un actor. Los mejores discursos son una mezcla compleja de reflexión, gratitud, vulnerabilidad y humor mientras que el “hombre del palito” (gracias Julia Roberts) amenaza con echarte del escenario si te pasas de 45 segundos…como hacen la mayoría de los actores. Daniel Day-Lewis nos dio una masterclass tocando cada uno de esos aspectos cuando ganó por Lincoln (pero él ha tenido mucha práctica). Incluso cuando ganó el año pasado por Les Misérables, Anne Hathaway no pudo evitar las críticas; optó por la gratitud profunda pero la acusaron de falta de naturalidad. Enumeró 23 nombres, 24 si contamos las dos veces que dio las gracias a su agente Josh Lieberman “para asegurarse”. Pero con las emociones exacerbadas que produce ganar un Oscar, ¿cómo se van a acordar las estrellas de a quién tienen que dar las gracias? No digamos de dárselas bien.

Durante los últimos 12 años, 47 actores han dado un discurso de agradecimiento en una ceremonia de los Oscar (hemos actualizado nuestra tabla con los cuatro ganadores de 2013). Morgan Freeman ofreció un momento divino de 32 segundos. El discurso de 4 a 5 minutos de Halle Berry fue un aria de gratitud. Heath Ledger, por supuesto, no podía dar ningún discurso. He visto y catalogado cada uno para ver qué patrones siguen. Creo firmemente que lo que sale (o no) en el momento es producto de los sentimientos, tanto si el discurso se nota ensayado y pulido o improvisado y torpe. Y en Hollywood (¿y qué es más de Hollywood que los Oscar?) la lista de nombres es importante.

Ir primero es lo mejor, claro. Los agentes pueden luchar por aparecer los primeros en las listas de sus clientes, pero rara vez lo consiguen en la noche de los Oscar (sólo Tilda Swinton, una de las recientes ganadoras del Oscar en una categoría de interpretación, dio las gracias a su agente antes que a nadie). El último en el discurso también es especial; si no logras que te mencionen el primero, asegúrate de ser ese lugar precedido del “And…” que en los títulos de crédito de una película se reserva para la estrella más grande del reparto. Christopher Plummer terminó su discurso con un precioso homenaje a su mujer Elaine, quitándose mérito a sí mismo diciendo que su mujer “se merece el Nobel de la Paz por venir a rescatarme todos los días de mi vida”. Por su parte, Meryl Streep lo vio un gesto muy arriesgado y nombró a Don Gummer el primero porque “cuando das las gracias a tu marido al final del discurso, te echan poniéndote la música.” Dejando los temores de Meryl a un lado (en serio, ¿quién se atrevería jamás a ponerle la música a Meryl Streep en el escenario?) la mayoría de los ganadores terminan sus discursos con un ser querido, normalmente un cónyuge o un hijo (incluso un hijo no nato). Catherine Zeta-Jones estaba muy embarazada cuando ganó por Chicago en la 75º edición de los Oscar (“¡mis hormonas están desatadas!”) y terminó mencionando que compartiría su premio con la inminente llegada de su hijo.

Este gráfico interactivo que hemos titulado “Who Thanks Whom” (“Quién agradece a quién”) te permite ver a quién le dieron las gracias los actores en sus discursos y cuándo: en primer, en segundo, en tercer lugar, en medio con el tumulto, o en esa gloriosa posición final. Por supuesto, es mejor aparecer el último que ser olvidado por completo. Tal vez sea poco generoso recordárselo pero ahí va: Hilary Swank, ganadora como Mejor Actriz por Million Dollar Baby, intentó disculparse con su marido, Chad Lowe, en la 77º edición de los Oscar por olvidarse de él en el discurso la primera vez que ganó. Pero no pudo evitar alabarse a sí misma en el intento: “Voy a empezar dando las gracias a mi marido porque me gustaría pensar que he aprendido de mis errores”. Dos años después se divorciaron. Sean Penn dio las gracias a Robin Wright la primera vez que ganó por Mystic River en 2003, pero se olvidó de ella cuando se llevó su segunda estatuilla por Milk. Un año después se divorciaron. Octavia Spencer no dio las gracias a ninguna de sus co-protagonistas nominadas (Jessica Chastain y Viola Davis) cuando ganó por The Help. En cambio, según dicen, las tres siguen queriéndose mucho.

Es muy probable que a los ganadores se les corte la voz por la emoción cuando mencionan a los miembros de su familia, lo que podría ser un motivo por el que dejarlos para el final. Daniel Day-Lewis terminó su perfecto discurso de agradecimiento dedicándole el trofeo a su madre. A menudo mencionan a las madres, aunque no suelden dejarse fuera a los padres tampoco. Y a menudo, algún ganador los mezcla con ese abuelo o abuela que les sirvió de inspiración. Cuando Jamie Foxx contó la adorable historia de cómo su abuela le pegaba en repetidas ocasiones, el ambiente en la sala pasó del entusiasmo a ¿deberíamos estar aplaudiendo?

Aunque parezca un cliché dar las gracias a tus compañeros de nominación, la verdad es que ocurre menos de lo que pensamos. Por eso, el discurso extremadamente generoso de Sandra Bullcok por The Blind Side en los Oscar de 2010 (en el que se dirigió una a una por sus nombres a sus compañeras nominadas) fue tan inusual; no es de extrañar que la quieran tanto en la industria. Y lo que hace Bullock, lo siguen los demás: el año pasado Daniel Day-Lewis se refirió a sus rivales como “mis iguales, mis superiores” y tanto Anne Hathaway como Christoph Waltz hicieron mención a sus compañeros de nominación por sus nombres más que agruparlos es una especie de unidad anónima.

Hollywood (y por extensión la Academia) es tristemente conocido por ser muy duro con las actrices, por eso ¿resulta sorprendente que ellas reciban menos ovaciones en pie que los hombres, y aún así tengan que esforzarse más en halagar a los que mandan? Las actrices empiezan dando las gracias a “la Academia” más a menudo que los actores y, una vez arrancan, no tienen tanta prisa por acabar y citan a una lista de nombres por lo general más larga. Más interesante aún es la buena memoria que tienen, ya que a menudo agradecen a aquellos que las ayudaron en sus inicios. Kate Winslet por The Reader dio las gracias a Peter Jackson en los Oscar de 2009 presuntamente por haberla descubierto 15 años antes con Heavenly Creatures. Penélope Cruz, que ganó esa misma noche por una película de Woody Allen, dio las gracias a tres directores con los que había trabajado anteriormente, incluyendo a “mi amigo Pedro Almodóvar por haberme hecho parte de tantas de sus aventuras”. Halle Berry y Natalie Portman tuvieron agradecimientos similares para los directores que les dieron sus primeros grandes papeles.

Ellos miran atrás de vez en cuando para fijarse en sus primeras influencias, pero sólo si eran miembros de su familia. Jeff Bridges, por ejemplo, dio las gracias a su madre y a su padre por “meterme en una profesión tan estupenda” y contó una historia de cómo su padre le enseñó lo esencial en la interpretación. Colin Firth dio las gracias a Harvey Weinstein por “descubrirme cuando no era más que un niño prodigio”, pero era una broma en referencia a anteriores colaboraciones en las que era algo más joven. De todos modos, tenía que dar las gracias a Havery por apoyar The King’s Speech. El promotor de la Weinstein Company ayudó a dar forma al estilo moderno (incesante y descarado) de las campañas de premios y sus técnicas de trabajo. Tal vez incluso podríamos culparle por la cantidad de publicistas a los que nombran para dar las gracias en la gran noche. El hecho de que a los publicistas se les mencione por sus nombres en los agradecimientos mucho más a menudo que a las personas que los ayudaron a dar forma a las interpretaciones por las que ganaron nos dice algo sobre los Oscar (o al menos sobre las celebridades). Los diseñadores de vestuario, directores de fotografía, montadores y más profesionales del estilo a menudo tienen que conformarse con el triste término general “reparto y equipo” (aunque Natalie Portman dio en su discurso por Black Swan un sentido rodeo por los nombres de sus diseñadores de vestuario, maquilladores, cámaras, e incluso el primer ayudante de dirección).

Cuando un nombre sin relación con la película por la que ha ganado aparece de la nada, suele tratarse de alguien legendario. Los últimos 43 discursos contenían múltiples menciones a Oprah Winfrey (dos), Sidney Poitier (dos) y Meryl Streep (cuatro). Meryl, siempre quitándose mérito con gracia, no pudo evitar confesar cuando ganó en 2012 que “cuando han dicho mi nombre, he tenido la sensación de que podía escuchar a medio país diciendo ‘¡oh no! ¡Venga ya! ¿Por qué? Ella…otra vez.’”

Aunque no le sorprenderá a nadie que vea Hollywood como una versión contemporánea de Babilonia, a Dios sólo le han dado las gracias tres veces. El Oscar es el falso ídolo más brillante y codiciado en el mundo, el vellocino de oro de las colinas de Hollywood. No es que nunca mencionen a Dios: Denzel Washington empezó su discurso diciendo “Dios es grande”, y Jennifer Hudson exclamó “¡mirad de lo que es capaz Dios!” (¿de hacer que las otras cuatro nominadas pierdan?). Hay un motivo para esta notable ausencia de lo divino, y no es la falta de fe religiosa. Simplemente, para los actores el director es Dios.

“¡Has sacudido mi vida!” gritaba Marion Cotillard a su director con el fervor de alguien que ha vuelto a nacer. Halle Berry llamó al suyo “un genio” y lloró por su amable dirección. Dos actores incluso destacaron cualidades divinas en sus directores: Tilda Swinton, que ganó por Michael Clayton, dijo que su director, Tony Gilroy, “camina sobre las aguas”, y Christoph Waltz, que ganó su segundo Oscar también por una película de Quentin Tarantino, se refirió a él como “el Creador”. Aun cuando no hay una veneración visible, el director sigue siendo una figura paterna bondadosa. Cuando Cate Blanchett ganó por The Aviator, le dijo a Martin Scorsese: “Espero que mi hijo se case con tu hija” (si gana este año, como se espera que ocurra, por Blue Jasmine, no parece probable que haga una petición similar para entrar en la inestable familia de Woody Allen). Sólo 5 de los 47 intérpretes se olvidaron de decir los nombres de sus directores en sus discursos: Mo’Nique, Meryl Streep, Alan Arkin, Jennifer Lawrence y George Clooney (cuyo discurso podría haber sido el más curioso de todos).

Cuando Clooney ganó por Syriana, empezó el discurso bromeando: “Vale, esto significa que no voy a ganar como director”, dijo en referencia a su otra nominación aquella noche por Good Night, and Good Luck. La continuación del discurso tuvo un par de grandes momentos divertidos, pero fue principalmente una oda muy seria al carácter progresista de la Academia (y por ende, a su propio carácter). No dio las gracias a nadie directamente. ¿Quién necesita adorar a un falso ídolo cuando el hombre del espejo es un dios dorado?”

26 comentarios to ''¿A quién dan las gracias los ganadores del Oscar en sus discursos?"

ADD COMMENT
  1. Mis amores el discurso mas patético lo dio la hally berry, solo le falto cagxx en el escenario, a mi me dio vergüenza ajena, el mejor fue sin duda el de Sandra Bullock, muy gracioso, el mas aburrido fue el de portman que horror, en fin hay de todo, besos.

    ResponderEliminar
  2. El mejor discurso, sin duda, el que menos dure :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo ;-) No hay necesidad de nombrar a veinte personas una a una.

      Eliminar
  3. Yo si me caigo frente a millones de personas viendolo en el mundo, y con actores importantes/leyendas en frente mio, yo hubiera salido corriendo. No es nada facil, pero ella lo manejó muy bien y haciendo una broma para estar más relajado el ambiente. De Sandra Bullock me encanta lo discursos que da y aparte me cae muy bien. Este año lo va a ganar Cate muy merecidamente y presiento que va a dar un gran discurso.

    ResponderEliminar
  4. Buen artículo. El discurso de Meryl Streep hace 2 años me pareció muy completo. Creo que faltó mencionar uno de los mejores discursos, el de Michael Caine en 1999.
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias JZ. Este artículo es una traducción que os ofrecemos, pero en nuestro ranking de los discursos de los Oscar que hicimos en 2012 sí incluimos el de Michael Caine en 1999 (como dices, uno de los mejores discursos sin duda). Si te interesa, le puedes echar un vistazo en estos links.

      ¡Un saludo!

      http://www.premiososcar.net/2012/10/ranking-discursos-de-los-oscar-parte-i.html

      http://www.premiososcar.net/2012/10/ranking-discursos-de-los-oscar-parte-ii.html

      Eliminar
  5. Yo me declaro seguidor de la elegancia y el saber estar que derrochó Helen Mirren al recoger su estatuilla por "The Queen". ¡Necesitamos más damas inglesas en la ceremonia! :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente. La elegancia de Helen Mirren, Colin Firth y Daniel Day Lewis al recoger el Oscar la tienen muy pocos.
      Para mí el más divertido fue el de Kate Winslet, que ya lo había ensayado antes con el bote de champú y que concluyó con un "Lo siento Meryl pero... ¡chúpate esa!

      Y Jeff Bridges estuvo tan adorable dando las gracias a su mamá :3

      Eliminar
  6. A mi me gustó el de Kidman. Dio las gracias necesarias, recordó a su director, productores y escritor (David Hare, quien injustamente perdió esa noche en guión adaptado) mantuvo su clase y elegancia, hasta cuando dio la espalda un momento conteniendo el llanto. Cerró muy bien dedicando su premio a su madre e hijos. Además creo que nunca ha vuelto a estar tan bella como esa noche (recuerdo la cara de Zellweger por sus nervios y por haber perdido).

    ResponderEliminar
  7. Hablando solo de los ultimos 12 años uno de los mejores es el de Michael Caine en 1999. Pero yendo un poco mas atras me quedo con dos discursos inusuales por su estilo: Ingrid Bergman por Murder on the Orient Express (dedico su discurso entero a elogiar a su competidora de categoria Valentina Cortese diciendo que ella debio ganar) y Jack Palance por City Slickers (dio una acida y jocoa critica a los productores de Hollywood ademas de hacer planchas con una sola mano).

    ResponderEliminar
  8. Spike Jonze es demandado por plagio , acusado de robar el guion de "Her" http://www.infobae.com/2014/02/17/1544380-el-candidato-al-oscar-spike-jonze-demandado-plagio

    ResponderEliminar
  9. EL MAS GRACIOSO Y UNO DE LOS MEJORES EL DE ANA PAQUIN POR SU PREMIO EN EL PIANO, INOLVIDABLE ESTADO DE NERVIOS DE ESE NIÑA!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobrecita. Mira que me irrita que le robara el Oscar a Emma Thompson o Winona Ryder, pero está tan mona con su risa nerviosa xD

      Eliminar
  10. eso de jonze debe ser una estrategia de lo peor de la productora esa de david roussell, que bajeza!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. David O Russell podra ser una horrible persona pero tampoco podemos culparlo de todas las cosas malas que suceden.
      Probablemente peque de inocente pero prefiero pensar que estas personas al ver el éxito que estaba teniendo Her decidieron tratar de sacar algún tipo de beneficio

      Eliminar
  11. El peor para mi es el de Melissa Leo, petetico, que verguenza y aparte se atrevio a quitarle el baston al pobre Kirk Douglas....... para mi el mas divertido fue el de Tilda Swinton...

    ResponderEliminar
  12. El discurso de David Seidler, el guionista de The King's Speech es uno de los mejores que he escuchado, o también el del segundo Oscar de Michael Caine, cuando dijo que había una brecha tremenda entre "the Oscar goes to ... " y "the winner is". Y nada supera el bodrio que hizo Melissa Leo, en el escenario, tan falsa, lo quería tanto que ya era patética.

    ResponderEliminar
  13. El mejor discurso que se ha pronunciado nunca en las ceremonias de la Academia ha sido el de Rita Moreno como Mejor Actriz Secundaria por West Side Story.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi cielo eso no es cierto de hecho la vi muy desesperada, el mejor fue el Luise Rainer por the great Ziegfeld, besos.

      Eliminar
    2. Quien por cierto ya cumplió 104 años el 12 de enero. Increíble. A mi me encanta la escena de la llamada telefónica en The Great Ziegfeld, aunque tengo la impresión que su papel es de reparto, creo que la separación de reparto y principal todavía no existía.

      Eliminar
  14. Yo creo que para evitar decir tantos nombres o sacar una larga lista de nombre, deberian decir como alguna vez recomendó Ellen DeGeneres: "Gracias a ti que me estas viendo, tú sabes quien eres;)"

    ResponderEliminar
  15. Donde estén el de Trueba dando las gracias a Billy Wilder y el de Tom Hanks por Philadelphia, que se quiten los demás

    ResponderEliminar