Última hora

Análisis de Categorías: Mejor Música Original

By Juan Sanguino - 17 de febrero de 2014 11 Comments
MEJOR BANDA SONORA 
John Williams "The Book Thief" 
Steven Price "Gravity"
William Butler y Owen Pallett "Her"
Alexandre Desplat "Philomena"
Thomas Newman "Saving Mr. Banks"

PRESENTACIÓN

Cada año, la selección en la categoría de Mejor Música para los Oscars sufre los caprichos de tendencias compensatorias, efecto arrastre o melodías pegadizas (que ya enumeré en mi artículo correspondiente a 2012). Los trabajos más complejos y sutiles o las películas más pequeñas suelen quedarse fuera de una categoría que a menudo es votada en base a unos clips de 2 minutos que las distribuidoras envían a los Académicos para que no tengan que tomarse la molestia de escuchar la composición musical entera.

No obstante, este año la diversidad ha caracterizado las cinco nominadas, y aunque inevitablemente se hayan quedado fuera trabajos tan sensacionales como Oblivion, de M83 (cuya inspiración épica electrónica conquistó a los aficionados, igual que sucedió con Tron Legacy de Daft Punk hace dos años); Stoker, de Clint Mansell (un genio de las atmósferas opresivas que a este paso jamás será nominado a nada); Alex Ebert (cuya composición para All Is Lost es esencial para subrayar las emociones del protagonista, pero en ningún momento invasiva); el controvertido Cliff Martínez (electrónica intrínseca y estridente para unos, machacona y bakalao para otros en Only God Forgives y Spring Breakers) y por supuesto los trabajos de Hans Zimmer para 12 Years a Slave y Rush.

Todos estos olvidos pertenecen a películas que los académicos han ignorado en todas las categorías, por lo que podríamos especular que por muy brillantes que sean los trabajos de sus compositores, la mayoría de los votantes no se tomaron la molestia de escucharlos con atención. Aún así, personalmente no encuentro ninguna ausencia tan aterradora como las tres del año pasado (Beasts of the Southern Wild, Zero Dark Thirty y Cloud Atlas), así que no hablaré de injusticias flagrantes, sino de olvidos comprensibles.

La ausencia que más llamó la atención de todos los aficionados es la de Hans Zimmer por 12 Years a Slave, pero esta sorpresa no se debe tanto a la calidad de la composición del nueve veces nominado Hans Zimmer (que algunos acusaron de ser un mero reciclaje de composiciones propias anteriores tal y como argumentaba Adriana Izquierdo en su artículo), sino al hecho de que la película de Steve MacQueen partía como favorita. Cuando una película domina un año, candidaturas como Música, Fotografía o Dirección Artística se dan por hecho, al margen de que las merezcan o no, y los dos agujeros en las nominaciones de 12 Years a Slave (Música y Fotografía) sirvieron para que muchos elucubrasen con la posibilidad de que la película no era ningún titán en realidad.

Pero lo cierto es que la música con la que Hans Zimmer acompaña las imágenes de Steve MacQueen no supera las cinco bandas sonoras que sí han sido nominadas, así que la selección final es relativamente justa y coherente.
The Book Thief, de John Williams
Tengo la teoría de que John Williams pide más y más dinero cada vez que le proponen una composición, pero en cualquier caso sorprende mucho que aceptara poner música a una película tan pequeña como esta. Sus 52 nominaciones le convierten en una opción predecible y complaciente para los votantes, pero al igual que quizá podría decirse de Meryl Streep, ninguna de esas nominaciones es cuestionable.

Su trabajo para la película de Brian Percival es conservador, poco sorprendente y superior al resto del film. La impresión de que ya hemos escuchado músicas similares durante los 90 no eclipsa la indudable calidad de la composición, inspirada por pianos y violines de la Europa del Este y por el dramatismo del gran John Barry (especialmente Out of Africa, Dances with Wolves) y Maurice Jarre (Doctor Zhivago, Passage to India). La labor de Williams es dramáticamente solvente y emotiva, aunque no puedo evitar tener la sensación de que de haber sido firmada por otro compositor esta nominación no habría existido.

A favor: John Williams sólo ha ganado en cinco ocasiones, lo cual comparado con su monumental estatus sabe a poco.
En contra: La película habría tenido 10 nominaciones hace 15 años, pero su trayectoria en la carrera de premios ha sido fallida e intrascendente.
Gravity, de Steven Price

El más joven de los nominados ha conseguido su primera nominación (y primer Globo de Oro) con su tercera banda sonora, tras colaborar como editor de la música de The Lord of the Rings y Batman Begins. Su trabajo para Gravity ha sido uno de los aspectos más comentados de la película: si bien todos los aficionados coincidían en apreciar que su atmósfera electrónica, arrítmica, angustiosa, ruidista, perturbadora, efectista e incluso irritante elevaban el film de Cuarón, muchos acusaban la composición de ser insoportable una vez escuchada al margen de la película. Hace tres años se dio un fenómeno similar con la atronadora música de Cliff Martínez para Drive.



Si en el espacio es imposible vivir, Steven Price ha entendido que su composición debía basarse en el leit-motiv del brutal choque entre la ciencia (sonidos metálicos, máquinas, aparatos desconcertantes) y el instinto de supervivencia humana protagonizado por la esperanza y el coraje (intensísima y orgánica voz femenina combinada con un sobrecogedor violonchelo que subrayan las decisiones que Ryan Stone toma desde sus entrañas).

Lo que sin duda consigue la banda sonora de Gravity es transportarte al angustioso y aterrador viaje de la protagonista, dejando claro que la labor de Steven Price como músico de cine es excepcional.

A favor: Es imposible olvidar los últimos seis minutos de la película, y en parte es gracias al vibrante corte Gravity, que olvida la electrónica y es pura épica y emoción clásicas. Esa huella, sumada al enorme amor de algunos académicos hacia la película, puede traducirse en una victoria.
En contra: Los académicos han dejado claro que no tienen interés en las composiciones electrónicas (la victoria de The Social Network sigue siendo una rareza).
Her, de Arcade Fire
Spike Jonze se ha caracterizado por acompañar sus personalísimas imágenes e historias con composiciones sorprendentemente clásicas y evocadoras. Hasta ahora Carter Burwell (siempre) y Karen O (Where the Wild Things Are) fueron sus aliados, pero la interesante colaboración que nos propone en Her es con el grupo Arcade Fire, un fenómeno indie que se coronó en el mainstream con su Grammy a Mejor Album por The Suburbs.



El trabajo de Arcade Fire para Her es un soberbio ejemplo de cómo debe funcionar una banda sonora: al escucharlo, nos sugiere el mismo tono que Jonze plantea con sus imágenes y diálogos, y nos evoca las mismas emociones y sensaciones que el universo romántico de Theodore y Samantha. La música de Her es tierna, vulnerable, relajada, emotiva y descorazonadora, y se toma su tiempo para desgranar delicadamente los movimientos musicales que alternan instrumentos acústicos con ruidos electrónicos que nos recuerdan el mundo aterradoramente tecnológico en el que viven los amantes. Pero en ningún momento renuncia a ser una música de amor puro absoluto, en el sentido más humano y tradicional de la palabra. Al igual que la película, esta música es una joya que merece atención con todos los sentidos, y que solo personas con cierta sensibilidad apreciarán de verdad.

A favor: Her ha conquistado el corazón de muchos votantes, por lo que no debemos descartar que junto a su previsible derrota en Mejor Película, gane todo lo demás (y en ningún caso inmerecidamente): Música, Canción, Dirección Artística y Guión.
En contra: Los académicos podrían percibir esta composición como algo demasiado moderno para los estándares de los premios. Se equivocarían, pero no sería la primera vez.

Philomena, de Alexandre Desplat
Sexta nominación en siete años para el compositor de moda en Hollywood, que no obstante se quedó fuera de la categoría con sus sensacionales composiciones para The Painted Veil y The Tree of Life. Su trabajo para Philomena es uno de los más convencionales de su carrera y quizá precisamente por eso le haya colocado más cerca que nunca de la victoria. Y es que al margen de que su música eleve la película y cree en el espectador un inquietante sentimiento dramático que el director no sabe conseguir, da la impresión de que el trabajo de Desplat confía demasiado en el tema central, una melodía infantil y tremendamente pegadiza, pero a la vez inquietante, oscura y trágica.


Esta melodía se repite constantemente (en diferentes variaciones y ritmos), lo que da consistencia y solidez a la película, a la vez que se agarra con fuerza al recuerdo de los espectadores. La infancia e inocencia perdidas y arrancadas de la historia residen en la mirada de Judi Dench y en la música de Alexandre Desplat. Así que por mucho que su trabajo carezca de la complejidad y sutileza del resto de su obra, hay que admirar y aplaudir el acierto, la intensidad y la garra con la que Desplat ha afrontado esta composición.

A favor: Las melodías pegadizas son oro puro para ganar Oscars, y da igual cómo sea el resto de la banda sonora: La Vita è Bella, Finding Neverland, Up. Por otra parte, Philomena es una película que parecía fuera de la carrera pero se coló en Mejor Película, así que parece que le deben algo.
En contra: Desplat perdió por The King’s Speech y Argo, así que está sólo a la hora de defender sus composiciones.

Saving Mr Banks, de Thomas Newman



Thomas Newman es el mayor perdedor de la historia de los Oscars (12 nominaciones), lo cual sorprende si tenemos en cuenta su compleja versatilidad e indudable influencia en la música del cine de los últimos 15 años: American Beauty fusionó la tradición clásica de las bandas sonoras (es hijo de Alfred Newman, un señor que se murió con 9 Oscars y 45 nominaciones) con los nuevos sonidos pop, y su estilo refrescante ha servido de inspiración para muchos compañeros de profesión.



Puede que a algunos les sorprenda lo conservadora que es su música para Saving Mr Banks, sobre todo si la comparamos con la arrolladora y sensual música de Skyfall (que le valió un Grammy el mes pasado), pero si algo caracteriza la trayectoria de Newman es su acertadísimo instinto para conocer la historia que está acompañando. La historia de Walt y PL Travers no quiere ser transgresora ni sorprender, sino recordar a los espectadores esa magia que nos conquistó cuando vimos Mary Poppins por primera vez y tocar las teclas sensiblonas y nostálgicas que todos tenemos dentro.
Y Thomas Newman hace exactamente lo que tiene que hacer: enérgico como siempre, confía en composiciones preciosistas y dinámicas que combinan pianos, acordeones, campanitas y cuerdas y que apelan a nuestras emociones más instantáneas. Si la película no es sutil, el compositor tampoco debe serlo, y por eso nos encontramos con melodías de Mary Poppins insertadas en la banda sonora que nunca fallan a la hora de enternecernos y recordarnos por qué estamos viendo Saving Mr Banks.
El trabajo de Thomas Newman es, por tanto, tan apropiado y sugerente como nos tiene acostumbrados.

A favor: A alguien debería darle pena Thomas Newman, al fin y al cabo ha conseguido la única nominación de una película que ha naufragado en esta edición de los Oscars.
En contra: Si algo caracteriza a Newman es que nunca está en la película adecuada (no como Gustavo Santaolalla). Las nominaciones testimoniales de películas que aspiraban a todo nunca se materializan en victorias, y a pesar de ser una composición brillante y acertada, es probablemente la peor de las nominadas.

Debería estar nominada: Alex Ebert "All is Lost"
Ganará: Alexandre Desplat "Philomena"
Podría ganar: Steven Price "Gravity"

11 comentarios to ''Análisis de Categorías: Mejor Música Original"

ADD COMMENT
  1. En esta categoría, que también es famosa por sus sorpresas, veo dos trabajos superiores al resto de las nominadas: Steven Price ("Gravity") y Arcade Fire ("Her")... el resto de piezas musicales también son notables pero por debajo de estas dos...

    Me cuesta elegir una nominada favorita ya que considero ambos trabajos dignos del Oscar y, por lo tanto, incluso aplaudiría un empate técnico... en caso de elegir, creo que Steven Price parte con ventaja frente a Arcade Fire... ¿motivos?... "Gravity" es la gran favorita para ser la película con más Oscar del 2013 (pese a ello, "12 Years a Slave" es favorita en Película)... y el trabajo de Steven Price está muy acorde con el resto del trabajo técnico-artístico de la obra dirigida por Alfonso Cuarón... creo que la BSO de Price irá en el pack de premios.

    La BSO de Arcade Fire es muy especial... como el trabajo de Jonze y su equipo con "Her". Es muy posible que sea el trabajo más meritorio del año en ese sentido y el que merezca más menciones... sin embargo, este tipo de trabajos pocas veces logra llevarse el gato al agua... incluso hay que acordarse que muchos pensaban que no lograría la nominación... una vez nominada, la excelente BSO de "Her" la veo como única alternativa a "Gravity".

    Del resto, John Williams ha logrado otra nominación más gracias a "The Book Thief"... ciertamente es lo mejor de la película... Thomas Newman afronta su nominación nº 12 con las mismas esperanzas que las 11 anteriores... con muchas opciones de derrota.

    Sobre Alexandre Desplat ("Philomena"), ya fue una sorpresa su nominación, desbancando a Hans Zimmer ("12 Years a Slave),,, por lo que veo como algo curioso que se le de como favorito, sobre todo porque no logró más menciones durante el resto de la temporada. Podría equivocarme (y suelo hacerlo mucho), pero no lo veo como favorito.

    De esta forma, mi quiniela, por el momento, está así:

    1. Steven Price "Gravity".
    2. Arcade Fire "Her".
    3. Thomas Newman "Saving Mr. Banks".
    4. John Williams "The Book Thief".
    5. Alexandre Desplat "Philomena".

    Sexta Nominada: Hans Zimmer "12 Years a Slave".
    Mención Especial: Roque Baños "Evil Dead".

    ResponderEliminar
  2. Mis corazones no me parece que philomena gane mejor banda a diferencia de su guión que es muy bueno, su banda sonora es un poco simple, a diferencia de saving míster banks que si me gusto , pero para mi her fue la mejor banda compuesta este año.

    ResponderEliminar
  3. La banda sonora de Philomena no es simple. Es simplemente deliciosa.

    ResponderEliminar
  4. De la música de Saving Mr Banks, sólo salvaría las canciones de Mary Poppins... el resto no me gustó xd. Espero que el premio se lo den Her, o en su defecto a Gravity.

    ResponderEliminar
  5. Sería genial ver recibiendo el oscar a una tremenda banda como arcade fire, pero que ganará price por gravity.

    ResponderEliminar
  6. Creo que ésta es la categoria más impredecible de la noche. Cualquiera de las cinco nominadas puede ganar. "Gravity" es mi favorita porque contribuye enormemente a componer la atmósfera dónde se desarrolla la película y creo que eso podría llevarla a la victoria. La partitura de "The Book Thief", compuesta por el genial John Williams, es fascinante y no es descabellado que dé la sorpresa a lo "The Red Violin" en 2000. Arcade Fire es la apuesta exótica del quinteto y a pesar de que a mí no me transmite nada, no sé cómo la hayan empleado dentro de la película. Y, a manera de recompensa por su extensa trayectoria, Desplay o Newman pueden recibir el Oscar que en múltiples ocasiones les ha sido esquivo.

    ResponderEliminar
  7. Cómo que podría ganar "Gravity", si su banda sonora es todo el tiempo lo mismo, lo mismo y lo mismo, no tiene nada especial, ojala y gane "The Book Thief".

    ResponderEliminar
  8. Estáis muy equivocados. Es exactamente el mismo caso que hace unos años atrás con Facebook que ganó la BSO el Óscar, y también estaba Alexander Desplat para variar. Va a ganar la "modernita" de Gravity muy a mi pesar...

    ResponderEliminar
  9. yo si creo q se lo daran a Gravity, simplemente es genial

    ResponderEliminar
  10. La BSO que se lo merece es Her! al igual que canción!

    ResponderEliminar
  11. Gravity es genial pero her también! No se! Ambas son cautivadoras! Difícil!

    ResponderEliminar