Última hora

#NoOscarFest: 'Tangerine', de Sean Baker

By Daniel Martínez Mantilla - 29 de abril de 2016 3 Comments

Los 2000 han sido una década complicada para el cine independiente norteamericano. La masificación de Sundance, el rechazo de los grandes estudios hacia el cine adulto y el intrusismo de las estrellas - hambrientas de grandes papeles y embaucadas por Harvey Weinstein- han hecho que la línea que separaba claramente los muros de Hollywood de la comunidad independiente cada vez sea más difusas.

‘Tangerine’ coge un rotulador permanente y de colores para volver a dibujar con firmeza esa barrera. Huye de lo ‘mainstream’ para firmar un ejercicio arrebatador que, irónicamente, conquista a cualquiera que se atreva a enfrentar a ella. Esta suerte de vuelta de tuerca transgénero a ‘¡Jo, qué noche!’ es un ejercicio de cine de guerrilla que desafía las normas preestablecidas y que haría las delicias del primer Almodóvar, ese que huía del preciosismo para adentrarse en el Madrid más salvaje y callejero para enseñar qué ocurría al otro lado. Aquí tenemos prostitutas, transexuales, proxenetas y taxistas armenios que nos muestran qué pasa en la ciudad de Los Angeles cuando se apagan los focos de Hollywood.

Transcurre durante las fiestas navideñas y su protagonista tiene nombre de princesa, pero la última película de Sean Baker está muy lejos de ser un cuento de hadas. Sin-Dee Rella (Ceni Cienta sería la traducción pertinente en castellano) es una prostituta transexual que acaba de salir de prisión en pleno día de Nochebuena. Nada más recuperar la libertad, se entera a través de su mejor amiga que su novio ha aprovechado su ausencia para engañarla. Es entonces cuando Sin-Dee empieza un arrebatador viaje por la ciudad de Los Angeles para descubrir la verdad.


La comunidad que se indignó al descubrir que el personaje central de ‘La chica danesa’ sería interpretado por un actor cisgénero tiene aquí un motivo de celebración. ‘Tangerine’ descubre al mundo los desarmantes talentos de Kitana Kiki Rodriguez y Mya Taylor, dos actrices que aportan una verdad y una naturalidad que no podría aportar ni siquiera un actor tan talentoso como Eddie Redmayne. Ellas son las caras visibles de un universo de personajes que van de lo patético a lo hilarante, pero siempre auténticos.

Ni siquiera hace falta hablar de cómo se sacó adelante un proyecto imposible que sólo contaba con 100.000 dólares de presupuesto, tres modelos del iPhone 5S como cámaras y una app al alcance de cualquier usuario de Apple por ocho dólares. Sin embargo, el cómo nunca se apodera del qué. Sin la democratización de las tecnologías el milagro de ‘Tangerine’ nunca hubiese sido posible, pero los méritos del filme van mucho más allá. Apunten su nombre. Sean Baker se ha encargado de la dirección, la producción, el guión, la fotografía y la edición de su película. El cine independiente sí era esto.

3 comentarios to ''#NoOscarFest: 'Tangerine', de Sean Baker"

ADD COMMENT
  1. Genial, pero se ha quedado corto el comentario. Tangerine es una de las películas más interesantes y fantásticas del año pasado. Y no entiendo además cómo más gente no está hablando de esa fotografía tan espectacular.

    ResponderEliminar
  2. Sean Baker debería ganar Mejor director. Su trabajo es titánico ya que el carga con absolutamente casi toda la película, es simplemente brutal lo que hace.

    ResponderEliminar
  3. Las actrices son espectaculares, tienen mi voto ambas en su categoría.

    ResponderEliminar