Última hora

#NoOscarFest4: 'En realidad, nunca estuviste aquí', de Lynne Ramsay

By Javier Navío - 17 de abril de 2019 2 Comentarios

Con solo cuatro películas películas dirigidas en un periodo de 20 años, Lynne Ramsay se ha convertido en una de las autoras más personales del cine británico. 'En realidad, nunca estuviste aquí', su primer trabajo desde 'Tenemos que hablar de Kevin' (2011), salió doblemente premiado de Cannes 2017 (Mejor Guión y Mejor Actor). Aunque en España pudimos verla a finales de ese mismo año, el film no llegó a Estados Unidos y Reino Unido hasta 2018, lo que explica que la película formara parte de la última temporada de premios. Entre los reconocimientos obtenidos por 'En realidad, nunca estuviste aquí' estuvieron  una nominación al BAFTA en la categoría de Mejor Película Británica, ocho nominaciones a los BIFA, cuatro nominaciones a los Spirit Awards y el premio de la Crítica Online de Boston a la Mejor Película. Pese a su escaso metraje, esta adaptación del relato homónimo de Jonathan Ames está trufada de momentos memorables y contiene una poderosa interpretación (otra más) de uno de los mejores actores aún no premiados con un Oscar: Joaquin Phoenix.

Sinopsis

Joe (Joaquin Phoenix), ex marine y veterano de guerra, es un tipo solitario que dedica su tiempo a salvar a mujeres que son explotadas sexualmente. Un día recibe la llamada de un político que le pide que rescate a su hija secuestrada. Joe acepta el encargo como si se tratara de cualquier otro, pero este nuevo trabajo acabará siendo mucho más personal de lo que podría imaginar.

Críticas

Jordi Costa (El país): "La escritura visual de Ramsay no ha hecho más que evolucionar y radicalizarse sin traicionar sus principios, acreditándola como una de las más sofisticadas formalistas del cine contemporáneo. Su último trabajo es un triunfo del estilo. Del estilo como creador de contenido, complejidad y sutileza. (...) La fragmentación de la mirada llega en esta ocasión a forzar los límites de la gramática, igualando en una misma secuencia vivencia, observación, trauma, recuerdo y alucinación culpable. La directora asfixia la palabra al máximo para dejar que sean las imágenes las que tomen el mando de un discurso inteligible, pero nada sumiso a las convencionales expectativas de satisfacción narrativa. La planificación y el montaje no están al servicio de la literalidad, sino del matiz en esta pesadilla que, entre otros hallazgos, resume una violenta irrupción en un burdel mediante imágenes de videovigilancia y abre inesperadas puertas de sentido –la foto a las turistas orientales- en sus (supuestos) tiempos muertos."

Desirée de Fez (Fotogramas): "'En realidad, nunca estuviste aquí' toma una senda del thriller poco transitada últimamente. Salvo excepciones, el thriller contemporáneo con personaje atormentado o se mueve en un terreno psicológico o vuelca toda su energía en la representación física, casi siempre por la vía de la violencia explícita, de ese tormento. Pues bien, Lynne Ramsay lleva aquí al límite de manera fascinante una opción intermedia. Inspirándose con libertad en la novela de Jonathan Ames, de la que desecha toda explicación y todo lo accesorio y retiene el esqueleto, la pulsión y la angustia, la directora no hace ni una cosa ni otra. Mejor dicho: hace las dos a la vez. Se apoya en una narrativa rota y elíptica, en la mirada vacía del ex veterano de guerra y en puntuales descargas de horror para convertir su película en la contundente expresión material de los procesos mentales del protagonista. La película es la abstracción tangible y violenta de una mente destrozada e inconsolable."

Daniel de Partearroyo (Cinemanía): "Joaquin Phoenix se entrega a un recital de torsiones, convulsiones, ahogos y autolaceraciones que, unidos a la nitidez con la que la cámara de Ramsay ausculta las cicatrices de su torso de veterano de guerra, ofrecen una percepción carnal de su torturada psique mucho más elocuente que cualquier flashback narrativo. (...) La densidad de referencias temáticas y tonales es constante (de una fragmentación del clímax de 'Taxi Driver' a una escena subacuática reminiscente de 'La noche del cazador', el modelo de todo cuento siniestro), pero asimiladas y reformuladas. La directora une los golpes a la violencia implícita en cada corte de plano  y deja estáticas las imágenes  más explícitas mientras la acción se desborda entre las cesuras como las consecuencias de nuestros actos: más deprisa de lo deseado. El potentísimo score de Jonny Greenwood acompaña a un Joe cada vez más demacrado que, a cambio de ver arrebatada su última oportunidad de redención, obtiene la máxima aspiración para un personaje de Ramsay: vivir un día hermoso."

For Your Consideration

Mejor Película, Mejor Dirección (Lynne Ramsay), Mejor Actor (Joaquin Phoenix), Mejor Actriz Secundaria (Ekaterina Samsonov, Judith Roberts), Mejor Guión (Lynne Ramsay), Mejor Fotografía (Thomas Townend), Mejor Montaje (Joe Bini), Mejor Música (Jonny Greenwood), Mejor Reparto.

2 comentarios to ''#NoOscarFest4: 'En realidad, nunca estuviste aquí', de Lynne Ramsay"

ESCRIBE TU COMENTARIO
  1. En España, tuvimos la suerte que "En Realidad, Nunca Estuviste Aquí" se estrenara a finales del 2017 y pudiéramos disfrutar de lo último de Lynne Ramsay (uno de los grandes nombres del cine de los últimos años) y una de las triunfadoras de Cannes 2017.

    La directora británica lleva ya un tiempo. Es cierto que sus películas ninguna es redonda pero, como mínimo, son interesantes y deja poso en el espectador. La más famosa es "Tenemos que Hablar de Kevin" pero la mejor, hasta ahora, era "Movern Callar"

    Y digo hasta ahora porque sin duda "En Realidad, Nunca Estuviste Aquí" es su película más completa. No diría que redonda pero si la más satisfactoria de su filmografía.

    Y es que Ramsay se luce como directora y guionista. Como directora ya ha llegado a un nivel de puesta en escena muy superior al mostrado en sus películas anteriores. Y es que su último título es un ejemplo de estilo cinematográfico, de como contar una historia típica de violencia, traumas, pecados, obsesiones y perdón con maravillosa sutileza y, a la vez, brutal crueldad. Y todo esto gracias a la colaboración de una edición, firmado por Joe Bini, que debería haber tenido más reconocimiento en la temporada de premios. Película, en este sentido, impecable.

    Como guionista, era complicado no caer en los tópicos de este tipo de películas, debido a la sencillez de la trama, en principio. Sin embargo, Ramsay hace atractivo algo que ya hemos visto varias veces pero que la autora escocesa lo transforma en un retrato de remordimiento, expiación y perdón. Cierto que carece de la complejidad de otras historias de este certamen pero si es una narrativa más directa.

    Pero, sin duda, todo esto sería "papel mojado" si no fuera por la "animalada" que hace Joaquin Phoenix con su interpretación. Este actor, de lo mejor del cine actual, se crece y transmite, con apenas hablar, todos los sentimientos que Ramsay le pide para su personaje. Phoenix da una lección magistral que debería ser premiada en el NotOscarFest.

    Del resto, el reparto acompaña bien, sobre todo Ekaterina Samsonov, pero está muy ensombrecidos por la gran sombra de Joaquin Phoenix. Y también hay que destacar la angustiosa BSO de Jonny Greenwood, que nos sumerge de lleno al camino de la locura.

    Creo que es excesivo la comparación que han realizado algunos críticos con "Taxi Driver" pero es cierto que "En Realidad, Nunca Estuviste Aquí" será recordado como de los mejores títulos de finales de esta década y será complicado que Ramsay supere lo logrado aquí.

    A la hora de votar, apoyo el triunfo de esta película en Dirección, Actor y Edición, mientras que pienso que logrará meterse en las menciones en Película, BSO, Fotografía y Guión. Sin duda, será de los títulos importantes del NotOscarFest.

    ResponderEliminar
  2. "En realidad nunca estuviste aquí" es una película que nos llegó ya hace tiempo a las salas y que gracias a este festival he podido ponerme por fin a verla. Lynne Ramsay ya nos había demostrado en la brutal "Tenemos que hablar de Kevin" (que me sigue pareciendo bastante superior a esta película) su particular modo de contar historias; aquí decide apostar por una narrativa más cercana films como "Drive" o incluso "Good Time", aunque en mi opinión es ligeramente inferior a todas estas películas. Lo mejor es sin duda la interpretación de Joaquin Phoenix, entregado totalmente a un personaje traumatizado, con la mirada perdida que navega sin rumbo por su propia vida.
    Nomino la película en las categorías de: Actor (Joaquin Phoenix), Guión y Música

    ResponderEliminar