Última hora

#NoOscarFest4: 'The Rider', de Chloé Zhao

By Javier Navío - 23 de abril de 2019 2 Comentarios

Tres años después de su ópera prima ('Songs My Brothers Taught Me'), Chloé Zhao volvió a ponerse tras las cámaras para rodar una de las grandes joyas del cine independiente americano en 2018. 'The Rider', presentada en la penúltima edición de Cannes (dentro de la Quincena de Realizadores), tuvo un espectacular recorrido por el circuito de festivales y consiguió reconocimientos tan prestigiosos como el galardón de la National Society of Film Critics y el Gotham Award a la Mejor Película (un premio que en años anteriores recayó en títulos como 'Call Me By Your Name', 'Moonlight' o 'Spotlight'). La película, ambientada en el mundo del rodeo y protagonizada por actores no profesionales, ha convertido a Zhao en una de las directoras más solicitadas del momento: este mismo año ha rodado 'Nomadland' con Frances McDormand y ha sido fichada por Marvel para encargarse de la adaptación de 'Eternos'.

Sinopsis

Brady (Brady Jandreau), que fue una de las mayores estrellas del rodeo y un talentoso entrenador de caballos, sufre un accidente que le incapacita para volver a montar. Cuando vuelve a casa, se da cuenta de que lo único que quiere hacer en la vida es participar en rodeos. En un intento por retomar el control de su vida, Brady emprende un viaje en busca de una nueva identidad.

Críticas

Manu Yáñez (Fotogramas): "Que sea el propio Jandreau quien se interpreta a sí mismo en el film, acompañado de su familia y sus colegas jinetes, explica en parte el punzante verismo de una película que sabe sacar el mejor partido de cada una de sus caras. De su raigambre fidedigna, la directora Chloé Zhao logra extraer una colección de estampas íntimas y emotivas que invocan la memoria del Neorrealismo, mientras que la organización dramática de los acontecimientos consigue esquivar los peligros del sentimentalismo y el moralismo: más allá del bien y el mal, The Rider aborda la complejidad de la naturaleza humana. Como si se tratase de hibridar el romanticismo árido de los relatos de Annie Proulx y la ebullición sensorial de las novelas de Jack London, Zhao compone una elegía vivaz que sabe transitar de lo específico a lo universal. (...) Y, por último, el film conquista un territorio a medio camino entre la psicología y la filosofía en su búsqueda, poco complaciente, de un sentido profundo a la traumática negociación con una vocación frustrada."

Nando Salvá (Cinemanía): "Inspirada en la vida real de su intérprete protagonista, Brady Jandreau –su propia familia encarna a la familia del personaje–, la historia de este jinete que quiere pero no puede volver a cabalgar resulta en un relato narrativamente convencional y no particularmente dotado de hondura psicológica. En lugar de enfatizar el sentido de realismo consustancial a la premisa, Zhao prefiere convertir a su héroe en una presencia lacónica y afligida a la que envuelve de diálogos que sobreexplican el dilema central y de simbolismos algo toscos. Por otra parte, eso sí, The Rider posee una sensibilidad abrumadora que armoniza con elegancia las de Terrence Malick, Kelly Reichardt y John Cassavetes. Zhao observa a sus objetos de estudio con atención, reacia a mostrarse condescendiente con ellos o a romantizarlos; capturando el paisaje en todo su esplendor, pero sin reducirlo a una colección de postales, para ilustrar el férreo vínculo que estos vaqueros mantienen con la tierra; y, en última instancia, demuestra con elegíaca elocuencia que solo hay una cosa más solitaria que un llanero: un llanero sin caballo."

Oti Rodríguez Marchante (ABC): "El protagonista es un joven jinete de rodeo y vive en esa América rural que contiene el polvillo del western en cada uno de sus planos. Tradicionalmente en el cine, el jinete de rodeo es un personaje mecido por el azar, por la fatalidad, como lo es el boxeador, un perdedor siempre de "algo". El "algo" que pierde el joven Brady es su capacidad para seguir montando en el rodeo (un accidente) y la directora, Chloé Zhao, lo que nos transmite de su historia con enorme armonía visual y poesía interior es la frustración que tal pérdida ocasiona en el centro de equilibrio de ese hombre, incapaz de conformarse con su destino, con entrenar y mantener las riendas de su inevitable relación con los caballos (Zhao expone los términos de esa relación de un modo amigable y fraternal, y en momentos de emoción realmente exquisitos). La película tiene tanto de retrato individual como de esbozo familiar y de dibujo ambiental, con una maravillosa fotografía que rezuma alma e interior de los personajes, casi todos interpretados por actores no profesionales pero inmensos, empezando por Brady Jandreau, que hace su primera película aquí."

For Your Consideration

Mejor Película, Mejor Dirección (Chloé Zhao), Mejor Actor (Brady Jandreau), Mejor Actor Secundario (Tim Jandreau), Mejor Guion (Chloé Zhao), Mejor Fotografía (Joshua James Richards), Mejor Montaje (Alex O'Flinn), Mejor Música (Nathan Halpern).

2 comentarios to ''#NoOscarFest4: 'The Rider', de Chloé Zhao"

ESCRIBE TU COMENTARIO
  1. Obra maestra, una pena que mucha gente no la haya visto porque su victoria, al menos, en película, dirección, música y fotografía deberían ser incontestables.

    ResponderEliminar
  2. De Chloe Zhao no conocía nada. No he visto su ópera prima y de "The Rider" había escuchado que era la gran perla del cine "indie" del 2017-2018. Personalmente, no me había llamado la atención pero, al verla en su momento, la fama de "The Rider" se puede decir que es totalmente justa, haciendo que Chloe Zhao sea de los nombres muy a tener en cuenta en el futuro.

    Como se ha escrito, Zhao apuesta por una linea pseudo-documental, con actores no profesionales que le da a la narrativa un síntoma de lo que estás viendo es real, nada ficticio. Es una historia que podría pasarle a cualquiera, simplemente que, en esta ocasión, le ocurre a un jinete de Dakota.

    El trabajo de Zhao ha sido comparado, entre otros, con Malick y Cassavetes. Estas comparaciones son, en realidad, bastante exageradas pero es cierto que del primero hereda una fotografía que hace que el oeste sea la otra gran protagonista de la película, y del segundo hereda esos momentos donde la directora deja que su protagonista más que actuar, sea él mismo. Esto deja escenas tan hermosas como la de Brady siendo uno solo con su caballo y que se de cuenta que ambos son, en realidad, almas gemelas heridas de muerte.

    Otro aspecto a tener en cuenta es la gran labor de Joshua James Richards en la fotografía, posiblemente el mejor trabajo de este certamen. Es una lástima que haya quedado fuera de las nominaciones. En los otros aspectos técnicos, la BSO destaca en los momentos dramáticos pero también es cierto que brilla por su ausencia en otros. La edición es correcta pero no destaca demasiado.

    Sin embargo, posiblemente el aspecto más deficitario, a causa de su propia naturaleza amateur, es el reparto. Ciertamente Brady Jandreau consigue darle mucha naturalidad a su interpretación pero el resto se nota la no profesionalidad, afectando, en ocasiones, a la narrativa y el dramatismo de las escenas. Eso no quita que "The Rider" sea emocional pero hay momentos familiares que, por desgracia, se queda cortas.

    En las votaciones, pese a gustarme, y mucho, "The Rider", al final solo la nominé en Fotografía, premio que debería haberse llevado. Es una pena su total ausencia de las nominaciones.

    ResponderEliminar