Última hora

#NoOscarFest4: 'Suspiria', de Luca Guadagnino

By Javier Navío - 16 de abril de 2019 7 Comentarios

Tras dirigir una de las películas más aclamadas de 2017 ('Call Me By Your Name'), el italiano Luca Guadagnino se propuso realizar una nueva versión de 'Suspiria', el clásico del 'giallo' dirigido por su compatriota Dario Argento en 1977. Presentada en el Festival de Venecia, la película se convirtió rápidamente en una de las más divisivas del año. Definitivamente, 'Suspiria' siempre fue demasiado controvertida para los Oscar (su clímax final solo es comparable al de 'Madre!', la ganadora del #NoOscarFest3). Sin embargo, resulta sorprendente que la película fuera completamente ignorada también en todas las categorías técnicas y artísticas. Algunos de los aspectos más destacados de la cinta son la fotografía de Sayombhu Mukdeeprom (ganadora del Spirit Award), la música de Thom Yorke (premiada por tres asociaciones de críticos) o ese impresionante maquillaje que permite a Tilda Swinton interpretar varios personajes (entre ellos, un anciano que figura en los créditos como Lutz Ebersdorf ). Precisamente otra de las grandes bazas de la película es ese extenso reparto, íntegramente femenino, que fue reconocido por los Spirit Awards con el premio Robert Altman.

Sinopsis

Susie Bannion es una joven norteamericana que llega a Berlín para estudiar danza en una prestigiosa escuela dirigida por Madame Blanc (Tilda Swinton). El mismo día en el que ingresa en la escuela, una alumna que acaba de ser expulsada es asesinada. Desde ese momento, Susie empieza a sospechar que ese lugar esconde un terrible secreto.

Críticas

Manu Yáñez (Fotogramas): "Exprimiendo el potencial político del trabajo con los códigos del suspense y el terror, Luca Guadagnino ha construido una relectura de 'Suspiria' que toma como eje central el estudio de la violencia desatada en nombre de las ideas a lo largo del siglo XX. Así, el director respeta el escenario y tiempo histórico de la original, la Alemania escindida de 1977, pero desplaza a un primer plano el convulso contexto político del periodo, de los ecos del nazismo a las tensiones de la Guerra Fría. Para explorar este universo sociopolítico, Guadagnino pone en juego, mediante la figura de un viejo psicoanalista (¡Tilda Swinton!), la noción de transferencia jungiana, entendida como la transmisión de ideas, identidades o incluso gestos. En la escena más memorable, la bailarina encarnada por Dakota Johnson realiza una danza macabra que, a través de un endiablado uso del montaje, conecta con el aporreo (lejano) de un cuerpo inocente. Así, condensando sus significados en la puesta en escena, Suspiria describe cómo, en contextos marcados por la barbarie, la violencia deviene una fuerza invisible, donde el agresor puede llegar a ignorar las repercusiones de sus actos."

Daniel de Partearroyo (Cinemanía): "Ante la tarea de rehacer uno de los filmes más inimitables que ha habido, siendo imposible copiar su derroche de color y las notas de sintetizador de Goblin que se clavaban como puntas de alambre, el italiano ha tomado la vía de la revisión personal en vez de la copia sin alma. (...) Pero lo que Argento contaba siguiendo una estructura de cuento febril, en manos del guionista David Kajganich se transforma en un ballet con seis actos y epílogo, ambientado en una Berlín nublada, gris y atravesada por fuerzas tan agresivas como los movimientos de baile de Dakota Johnson. Si ella se deja la piel sobre la tarima y modula sus gestos con decisión, corresponde a Tilda Swinton un triple tour de force actoral (y protésico) que engrandece aún más su leyenda. Hasta Mia Goth y Chloë Grace Moretz están espléndidas fumando cigarrillos entre fouettés y demi-pliés o encarnando ansiedad pura ante el misterioso psicoanalista jungiano que emerge como aportación más sorprendente de esta versión. (...) Guadagnino no se sirve del terror para trazar un discurso artístico; como Dreyer, Buñuel, Bergman, Argento o Kubrick antes que él, saca terror del arte."

Manu Piñón (Fotogramas): "Esta nueva lectura no sólo rinde tributo, sino que, en un paso de baile notoriamente arriesgado, discute y reformula. A primera vista, podría dar la impresión de que el guión de David Kajganich desentierra lo que en Argento era sustrato simbólico para convertirlo en discurso, pero los muchos desvíos del original abren nuevas y estimulantes posibilidades de interpretación. (...) La Susie Bannion, oveja negra de una familia menonita, que encarna Dakota Johnson poco tiene que ver con la protagonista de la Suspiria original: de la víctima sacrificial se pasa a una identidad que permite canalizar un discurso feminista cargado de aristas, alejado de toda complacencia. Guadagnino practica el vaciado cromático para usar una paleta de ocres melancólicos que rescata la estética del Nuevo Cine Alemán. Escenas de danza en la que cada inflexión corporal justifica un corte de montaje, el recurso de desligar voces y cuerpos, movimientos de cámara que barnizan de enigma los espacios y un perturbador diseño de sonido se alían para construir un nuevo lenguaje de lo siniestro en esta lúcida pesadilla que habla de un subterráneo poder femenino consagrado a gestionar la culpa y la vergüenza colectivas."

For Your Consideration

Mejor Película, Mejor Dirección (Luca Guadagnino), Mejor Actriz (Dakota Johnson), Mejor Actriz Secundaria (Tilda Swinton, Mia Goth, Chloë Grace Moretz), Mejor Guión (David Kajganich), Mejor Fotografía (Sayombhu Mukdeeprom), Mejor Montaje (Walter Fasano), Mejor Música (Thom Yorke), Mejor Reparto.

7 comentarios to ''#NoOscarFest4: 'Suspiria', de Luca Guadagnino"

ESCRIBE TU COMENTARIO
  1. ¿En este festival nose premia maquillaje? Porque sería una digna ganadora.

    ResponderEliminar
  2. La peor película con diferencia... Un esperpento

    ResponderEliminar
  3. A mi me ha encantado. Será una de mis favoritas en las votaciones

    ResponderEliminar
  4. Este tipo de certámenes, como el impulsado por premiososcar, es de agradecer sobre todo por dos cosas para mí a destacar:

    El primero es mostrar a los lectores títulos que han pasado desapercibidos al radar de muchos cinéfilos a causa de que complicado estar atentos a todas las películas que salen en un año. Siempre agradeceré que descubrieran una película como "Columbus".

    Lo segundo es poner a la palestra las películas que han provocado, de un modo u otro, revuelo y controversia. Es fácil poner títulos que a todo el mundo le gusta. Lo complicado es poner las películas que han provocado tanto fervor como odio. El año pasado tuvimos dos ejemplos, "Madre" y "El Ciervo Sagrado". y, por suerte, "Suspiria" es el título controvertido de NotOscarFest de este año.

    Y es que "Suspiria" (2018) ya nacía con controversia ya que Guadagnino se arriesgaba, ni más ni menos, a "remakear" uno de los títulos más venerados por los fans del terror y una de las consideradas obras maestras de Dario Argento. Por lo que, de inicio, me parecía, personalmente, un suicidio cinematográfico.

    Visto lo visto, me alegra ver que, pese a estar lejos de ser una obra maestra, "Suspiria" (2018) no solo cumple con lo que pretende Guadagnino, sino que, en ciertos aspectos y dejando de lado el fanatismo, supera a su original en diversos puntos.

    Y es que lo mejor que hace el cineasta italiano es que, bajo un respeto a a la obra de Argento, lo traiciona tanto en la forma como en el fondo, lo que ha provocado un sin fin de críticas de los fans, con bastante motivo.

    Evidentemente, Guadagnino no podía contar la misma historia y de la misma forma. "Suspiria" (1977) era un profundo ejercicio cinematográfico del más puro Argento, adentrándose en el terror sobrenatural y dejando de lado el Giallo que le había caracterizado. Su historia de brujas era sutil, colorista y barroca. Guadagnino apuesta por la sobriedad de colores y puesta en escena pero, narrativamente hablando, es más directo, sin ningún tipo de sutilezas y con una mayor inclinación al terror gore.

    ¿Es bueno o malo? Yo diría que es diferente. Guadagnino sabía que partía con la desventaja de que todos sabían de que iba "Suspiria" y la mitología de Las Tres Madres. Sin embargo, el guión utiliza esta "contra" a su favor. Abraza desde el principio la historia de las brujas, sin sutileza alguna, pero, en realidad, "Suspiria" (2018) habla de mucho más de lo que hablaba Argento en su película original. Guadagnino apuesta por la disección de la culpa social y la búsqueda del perdón/olvido del pasado. La nueva "Suspiria" no está retratada en Berlín, en plena Guerra Fría, por nada. Esto es lo que hace, para mí, superior a la "Suspiria" original, la gran lectura político-histórico-social que esta grotesca y fascinante historia de brujas.

    Como he comentado, no es una película perfecta. Creo que está alargada en exceso y, en ocasiones, remarca demasiado sus ideas (como teniendo miedo a que el espectador se pierda algo). También pienso que no todo el reparto está a la altura y la edición, por momentos, es confusa.

    Sin embargo, la puesta en escena es impecable. Siempre he pensado que la danza en "Suspiria" (1977) estaba desaprovechada en la narración. En la versión 2018, sin embargo, Guadagnino la introduce como algo fundamental en los akelarres. Las escenas de danza es todo un delirio para nuestros sentidos. Lo mejor sin duda. Otro gran acierto es la fotografía de Sayombhu Mukdeeprom, cambiando totalmente los colores de la original por una carencia de ésta. Personalmente, el sepia le va perfecto a lo que Guadagnino quiere transmitir en esta "Suspiria".

    Y, como no, Thom Yorke hace una BSO perfecta. Es cierto que nada podrá sustituir a la música de culto que realizó Goblin pero Guadagnino siempre ha mostrado gran gusto en su música. Yorke realiza, tanto como score como en sus canciones originales, un trabajo brutal.

    ResponderEliminar

  5. Y, para finalizar, como he dicho, el reparto es algo desigual pero, sin duda, Tilda Swinton está titánica, realizando 3 papeles totalmente distintos, no solo en aspecto sino en personalidad. Lo que hace esta actriz en cada uno de sus roles no tiene precio. Sobre Dakota Johnson, creo que su trabajo es inferior al de "Cegados por el Sol" pero era un papel complicado y cumple (sobre todo en las miradas).

    A la hora de votar, espero quen "Suspiria" esté en Actriz de Reparto, Fotografía y BSO, aunque no me extrañaría que lograra ser mencionada en Película.

    ResponderEliminar
  6. "Suspiria" es una película que no deja indiferente, para bien o para mal; es una de esas películas destinadas a polarizar a los espectadores hasta el extremo (al igual que sucedían con películas como "Madre!", cuyo climax final me ha recordado al de esta película). Hay algo en "Suspiria"que atrapa al espectador prácticamente desde la primera secuencia (con una inspirada Chloe Grace Moretz), algo que va creciendo poco a poco según avanza el relato hasta desembocar en un perverso y absolutamente aterrador e impactante climax final, que me ha recordado a películas como la ya citada "Madre!", "Climax" o incluso a "Hereditary", su competidora en este festival.
    Uno de los aspectos más destacados de la película es su reparto, empezando por una Dakota Johnson que nos brinda la que es quizás la mejor actuación de toda su carrera y terminando con una Tilda Swinton que me ha dejado absolutamente sin palabras, al interpretar no sólo a la profesora de baile, sino al anciano (no lo asimilo aún), que juega además un papel fundamental en la trama, y a otro personaje bastante más irreconocible. Esto hace que no tenga ninguna duda de que Tilda Swinton deba ganar en Mejor Secundaria, de hecho me parece un crimen que no haya sido candidata al Oscar.
    Además de en esta categoría, tendré en cuenta a "Suspiria" en: Película, Dirección (Luca Guadagnino), Actriz (Dakota Johnson), Guión, Fotografía, Montaje, Música y Reparto.

    ResponderEliminar