Última hora

#NoOscarFest7: 'Un pequeño mundo', de Laura Wandel

Por Javier Navío - 04/05/22 2 Comentarios


'Un pequeño mundo' fue una de las grandes revelaciones de la última edición del Festival de Cannes, de donde salió con el premio FIPRESCI de la sección Un Certain Regard. La ópera prima de Laura Wandel es un crudo relato sobre el acoso escolar que apenas deja respiro al espectador durante su escueto metraje (72 minutos). La película sigue los pasos de Nora, una niña de 7 años que inicia su andadura en un colegio y que no tardará en descubrir que su hermano mayor es víctima de 'bullying'. Desde el primer plano, la cámara de Wandel se sitúa a la altura de los ojos de la niña y no se despega de ella ni un solo instante. El resultado final es una obra tan intensa como asfixiante que conformaría un perfecto programa doble con 'El acontecimiento'.

Uno de los grandes hallazgos de 'Un pequeño mundo' es la asombrosa interpretación de la jovencísima Maya Vanderbeque (no en vano, la elegimos como la mejor actriz protagonista del pasado Festival de San Sebastián). La película fue nominada al EFA al mejor debut y fue seleccionada por Bélgica como representante en la lucha por el Oscar a la mejor película internacional, logrando entrar en la 'shorlist' de 15 finalistas. Aunque 'Un pequeño mundo' pasó muy desapercibida en la cartelera española, aquellos que no la vieron en su momento están ahora de enhorabuena: desde hace solo dos días, la película ha sido añadida a los catálogos de varias plataformas.

Sinopsis

Poco después de entrar en primaria, Nora (Maya Vanderbeque) descubre el acoso que sufre su hermano mayor, Abel (Günter Duret). Mientras lucha por integrarse en la escuela, la pequeña intenta ayudar a su hermano pese a que este le pide que guarde silencio.

Críticas

Elsa Fernández-Santos (El País): "Esta durísima, terrible, película belga se aproxima al acoso escolar desde la altura de dos pequeños hermanos víctimas de una crueldad insoportable. La ópera prima de Laura Wandel es un logradísimo acercamiento sensorial a la naturaleza más violenta de la infancia y sus secuelas. Una espiral de silencios, miradas perdidas, pasillos ruidosos y gritos de patio de recreo narrados a ras de suelo, con una crudeza devastadora. No era sencillo mantener el pulso de una historia así, pero en 72 minutos Wandel lo consigue siguiendo estrategias propias de los hermanos Dardenne y, sobre todo, de László Nemes en 'El hijo de Saúl'. Es decir: inmersa en planos borrosos y subjetivos, con un realismo minimalista, despojado de elementos narrativos convencionales, pocos diálogos, confiando en el poder del fuera de campo y dejando que el espectador se empape del clima opresor de un colegio entendido como cárcel y pesadilla".

Carlos Marañón (Cinemanía): "El patio como Far West, el recreo como 'High Noon'. Sola ante el peligro, la pequeña Nora se enfrenta a su primer curso en la escuela y, al mismo tiempo, al acoso que sufre en silencio su hermano mayor. Amor propio y amor fraterno, unidos en una prueba de resistencia que abrumaría a cualquiera. La pequeña actriz Maya Vanderbeque, soberbia, ofrece un recital de naturalidad en la interpretación, de hondura en la mirada y de contención en el gesto, y la cineasta belga Laura Wandel, en su primer largometraje, se diluye en ella hasta desaparecer y desenfocar todo lo que pasa alrededor. Con la cámara a la altura de la mirada de la protagonista, y siempre dentro de los límites del colegio, de donde nunca sale la acción, el filme no quiere contar historias de bullying o un cuento de miedo infantil entre adultos como El ídolo caído, sino que construye un relato seco, duro, agresivo, pero muy elegante, sobre la violencia colectiva que acecha a nuestros primeros pasos en sociedad".

Sergi Sánchez (La Razón): "Es admirable el rigor con que Laura Wandel respeta la perspectiva de Nora (imposible describir la milagrosa interpretación de Maya Vanderbeque), hasta el punto de que los adultos solo son psicofonías torpes que, en fuera de campo, intentan regular la crueldad de los juegos de poder y humillación que la infancia dictamina en una suerte de prólogo a esta sociedad sustentada en el acoso y derribo. El proceso de inmersión es inmediato, y más cerca de 'El hijo de Saúl' que de los Dardenne, transforma la mirada de Nora en una sucesión de insoportables, escalofriantes dilemas morales que utilizan el acoso escolar como leitmotiv para mostrarnos la complejidad emocional de una relación fraternal puesta en crisis. Es hermoso que una película sobre el ‘bullying’ se cuente a sí misma desde dos gestos, dos abrazos, entre los que se abre un abismo de congojas y afectos que explica la fricción de dos mundos: el de la infancia idealizada por el imaginario del sistema y el de la vida real, que sangra, golpea y llora".

For Your Consideration

Mejor Película, Mejor Dirección (Laura Wandel), Mejor Actriz (Maya Vanderbeque), Mejor Actor Secundario (Günter Duret, Karim Leklou), Mejor Guion (Laura Wandel), Mejor Fotografía (Frédéric Noirhomme), Mejor Montaje (Nicolas Rumpl), Mejor Reparto.

2 comentarios to ''#NoOscarFest7: 'Un pequeño mundo', de Laura Wandel"

ESCRIBE TU COMENTARIO
  1. Es una peli muy interesante, con la cámara siempre al nivel de los niños. No tanto ya por el bullying sino por como crea el ambiente de la escuela, que para algunos es violento, duro, como una lucha y una alerta constante. Está bien para recordarnos que la niñez está idealizada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay de todo, como en botica. Para muchos es una época extremadamente feliz, para otros no tanto.

      Eliminar