Última hora

Actores para el Oscar (IX): Emma Thompson

By Juan Bautista - 7 de noviembre de 2013 6 Comments

Con apenas una treintena de películas en su haber, Emma Thompson pertenece al selecto grupo de artistas que han configurado el cine británico del último cuarto de siglo. Sin duda, su matrimonio con Kenneth Branagh (1989) y el Oscar a la Mejor Actriz (1993) marcarían el devenir de una carrera muy selectiva. A pesar de llevar varios años acomodada en un lugar secundario de la escena, este año vuelve por la puerta grande con "Saving Mr. Banks", su séptima película rodada en EE.UU., en el que nos rememora la (insufrible) producción del clásico "Mary Poppins".

Emma Thompson nació el 15 de abril de 1959 en Paddington, Londres, siendo la primogénita del matrimonio formado por la actriz escocesa Phyllida Law y el director teatral Eric Thompson. Su única hermana, Sophie, también seguiría la senda familiar. Acabados sus estudios en el Camden School for Girls, ingresó en 1977 en la Newnham College de la Universidad de Cambridge para estudiar literatura inglesa, periodo en el empezó a interesarse por la interpretación, siendo invitada por Martin Bergman a participar en el prestigioso grupo teatral universitario Footlights Club donde coincidiría con Stephen Fry y Hugh Laurie, su pareja sentimental en los próximos años. En 1981 llegó a ser elegida vicepresidenta del club, debutando como dramaturga y directora teatral en esta época con la obra “Women’s Hour”. Una vez graduada, se embarcó junto a Fry y Laurie, con el que ya había cortado, en varias series cómicas de Granada Television, escritas por ellos mismos, como “There’s Nothing to Worry About!” (1982), "The Crystal Cube" (1983) y, especialmente, “Alfresco” (1983-1984).

En 1985 fue descubierta por los ejecutivos de la BBC en el West End durante la representación de una nueva (y exitosa) adaptación del musical “Me and My Girl” que protagonizaba junto a Robert Lindsay. Tras este encuentro aceptaría su participación en dos miniseries que, sin saberlo, influirían en el devenir de su vida profesional y sentimental: “Tutti Frutti” y “Fortunes of War” fueron estrenadas simultáneamente en 1987, haciéndole merecedora del Bafta a la mejor actriz de televisión. Precisamente, durante el rodaje de “Fortunes of War” (un drama bélico ambientando en la Segunda Guerra Mundial) iniciaría un noviazgo con su compañero de reparto, Kenneth Branagh, que acabaría en boda en 1989. Durante sus seis años de matrimonio, Ken y Em, como los denominó la prensa, formaron un equipo perfecto tanto en cine, teatro como televisión. Sobre las tablas protagonizaron la obra de John Osborne “Look Back in Anger”, adaptada  meses más tarde a la televisión bajo la dirección de Judi Dench. En 1990, participó en “A Midsummer Night’s Dream”“King Lear”, adaptaciones teatrales llevadas a cabo por su marido. Mientras tanto, a sus treinta años pudo debutar en el cine con “The Tall Guy”, la disparatada comedia de Mel Smith con guión de Richard Curtis, a la que seguirían las cuatro primeras películas de su marido como director: “Henry V” (1989), “Dead Again” (1991), “Peter’s Friends” (1992) y “Much Ado About Nothing” (1993).


La crítica británica la definía en estos incipientes años como “la joven inglesa más brillante desde Vanessa Redgrave”. Con todo, su nombre era desconocido fuera de Gran Bretaña y el tándem James Ivory-Ismail Merchant confió ciegamente en la recomendación de su amigo el actor Simon Callow quien la propuso para el rol de Margaret Schlegel en la adaptación de la novela de E. M. Forster “Howards End”, desbancando a otras candidatas con mayor proyección como Miranda Richardson, Tilda Swinton, Phoebe Nicholls o las hermanas Joely y Natasha Richardson. La película fue presentada en la Sección Oficial de Cannes de 1992 siendo rápidamente alabada y granjeando a su protagonista entusiastas elogios que se materializarían en infinidad de premios internacionales, entre ellos el Oscar. Ivory había conseguido lo que no pudo Branagh: hacer de la actriz una estrella y por ello no dudo en volver a contar con ella para su siguiente proyecto: “The Remains of the Day”, basada en la novela homónima de Kazuo Ishiguro. Thompson volvía a encabezar el reparto junto a Anthony Hopkins en este drama de impecable factura, infravalorado por la cinefilia por el éxito de su antecesora y la  mala fortuna de coincidir en la carrera con “The Schidler’s List”, “Philadelphia” y “The Piano” no pudiendo materializar ninguna de sus ocho nominaciones a la estatuilla dorada.

“In the Name of the Father” (1993), de Jim Sheridan, la convirtió en la abogada Gareth Peirce dispuesta a demostrar la inocencia de los denominados ‘los cuatro de Guildford’ acusados de pertenecer al I.R.A., pudiendo disfrutar gracias a este papel de su doble nominación en los Oscar de ese mismo año en las dos categorías interpretativas, coincidiendo en ambas con Holly Hunter. Aprovechando su estancia en Hollywood para asistir a la ceremonia de los Oscar, aceptó rodar su primera película al otro lado del charco: “Junior”, una comedia de Ivan Reitman, junto a Arnold Schwarzenegger y Danny DeVito, por el que fue candidata al Globo de Oro a la mejor actriz de esa categoría. A su regreso a Reino Unido, rodaría el telefilm “The Blue Boy”, de Paul Murton, en el que figuraba en el reparto su madre, y la adaptación de la novela de Michael Holroyd “Carrington”, de Christopher Hampton, junto a Jonathan Pryce.

Los diálogos y situaciones que había ideado para los sketchs de Footlights Club fueron suficientes para  que la productora Lindsay Doran designase a Thompson como guionista de la primera adaptación cinematográfica de la celebérrima novela de Jane Austen “Sense and Sensibility” que Mirage Enterprises empezó a gestar en 1989 con las hermanas Richardson en los papeles protagónicos. La actriz aceptó la oferta con varias reservas aprovechando los descansos entre los rodajes que enlazaba para recurrir constantemente a este proyecto al que quedaría  más ligada con la elección del taiwanés Ang Lee como director de la cinta quien quiso que ella misma encarnase a Elinor Dashwood tras su victoria en los Oscar. Estrenada a finales de 1995, la crítica cayó rendida ante “Sense and Sensiblity” alzándose, entre otros, con el Oso de Oro del festival de Berlín o el Bafta a la mejor película  y Emma volvió a disfrutar de la doble nominación de los Oscar en un mismo año, esta vez a la mejor actriz y al mejor guión adaptado, ganando este último, acaparando dos estatuillas en apenas tres años.

Apenas un par de meses antes de este triunfo, Emma había anunciado su divorcio con Kenneth Branagh. “La pareja de oro de Gran Bretaña” rehízo su vida por separado rápidamente, ella al lado del también actor Greg Wise, a quien conoció durante el rodaje de “Sense and Sensibility” y con el que tuvo, a punto de cumplir los cuarenta años, a Gaia Romilly. En 2003 contraerían matrimonio y ese mismo año acogieron en su residencia de Londres a Tindyebwa, un ex niño soldado de Ruanda de dieciséis años.


En lo profesional, y tras un año sabático, volvería a trabajar junto a su madre en el drama generacional “The Winter Guest” (1997), opera prima del actor Alan Rickman, con el que ya había trabajado en “Sense and Sensibility”, y con el que coincidiría al año siguiente en su segundo film en EE.UU., la olvidable “Judas Kiss” (1998), del venezolano Sebastián Gutiérrez. Aprovechando su estancia estadounidense, participó en un capítulo de “Ellen”, por el que obtendría el Emmy a la mejor actriz invitada en serie de comedia, y se sumó al reparto de “Primary Colors” (1998), de Mike Nichols, una crítica a la corrupción y falta de moral en la vida política. La colaboración entre cineasta y actriz fue tan positiva que volverían a trabajar juntos en el telefilm “Wit” (2001), coescrito por ella misma, y la miniserie “Angels in America” (2003). Por ambos trabajos volvería a ser nominada a los SAG y al Emmy.

En 2003 se reencontraba con viejos conocidos: por un lado, se ponía de nuevo bajo las órdenes de Christopher Hampton en la coproducción hispano-británica “Imagining Argentina”, una de las grandes decepciones de la Sección Oficial de festival de Venecia de ese año. Por el otro, el guionista Richard Curtis contaba con ella para la deliciosa “Love Actually”, su debut en la dirección, donde era la hermana de Hugh Grant (compañeros en “Impromptu”, “The Remains of the Day”, “Sense and Sensibility”) y la cornuda esposa de Rickman.

Al año siguiente se incorporó a la saga de Harry Potter interpretando a Sybill Trelawney, la peculiar profesora de artes adivinatorias, en “Harry Potter and the Prisoner of Azkaban”, de Alfonso Cuarón, a la que seguirían “Harry Potter and the Order of the Phoenix” (2007) y “Harry Potter and the Deathly Hallows Part II” (2011), ambas de David Yates.

Los buenos resultados que ofreció “Sense and Sensibility” propició que volviera a trabajar mano a mano con la productora Lindsay Doran en un proyecto que abarcó la friolera de nueve años. Durante este tiempo se dedicó a adaptar los tres libros infantiles que componían “Nurse Mathilda”, de Christianna Brand, cuyo resultado fue “Nanny McPhee” (2005), de Kirk Jones, protagonizada por ella misma. Sus 120 millones de dólares recaudados en todo el mundo conllevó una secuela, “Nanny McPhee and the Big Bang” (2010), de Susanne White.

Requerida por Hollywood, regresó para rodar la incomprendida “Stranger than Fiction” (2006), de Marc Forster, por el que fue nominada a la mejor actriz de reparto en los Critics’ Choice, volviendo recientemente para participar en “Men in Black 3” (2012), de Barry Sonnenfeld, y “Beautiful Creatures” (2013), de Richard LaGravanese. De vuelta a Reino Unido, pudimos verla en el reparto de “Brideshead Revisited” (2008), de Julian Jarrold, la desapercibida “The Boat that Rocked” (2009), de nuevo dirigida por Curtis, o “An Education” (2009), de Lone Scherfig. Protagonizó al lado de Dustin Hoffman “Last Chance Harvey” (2008), de Joel Hopkins, por el que disfrutó de su octava nominación al Globo de Oro.

En 2010 descubrió su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood y ese mismo año participó en la que, de momento, es su última participación en televisión, "The Song of Lunch" (2010), un producto de la BBC, dirigido por Niall MarcComick, de nuevo junto a Alan Rickman.


En abril de 2012 Walt Disney Studios' confirmaba que la británica encarnaría a la escritora P.L. Travers en “Saving Mr. Banks”, después de no haber conseguido el sí de Meryl Streep. No obstante, el interés por ver en la gran pantalla a dos pesos pesados del cine de los noventa como Tom Hanks y Emma Thompson dirigidos por John Lee Hancock, tras el rotundo éxito comercial de "The Blind Side", es ya de por sí suficiente reclamo para un proyecto que llevaba varios años sobre la mesa de los estudios de Hollywood. Tras la premiere mundial del film en el festival de cine de Londres se han empezado a despejar las dudas sobre las credenciales de la ex-esposa de Branagh para aspirar a su sexta nominación al Oscar. Pero ¿puede soñar con la victoria?

Oscar
Mejor Actriz: Howards End
Mejor Guión Adaptado: Sense and Sensibility
2 Nominaciones Mejor Actriz: The Remains of the Day/ Sense and Sensibility
1 Nominación Mejor Actriz de Reparto: In the Name of the Father

Globo de Oro
Mejor Actriz Drama: Howards End
Mejor Guion: Sense and Sensibility
2 Nominaciones Mejor Actriz Drama: The Remains of the Day/ Sense and Sensibility
2 Nominaciones Mejor Actriz Comedia/Musical: Junior/ Last Chance Harvey
1 Nominación Mejor Actriz de Reparto: In the Name of the Father
1 Nominación Mejor Actriz Miniserie/Telefilm: Wit

BAFTA Film
2 Mejor Actriz: Howards End/ Sense and Sensibility
1 Nominación Mejor Actriz: The Remains of the Day
1 Nominación Mejor Actriz de Reparto: Love Actually
1 Nominación Mejor Guión Adaptado: Sense and Sensibility

BAFTA TV
Mejor Actriz: Tutti Frutti-Fortunes of War

SAG Awards
1 Nominación Mejor Actriz: Sense and Sensibility
2 Nominaciones Mejor Reparto: Sense and Sensibility/ An Education
2 Nominaciones Mejor Actriz Miniserie/Telefilm: Wit/ Angels in America

Critics' Choice Awards
Mejor Guión: Sense and Sensibility
1 Nominación Mejor Actriz de Reparto: Stranger than Fiction
1 Nominación Mejor Actriz Telefilm: Wit

Independent Spirit Awards
1 Nominación Mejor Actriz: Much Ado About Nothing
1 Nominación Mejor Actriz de Reparto: Impromptu

National Board of Review
2 Mejor Actriz: Howards End/ Carrington-Sense and Sensibility

Crítica de Nueva York
2 Mejor Actriz: Howards End/ Sense and Sensibility

Emmy Awards
Mejor Actriz Invitada en Serie Comedia: Ellen
3 Nominaciones Mejor Actriz Miniserie/Telefilm: Wit/ Angels in America/ The Song of Lunch
1 Nominación Mejor Guión Miniserie/Telefilm: Wit

Premios del Cine Europeo
Premio Honorífico de los European Film Awards (1998)
1 Nominación Mejor Actriz: The Winter Guest

Writers Guild Awards
Mejor Guión Adaptado: Sense and Sensibility

6 comentarios to ''Actores para el Oscar (IX): Emma Thompson"

ADD COMMENT
  1. Para mi una de las mejores actrices de la historia, de su generación y vivas en la actualidad. La pongo a la altura, o incluso algo por encima, de equivalentes suyas como Streep, Keaton o Close. Una pena que haya vivido unos años totalmente olvidada por los grandes proyectos cinematográficos, pero es algo a lo que Hollywood y su ensimismamiento con Streep nos tiene acostumbrados.

    No creo que gane el Óscar, pero espero que esté nominada y que sea un papel que la permita volver a estar en el punto de mira de grandes y buenos proyectos.

    ResponderEliminar
  2. Esta mujer debería ya tener 3 Oscars en su casa, el que ganó, el de The remains of the day y el de secundaria por "In the name of the father"

    ResponderEliminar
  3. Es una gran actriz...muy superior a la sobrevalorada Streep!

    ResponderEliminar
  4. Ya estamos con la "sobrevalorada" Streep...Que tendrá que ver una con la otra. Thompson no ha tenido más papeles en Hollywood porque no ha querido. Y según el artículo tiene este papel porque Streep no lo quiso Coincido en que debería tener tres Oscar y no uno.


    ResponderEliminar
  5. Ella es una gran actriz y espero que este año esté nominada. Pero para alabarla no se tiene que menospreciar a Streep.
    El artículo es sobre Emma, pero hay algunos que siempre aprovechan la mas mínima para meterse con Streep.

    ResponderEliminar
  6. Yo nunca lloro con las películas pero lloré viendo Wit y volví a llorar la segunda vez que la vi. Tanto ella como Audra McDonald están maravillosas y la dirección de Nichols es sobresaliente. Triste pero totalmente recomendable.
    Luisfer

    ResponderEliminar