Última hora

'Whiplash', una aspirante a (casi) todo por derecho propio

By Juan Sanguino - 16 de noviembre de 2014 6 Comments

Hace un mes publicamos uninteresante artículo de Sasha Stone (AwardsDaily) en el que reflexionaba si estábamos infravalorando las opciones reales de 'Whiplash' en la carrera al Oscar. Stone basaba su teoría en las apasionadas reacciones que estaba recibiendo la película no solo entre la crítica, sino sobre todo entre los espectadores.

No le falta razón a Sasha Stone. 'Whiplash' es una película difícil de olvidar, que agarra al espectador y le zarandea sin contemplaciones. Se trata de una pequeña y aparentemente simple historia sobre la salvaje relación entre un estudiante de música y su profesor, narrada con un ritmo frenético (que no histérico) y una pasión por la música contagiosos. Hasta ahí lo que tenemos es una película muy potente y rabiosamente disfrutable (como podría ser, a tenor de las críticas, 'Nightcrawler'), pero ya sabemos que hace falta algo más para llegar a los Oscars. Y el salto mortal que convierte a 'Whiplash' en una tremenda aspirante a los premios es que, como siempre sucede con las grandes películas, encierra un mensaje muy pertinente, e invita al espectador a una reflexión sobre sí mismo y la sociedad en la que vive.

Al igual que sucede con otros títulos de la carrera como 'Foxcatcher' o 'Perdida', la película de Damien Chazelle utiliza un suceso concreto para retratar la enfermiza sociedad occidental. En este caso, la abrasiva obsesión por el triunfo que tantas frustraciones provoca especialmente en Estados Unidos. Se trata de la misma patología social que simbolizaba, de una forma muy distinta, 'Cisne negro'. No son casuales por tanto las comparaciones entre 'Whiplash' y 'La red social'. Ambas películas diseccionan de forma abrumadoramente inteligente y cinematográficamente brillante la pérdida irremediable de valores en un mundo en el que la ley del más fuerte destruye cualquier vestigio de humanidad, dignidad o incluso integridad física.

Una vez establecido que 'Whiplash' propone una historia enraizada en nuestra realidad, casi intrínseca ya, está claro que ha conseguido ir más allá de la "película en la que se suceden giros argumentales". Ha dinamitado la barrera de la calidad y no se ha conformado con contar una historia sino darle fondo y densidad a su mensaje. No es un telefilm. Es una gran película. Y por tanto me parece imprudente reducir sus opciones a Mejor Actor Secundario y una nominación a Mejor Guión con la que darle a Damien Chazelle una palmadita en el hombro. Yo diría que estamos ante un fenómeno similar al de 'Dallas buyers club' el año pasado.

'Whiplash' es una aspirante a todo por derecho propio, y su presencia en los Oscars dignificaría el siempre maltrecho criterio de la Academia. JK Simmons tiene el perfil adecuado para ganar, y a día de hoy me parece impensable que no lo consiga. Es ciertamente secundario, porque su papel es el de poner constantemente contra las cuerdas al protagonista, pero tiene muchísimos minutos. Su presencia en pantalla es apabullante, con un personaje implacable y eufórico que no obstante nunca cae en la sobreactuación. Se trata del enésimo ejemplo de actor solvente al que por fin le dan material para que demuestre que es una bestia de la interpretación. Y por si fuera poco, tiene una escena que le humaniza. Insisto, su derrota es virtualmente imposible.

El Damien Chazelle guionista también realiza un trabajo impecable. Suyo es el retrato psicológico de dos personajes cuya relación de odio y respeto resulta explosiva. Y lo que es más tóxico es que tanto Andrew como Fletcher se necesitan, su personalidad solo está definida gracias a la existencia del otro. Un doblete Secundario-Guión es perfectamente posible, como sucedió con títulos como 'Sospechosos habituales', 'Pequeña Miss Sunshine', 'L.A. Confidential' o 'El indomable Will Hunting'.

En el apartado técnico, la película es sólida y muy impactante. El montaje de Tom Cross es un trabajo titánico, fundiéndose con la percusión y dándole a las escenas musicales una personalidad y gancho casi hipnóticos. La fotografía de Sharon Meir construye un universo deshumanizado que arde en llamas cada vez que Andrew toca la batería, a menudo fuera de sí y aparentemente fuera de control. Por supuesto el sonido es otro de los aspectos más impresionantes de 'Whiplash'. Dada la tendencia de la Academia de nominar (y premiar) musicales o películas de ciencia-ficción en esta categoría, la victoria es poco probable teniendo en cuenta a 'Into the woods' e 'Interstellar', pero la nominación es muy posible.

Mientras que en el apartado técnico 'Whiplash' debe combatir la falta de renombre de sus profesionales, Miles Teller se enfrenta a su propia juventud y a una categoría aparentemente cerrada desde octubre. Cuesta creer que Carrell, Keaton, Redmayne, Cumberbatch y Cooper/Spall / Oyelowo vayan a quedarse fuera, pero no hay duda de que la contagiosa entrega física y psicológica que Teller aporta a la película le pondrán a la cabeza de su generación. No puedo imaginarme la película siendo igual de intensa con otro actor, y eso no se puede decir muy a menudo.

Por último, las opciones de 'Whiplash' en Mejor Película son complicadas. Puede que ninguna película esté maravillando (y por tanto sigamos sin clara ganadora), pero todas están gustando lo suficiente para estar nominadas. 'Whiplash' compite con 'Foxcatcher' en cuanto a temática e intenciones, pero está sola en su condición de película realmente independiente. Con 3 millones de presupuesto, apoyar 'Whiplash' significa impulsar la presencia en los Oscar (y por extensión en las salas de cine) de ese cine que sigue luchando por existir y abrirse camino. Como 'Bestias del sur salvaje', 'En la habitación' y tantas otras películas que encontraron su hueco en los cines de todo el mundo gracias a la Academia, y que de paso engrandecieron la imagen global de los premios.

Serán los premios de la crítica los primeros responsables en apostar por 'Whiplash' (lo cual no es nada improbable) ya que ni los Globos de Oro ni los gremios se interesarán demasiado por ella más allá de JK Simmons. Pero es precisamente la demoledora interpretación de Simmons lo que ha mantenido a la película en el radar de la carrera. Es obvio que todos los académicos van a verla, y os aseguro que una vez que ves 'Whiplash' es imposible pensar en otra cosa. Por todo ello, la mejor baza de esta película es la propia película. Eso ya la convierte en una ganadora, pase lo que pase el 22 de febrero.

6 comentarios to '''Whiplash', una aspirante a (casi) todo por derecho propio "

ADD COMMENT
  1. Whiplash es uno de los mayores logros del cine independiente. Hay tantas palabras como describirla que en definitiva es imposible olvidarla, te felicito y ya los veré hablando mucho de esta película en el otro podcast hehehe

    ResponderEliminar
  2. A veces creo que Lina y "yo"; son Juan y Daniel poniéndole un poco de humor a la comunidad de Los Premios Oscar.net.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que el yo sea creación de los administradores, pero desde luego creo que Lina si, y sería bastante triste, la verdad. Hemos pasado de verla unos 20 comentarios al día a estar casi un mes ausente, lo que demuestra una fuerza de voluntad llamativa, sobre todo porque en Francia existe internet.

      En fin, se acabó la tranquilidad y la buena educación.

      Eliminar
  3. Pues tal como está la carrera, y teniendo en cuenta que algunas de las supuestas favoritas no han terminado de convencer del todo a la crítica, "Whiplash" podría convertirse en seria candidata a meterse entre las nominadas en Película, además de la segura presencia de JK Simmons en Reparto y de Chazelle en Guión.

    Sus opciones en Película vendrá marcada por las ganas que tengan este año en la Academia de premiar al cine indie ya que "Boyhood" es un valor seguro en los Oscar y la Academia no suele premiar tanto en la categoría máxima a las películas minoritarias (solo dos ganadoras de Sundance se han metido en Película: "Precious" y "Beasts of Southern Wild")... sin embargo, es indudable que "Whiplash" es una de las películas del año para la crítica y ha arrasado en todos los Festivales donde ha estado (con aplausos tremendos por parte del público asistente)... creo que eso va a ser valorado, teniendo en cuenta que es un año, según la crítica, más flojo que los anteriores.

    Sobre el resto de opciones, Damien Chazelle y Miles Teller lo tendrán bastante complicado ya que parece muy poco probable que a este "cuasi-debutante" (tiene una película apenas vista en el 2009) logre lo que consiguió Benh Zeitlin por sorpresa en 2012... y Miles Teller tiene una gran competencia este año en Principal como para optar a meterse.

    El resto de las nominaciones, dando por hecho las de JK Simmons y Chazelle en Guión, podría tener alguna opción en los premios técnicos, aunque parece poco probable, ya que siendo una película con alta carga musical, el apartado de Sonido siempre es importante... en contra tiene que el grupo es bastante joven y sin apenas experiencia en los premios y no parece probable que tenga presencia en los premios de los gremios y, por lo tanto, en los Oscar. Lo mismo ocurre con su Edición y Fotografía.

    En fin, hace unas semanas parece poco probable que "Whiplash" tuviera presencia más allá de JK Simmons (uno de los favoritos para ganar el Oscar en Reparto)... pero las circunstancias y la gran acogida de la crítica (que la tiene como una de sus favoritas, solo por detrás de "Boyhood") han hecho que haya cogido fuerza y pueda tener gran protagonismo en una temporada de premios que ya está cercana... yo la veo con opciones en Película, Guión y Actor de Reparto.

    ResponderEliminar
  4. Winters bone también entro en película y triunfó en Sundance...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, se me pasó... gracias por la corrección.

      Eliminar