Última hora

Análisis de categorías: Mejor Fotografía

By Juan Sanguino - 29 de enero de 2015 10 Comments

Siempre he pensado que la fotografía es un elemento esencial de la película no solo durante su visionado, sino después. La gama cromática o los encuadres elegidos por el director de fotografía marcarán la memoria que tengamos de la película cuando pensemos en ella después de haberla visto. Incluso años después, una buena fotografía hará que la película envejezca siendo visualmente estimulante, mientras que un mal trabajo hará que la película pase de moda enseguida. Pongamos como ejemplo las nominadas de 1991: 'JFK', 'Terminator 2' y 'Thelma y Louise' parecen rodadas ayer, mientras que 'Bugsy' y 'El príncipe de las mareas' parecen telefilms de 1984. Aquel año la magnética fotografía de 'El silencio de los corderos' se quedó fuera.


Es por ello que los profesionales de fotografía son tan codiciados por los directores, ya que trabajarán juntos para darle a la película el aspecto que el guionista y el director tenían en mente cuando concibieron su historia. El director de fotografía no sólo trabaja mano a mano con el director para decidir los encuadres de los planos, también elige el modelo de cámara con el que se va a trabajar y, en definitiva, crea el aspecto de la película mediante el uso de la luz, ya sea artificial, digital o natural, siendo en este último caso un reto que a menudo se ve recompensado en los Oscars: 'Tigre y Dragón', 'Salvar al soldado Ryan', 'El paciente inglés', 'Leyendas de pasión', 'Braveheart', 'El río de la vida', 'Bailando con lobos', 'Memorias de África', etc.

No obstante, en los últimos años la fotografía digital ha dominado la categoría, aunque este año solo una de las nominadas ('Birdman') hace uso explícito de la tecnología para iluminar la película. Tal fue el caso de 'Gravity', 'La vida de Pi', 'Hugo', 'Origen' (Inception) y 'Avatar'.

En este vídeo, tres directores de fotografía (Roger Deakins, Yves Belanger y Hoyte Van Hoytema) explican cómo valorar la disciplina y qué opinan de los cinco trabajos nominados.


'Birdman', de Emmanuel Lubezki (7 nominaciones, 1 victoria)


Colaborador habitual de directores tan prestigiosos por su personalidad visual como Terrence Malick y Alfonso Cuarón, Lubezki vio recompensada su inexplicable derrota por 'El árbol de la vida' con una victoria el año pasado por 'Gravity'.

Para 'Birdman', Lubezki trabajó muy estrechamente con Alejandro G. Iñárritu para construir cuidadosamente el ya mítico (falso) plano secuencia que domina la película. El uso de claroscuros en los interiores resulta opresivo, mientras que el foco que ciega a los actores sobre el escenario del teatro no deja de exaltar sus virtudes y sus defectos. Esta puesta en escena cambia brutalmente cuando Riggan sale a la calle, ya sea a pasear en calzoncillos (con pantallas de móviles grabándole atravesando la pantalla) o a vivir su propio clímax de acción, convirtiéndose la propuesta visual de 'Birdman' en un homenaje a la de 'Los Vengadores'.

Protagonizada por una gama cromática en colores fríos, 'Birdman' requirió horas y horas de ensayos supervisadas por Lubezki, que deja que los enormes ojos de Emma Stone invadan cada primer plano de la actriz.

En este video podemos ver un ejemplo de cómo se consiguió el aspecto visual de la película:


'El gran Hotel Budapest', de Robert Yeoman (1 nominación)


Director de fotografía referente del cine independiente, Yeoman ha trabajado en todas las películas de Wes Anderson, logrando su primera candidatura por la arrebatadora y plástica fotografía de 'El gran Hotel Budapest'. El imaginativo universo de Anderson no sería posible sin un director de fotografía que compartiese su visión, y que supiese dotar a cada escena del histriónico pero pastel colorido que necesita.

Los muy alabados planos simétricos de la película también se deben a Yeoman, que combina en su labor la precisión más exacta con la paleta de colores más vibrante y extravagante, haciendo que cada plano de la película parezca salido de un sueño. La nieve nunca ha brillado tanto, las alcobas nunca tan sido tan seguras y ningún hotel ha parecido tan de juguete como los iluminados por Robert Yeoman. Todo tiene aspecto de ser una gran mentira, pero también un deleite para los ojos de los espectadores.

Aquí tenéis una muestra de la labor de Yeoman.


'Ida', de Lukasz Zal y Ryszard Lenzcewski


La sorpresa de la categoría (aunque insinuada por varios periodistas) ha sido la aparición de esta película polaca, favorita en la categoría de Mejor Película de Habla No Inglesa. La iluminación en blanco y negro requiere una visión creativa muy especial por parte del director de fotografía, ya que debe rodar en color pero siempre pensando que los contrastes deben cautivar en tonos grises. No hay lugar para sutilezas: su fotografía debe ser radical, estilizada e intensa. No en vano durante años convivieron en los Oscars dos categorías para Mejor Fotografía, una en color y otra en b/n.

Los votantes saben reconocer este reto, de ahí las nominaciones de 'The Artist', 'El hombre que nunca estuvo allí', 'La cinta blanca' o 'Buenas noches y buena suerte'. El cine internacional a menudo aparece entre las nominadas, lo cual es encomiable porque demuestra que la rama de directores de fotografía no se deja influenciar por agentes externos al trabajo que ellos valoran.

Los encuadres extremos de 'Ida' han fascinado a espectadores de todo el mundo, reduciendo los personajes al 20% de la pantalla, arrinconándolos y simbolizando el nimio lugar que ocupan en el mundo.

En este vídeo podemos ver el trabajo de fotografía de 'Ida'.


'Mr Turner', de Dick Pope (2 nominaciones)


Director de fotografía fetiche de Mike Leigh, Pope se ha enfrentado al mayor reto de su carrera al recrear la inconfundible gama cromática del pintor William Turner. En ambas obras, los colores se funden, captando "el aire" de la imagen, la bruma y los aleatorios rayos de sol. Tanto en las asfixiantes escenas costumbristas como en los inmensos planos de paisajes con los que la película respira, Dick Pope apuesta por tonos mates, aparentemente sencillos pero fascinantemente inmersivos.

William Turner revolucionó la pintura paisajística con sus trazos anárquicos, alejados de la precisión del dibujo de la época. El color se libera y capta el constante movimiento de la naturaleza, cuando el pintor vuelve a mirar el mar ya no es en absoluto como lo vio la primera vez, y los agresivos trazos de Turner resucitan en la película de Mike Leigh con una naturaleza difuminada y cambiante.

Como ejemplo del impacto del estilo del trazo de Turner, miremos una obra de su coetáneo John Constable y otra de Turner.

"El carro de heno", de Constable

"Lluvia, vapor y velocidad", de Turner

En este clip podemos ver cómo Leigh y Pope trabajaron mano a mano para evocar la paleta de William Turner.


'Invencible', de Roger Deakins (12 nominaciones)


Una de las mayores deudas de la Academia sigue siendo con Roger Deakins, considerado uno de los mejores directores de fotografía del mundo e incondicional con los hermanos Coen (que le han dado 5 de sus infructuosas nominaciones). Deakins se caracteriza por su versatilidad, capaz de recrear los mundos más preciosistas ('El bosque'), estilizados high-concept ('Skyfall') y hostiles ('No es país para viejos'). También ha trabajado como asesor visual en varias películas de animación de Pixar.

Angelia Jolie sabía lo que hacía cuando contrató a Deakins para 'Invencible'. Es una película con varios episodios (la América de los años 20, los juegos olímpicos, la guerra, el mar, el campo de prisioneros), y cada uno requiere un aspecto visual propio. Los planos brillantes bajo el agua (es innegable que nadie capta la luz solar o el fuego como Deakins) contrastan con la gama monocromática de los prisioneros, inspirada por los mineros británicos de principios de siglo. La cámara se cierra sobre Louis Zamperini en la pista para que corramos con él, se abre ante la inmensidad del océano, y se vuelve a cerrar para sentir la opresión que sufre encerrado en el zulo.

Deakins hace un trabajo poderoso en cada plano, que se ha visto recompensado con una de las tres nominaciones técnicas de la película. Aquí podemos ver sus impresiones sobre su propia labor en
'Invencible'.


Ganará: 'El gran Hotel Budapest'
Podría ganar: 'Birdman'
Debería ganar: 'El gran Hotel Budapest'
Debería haber estado nominada: 'Interstellar'

10 comentarios to ''Análisis de categorías: Mejor Fotografía"

ADD COMMENT
  1. Es completamente IMPOSIBLE que gane THE GRAND BUDAPEST HOTEL. Unbroken o Birdman podrían ganar en este apartado.

    ResponderEliminar
  2. ¿Es en serio? El gran hotel Budapest tiene escasas posibilidades de ganar. El Óscar es para Birdman en esté apartado.

    ResponderEliminar
  3. Unas vez más agradezco que cada año que nos expliquéis las categorías técnicas, muchas de ellas tengo total desconocimiento (Edición sonido, fotografía y alguna más) es interesante conocer el trabajo de los nominados no actorales.
    En este caso, sigue la lucha Birdman-The Grand Budapest Hotel. Cualquiera de las 2 lo merecería.

    ResponderEliminar
  4. A Lubezki le deben dos oscares aun se los deben dar

    ResponderEliminar
  5. Porque no toman en cuenta a Ida? Para mi se lleva el gato al agua

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que este año los premios van a estar muy repartidos en su mayoría por entre Boyhood, The grand Budapest Hotel y Birdman. . . .y este en particular va para birdman.

    ResponderEliminar
  7. Hay muy buen nivel en esta categoría este año. Yo también hubiera nominado a Hoyte Van Hoytema (su trabajo en Tinker, Tailor, Soldier, Spy es de mis favoritos de los últimos años, y la foto del año pasado en Her era sutil pero estaba muy trabajada). Y hubiera dejado fuera al maestro Deakins, que firma otro trabajo de primera en Unbroken, pero no tiene la relevancia en la película que sí tienen los otros 4 trabajos nominados. Unbroken seguiría siendo la misma película con otra fotografía, en cambio Birdman, Mr. Turner, Budapest e Ida no. La dirección (y el montaje) de Birdman no pueden entenderse sin la fotografía de Lubezki (a estas alturas creo que podemos sostener que es el mejor director de cine de la última década). El gran mérito de Mr. Turner es sin duda la foto de Dick Pope, que transforma el cine en pintura. A mí me pareció apabullante. No puede entenderse la cinematografía de Anderson sin Yeon, tanto los planos simétricos como el festival de colores es obra de ambos. E Ida sin su preciosa fotografía sería mucho más "la Scary Movie del cine de autor" como dices tú jajajaja. En los 4 casos se ve claramente que director y director de fotografía concibieron la película al alimón. En el caso de Unbroken, en cambio, creo que no hubo tanta simbiosis entre Jolie y Deakins. Ojalá Deakins gane pronto. Fue una pena que en su mejor año (el de la doble nominación por No country fo old men y The Assassination of Jesse James By The Coward Robert Ford (brutal este último)), se le cruzara en el camino la maravillosa fotografía de Robert Elswitt para There will be blood. Y ya para terminar este rollazo de comentario, además de a Voytema, hay que reivindicar a Bradford Young, que el año pasado irrumpió con la preciosa foto de Ain't Them Bodies Saints, y este se ha confirmado con Selma y A most violent year (¡qué ganas de verlas en cine y no en dvdscreeners chusqueros!). PD: ¿Ha habido algún director de fotografía negro nominado al Oscar? ¿O cuando lo logre, que lo logrará, Young será el primero?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ostia! Me olvidé de lo más importante. Gran análisis! :)

      Eliminar
  8. Tengo una curiosidad ¿A que se dedica este blog cuando la temporada de premios termina?

    ResponderEliminar
  9. Aunque no es descartable la victoria de "The Grand Budapest Hotel" es este apartado, principalmente por el hecho de que la Academia quiera llenar de estatuillas a la película y así "ponerse al día" con el cine de Anderson, creo que es el trabajo de fotografía más débil de las cinco nominadas.

    Más allá de los tonos pastel y los planos simetricos (que no es una decisión del operador sino una marca de estilo inherente del director), no hay nada más que rescatar de la labor de Yeoman. Considero que Lubezki conseguirá su segundo Oscar por todas las razones que ya todos conocemos, aunque un trabajo tan brillante como el de Dick Pope en "Mr. Tuner", que parece una pintura en movimiento", sería una elección ciento por ciento acertada.

    ResponderEliminar