Última hora

Cannes 2017 - Día 5: Los alienígenas de Kurosawa y Cameron Mitchell

By Aïda Antonino-Queralt - 22 de mayo de 2017 No Comments

Después de la falsa alarma vivida ayer tarde por la tan frecuente mochila olvidada,  y que obligó a desalojar el Palais des Festival, vuelve a restablecerse la normalidad cuando llegamos a las jornadas más álgidas de la competición. Esta mañana en la sala Debussy se proyectaba 'Sanpo Suru Shinryakusha (Before We Vanish)', la cinta a competición de Kiyoshi Kurosawa, quien ya se alzó como mejor director de la sección Un Certain Regard en la edición 2015 con 'Journey to the Shore'. Kurosawa, uno de los maestros contemporáneos del género de terror, vuelve a demostrar su particular visión de los géneros cinematográficos. Esta vez parodiando la ciencia ficción de los años 50 para adaptar la obra de teatro de Tomohiro Maekawa. 'Sanpo' narra el proceso de invasión de Japón por unos alienígenas justo cuando Narumi y Shinji están atravesando una crisis matrimonial. Los alienígenas empiezan a ocupar cuerpos humanos para preparar su conquista, y uno de ellos será el de Shinji. Pero su mujer, al igual que el resto de la población, se negará a aceptar tal hecho, mientras los recién llegados empiezan a sembrar el caos.

'Sanpo' no es una película de ciencia ficción con extraterrestres a la vieja usanza, aunque haya sangre, tensión y el terror más turbador: aquel que surge en la mañana más plácida y soleada. Y mejor aún, se engendra en la persona que más amamos. Por una parte, Kurosawa concibe una invasión alienígena concienzuda, de ahí que sus extraterrestres planifiquen una primera toma de contacto con la Tierra para analizar el proceso de conceptualización de los humanos. Y por otra, en lugar de recrearse en la espectacularización del choque entre estas dos “razas”, el realizador japonés se deleita en el clímax de tensión que envuelve este instante de guerra fría. Al final, en el apocalipsis de la raza humana lo que permanece es el sentimiento más poderoso de todos: el amor que todo lo vence -incluso si tu novio se convierte en uno de los alienígenas-. Aunque Kurosawa no acaba de rematar esta idea como sí hizo David Mackenzie en 'Perfect Sense' (2011). Parece que en cierto punto pierde el rumbo, y así se confirma en el plano secuencia de enfrentamiento del periodista Sakuri -del bando de los alienígenas- en solitario y armado con una metralleta, contra aviones de guerra.

Ya por la tarde se presentaba en la Gran Sala del Teatro Lumiére 'How to Talk  to Girls at Parties' del director estadounidense John Cameron Mitchell, la adaptación de la novela corta de Neil Gaiman del mismo nombre (2006). Cameron Mitchell ha subido la famosa escalinata del Palais des Festival acompañado del elenco del film: Nicole Kidman, Elle Fanning, Alex Sharp y el resto de actores aún ataviados con los llamativos vestidos de látex que lucen en la película (realizados por la oscarizada Sandy Powell). El espectáculo estaba garantizado.


El director de 'Rabbit Hole' (2010) cambia completamente de registro y regresa al género musical 16 años después de 'Hedwig and the Angry Inch' para presentar una comedia protagonizada por un grupo de punkis y extraterrestres. En la Inglaterra de 1977, Enn y sus amigos viven inmersos en el movimiento punk que allí se está gestando. En una de sus salidas nocturnas llegan a una casa donde, al parecer, se está celebrando una fiesta rave. Pero sus ocupantes, a parte de vestir una estética muy psicodélica y entregarse a extravagantes coreografías, resultan ser unos extraterrestres "americanos" de gira por Inglaterra. Entre ellos se encuentra Zan (Ellen Fanning), que pronto se enamorará de Enn (Alex Sharp). Pero Zan pertenece a una colonias extraterrestre con unas normas de conducta muy rígidas, por lo que juntos tendrán que luchar por su amor.

Cameron Mitchell retrata con grandes dosis de humor este choque "cultural" entre alienígenas y punkis ingleses capitaneados por Boadicea (Nicole Kidman), llegando a recrear el "Tea Break" en medio del enfrentamiento final. Puede que, al final, 'How to Talk to Girls at Parties' se pierda en la carcasa visual que supone toda la recreación de la década de los setenta en la Inglaterra punk o esos psicodélicos alienígenas. Al final, esta no deja de ser una película romántica más sobre dos adolescentes que encuentran el amor en pleno "coming-of-age".

No Comment to " Cannes 2017 - Día 5: Los alienígenas de Kurosawa y Cameron Mitchell "