Última hora

Actores para el Oscar (I): Cate Blanchett

By Juan Bautista - 30 de septiembre de 2013 9 Comments

"Actores para el Oscar" nació hace seis años con la finalidad de agrupar y dar a conocer un poco mejor a aquellos actores que reúnen todos los ingredientes para ser los auténticos protagonistas de la carrera. Un sección en el que analizamos de manera individualizada sus biografías, con especial énfasis en la trayectoria profesional, las anécdotas más curiosas y sus vitrina de premios. Este año comenzaremos con una apuesta segura, Cate Blanchett, firme candidata por su trabajo en "Blue Jasmine" que ha despertado un sinfín de elogios desde que comenzaron a filtrarse las primeras críticas sobre el último trabajo de Woody Allen a principios de verano. La australiana, a sus 44 años, puede presumir de contar con siete películas suyas nominadas a la categoría reina, sólo dos más que las veces que ha sido propuesta al Oscar. Su victoria hace nueve años con "The Aviator" queda ya algo lejana y Sony Pictures Classics ha prometido apostarlo todo a este caballo ganador.

Catherine Élise Blanchett nació el 14 de mayo de 1969 en Ivanhoe, Melbourne, siendo la segunda de los tres hijos del matrimonio entre el estadounidense Robert DeWitt, oficial del ejército y, más tarde, directivo de publicidad, y June Gamble, maestra y empresaria. Cuando tenía apenas diez años su padre fallecería de un ataque al corazón.

La joven Cate estudiaría en el Ivanhoe East Primary School, pasando a realizar secundaria en el Ivanhoe Girl’s Grammar School para finalizar en el Methodist Ladie’s College, donde descubriría su vocación por la interpretación. Aún así desechó este camino y se matriculó en Económicas y Arte en la Universidad de Melbourne que abandonaría, frustrada, al poco tiempo, llevando a cabo una serie de viajes que la llevarían a Reino Unido o Egipto (en este país viviría su primer acercamiento con las cámaras participando como extra en el rodaje de una coproducción protagonizada por el fallecido Ahmed Zaki). De regreso a Australia, ingresó en el prestigioso National Institute of Dramatic Art de Sidney, graduándose en 1992.

Ese mismo año debutaría sobre las tablas de los escenarios con una adaptación del clásico de “Electra”, de Sófocles. Su gran oportunidad vino con “Oleanna” (1993), escrita apenas un año antes por David Mamet, y que encabezó junto a Geoffrey Rush, por el que obtuvo el premio revelación de los críticos teatrales de Sídney. Más tarde llegaría el emblemático papel de Ofelia en una nueva revisión de “Hamlet”, de nuevo junto a Rush y Richard Roxburgh. En pleno ascenso, apareció en la pequeña pantalla en un episodio de “Police Rescue” y “G.P.”, así como en las miniseries “Heartland” y “Bordertown”.

Con apenas un par de insignificantes experiencias en el cine, Cate estrenó en 1997 tres títulos que serían el germen de una fecunda trayectoria cinematográfica. Por un lado, logró incluirse en el interesante reparto de la coproducción entre EE.UU. y Australia “Paradise Road”, dirigida por Bruce Beresford, en el que pudo compartir escenas con Glenn Close, Frances McDormand, Pauline Collins o Julianna Margulies en este drama bélico sobre el cautiverio de varias mujeres en la isla de Sumatra a manos de los japoneses y por el que sería nominada en la categoría de revelación en los influyentes premios de la crítica de Chicago, junto a su labor en “Oscar and Lucinda”, de Gilliam Armstrong, adaptación de la novela homónima de Peter Carey, galardona con el prestigioso premio Booker en 1988. Por el otro, se aventuró en el género de la comedia romántica con “Thank God He Met Lizzie”, de Cherie Nowlan, por el que se alzó con el galardón a la mejor interpretación femenina de reparto en los premios anuales del Australian Film Institute y los de la crítica australiana. Este último trabajo, intranscendental en su filmografía, hay que rubricarlo ya que durante su rodaje conoció al que se convertiría, a finales del año siguiente, en su marido el guionista, dramaturgo y productor teatral Andrew Upton, padre de sus tres hijos: Dashiell John (2001), Roman Robert (2004) e Ignatius Martin (2008).


… Y llegó “Elizabeth” (1998), de Shekhar Kapur, sin duda, su verdadero bautizo internacional con el que se le abrieron todas las puertas de Hollywood. La andrógina actriz se impuso a otras firmes candidatas como Nicole Kidman para hacerse con el codiciado rol de la reina Isabel I de Inglaterra que a los 25 años accedió a un gobierno marcado por el enfrentamiento entre anglicanos y católicos. Su elección fue fruto del expreso deseo del director que si bien tuvo oportunidad de verla actuar años antes en la Sydney Theatre Company, fue el visionado del tráiler de “Oscar and Lucinda” el que puso la balanza a su favor. Cate atesoró excelentes críticas y premios como los Bafta, Globos de Oro o Critics’ Choice no se le resistieron, disfrutando a los 29 años de su primera nominación al Oscar.

Aprovechando este salto a la fama, se decantó por papeles secundarios, de mayor o menor relevancia, en títulos tan sugerentes como “An Ideal Husband”, revisión del clásico teatral de Oscar Wilde dirigida por Oliver Parker; “The Talented Mr. Ripley”, el regreso de Anthony Mighella tras la oscarizada “The English Patient” (su segunda nominación al Bafta); las fallidas “The Man Who Cried”, de Sally Potter, “The Shipping News”, de Lasse Hallstöm; o la deliciosa “Bandits”, de Barry Levinson, por el que obtuvo su segunda nominación al SAG y al Globo de Oro.

Fue el cineasta Sam Raimi el primero que le concedió su primer papel protagonista en Hollywood: “The Gift” (2000), un thriller sobrenatural que resultó un fiasco para sus productores que apenas si pudieron recuperar los diez millones de dólares que costó. Mayor fortuna tuvo con la (ya mítica) trilogía de “The Lord of the Rings” (2001, 2002 y 2003) en el que colaboró interpretando a Galadriel, personaje al que ha regresado en la saga de “The Hobbit” (2012, 2013 y 2014).

Poco dada a repetir con los directores con los que va trabajando, Gillian Armstrong pudo presumir de volverla a tener al frente de su siguiente trabajo, la adaptación de la novela de Sebastian Faulks “Charlotte Gray” (2001) que no llegó a despertar demasiado entusiasmo. Al igual que tampoco lo hizo el ambicioso proyecto a las órdenes de Tom Tykwer “Heaven” y producido por los poderosos Miguella, Sydney Pollack y Harvey Weinstein. Rodada entre Alemania e Italia, este drama sobre el ansia de venganza de una mujer por la muerte de su esposo y su posterior romance con un joven carabiniero iba a ser la primera parte de una trilogía escrita por el prestigioso cineasta polaco Krzysztof Kieslowski poco antes de su muerte en 1996. Para mayor gloria, fue elegida para inaugurar el festival de Berlín de 2002 pero las críticas internacionales fueron demoledoras y relegaron su proyección a apenas cuarenta salas en EE.UU.


Repuesta de este varapalo, se hizo con el biopic de la periodista irlandesa Veronica Guerin, asesinada en 1996 por narcotraficantes, venciendo a otras candidatas como Jodie Foster o Joan Allen. Producido por el influyente Jerry Bruckheimer y dirigido finalmente por Joel Schumacher, este film le reportó su tercera nominación al Globo de Oro. Menor suerte corrió con “The Missing”, el esperado trabajo de Ron Howard tras la oscarizada “A Beautiful Mind”, y en el que interpretaba a la hija de Tommy Lee Jones y a la madre de Evan Rachel Wood. También tuvo tiempo de unirse al reparto de dos sugerentes propuestas como “Coffee and Cigarettes”, de Jim Jarmusch (un doble personaje por el que consiguió su primera nominación al Independent Spirit), o “Life Aquatic”, de Wes Anderson.

Sin llegar a establecerse en Hollywood (fijó su residencia, a principios de la década, en Brighton, Inglaterra) Cate había logrado en un corto espacio de tiempo un sitio en la industria más poderosa, alcanzando un respetado status de actriz solvente que lo mismo se embarcaba en grandes superproducciones como aparecía en películas de modesto presupuesto. Y todo ello con una sensación de injusticia por haber perdido el Oscar con su primera nominación frente a una enaltecida Gwyneth Paltrow (“Shakespeare in Love”). Por ello, cuando se estrenó “The Aviator”, de Martin Scorsese, las expectativas eran máximas para evaluar su encarnación en la mismísima Katharine Hepburn… y no defraudó. La Academia cayó rendida y con su victoria se zanjaba, a la vez, una deuda que muchos reclamaban.

Al año siguiente regresaría a su país de origen, estableciéndose definitivamente con su familia en Sídney, estrenando allí una nueva versión teatral del clásico de Henrik Ibsen, “Hedda Gabler”. En el cine sólo estrenaría “Little Fish”, de Rowan Woods, un drama por el que obtuvo su segundo reconocimiento en el Australian Film Institute. En 2006 pudo trabajar con tres directores radicalmente diferentes: Steven Soderbergh la trasladó al Berlín inmediatamente posterior de la segunda Guerra Mundial en “The Good German”; Alejandro González Iñárritu la puso entre la vida y la muerte en un recóndito lugar de Marruecos en “Babel” y Richard Eyre la devolvió momentáneamente a Reino Unido como la atractiva profesora de arte envuelta en un tórrido romance con un alumno en “Notes on a Scandal”, por la disfrutó de su tercera nominación al Oscar, así como la quinta al Globo de Oro y la cuarta individual al SAG.


Todd Haynes le regaló el papel masculino de Jude, sin duda, el más atractivo de su carrera, uno de los seis personajes que encarnan un momento específico de la biografía de Bob Dylan. “I’m Not There” le valió la Copa Volpi, así como el Independent Spirit, estando doblemente nominada al Oscar, al Globo de Oro, al Bafta, al Critics’ Choice y al SAG, por este trabajo y por la secuela de “Elizabeth”, “The Golden Age”, siendo la única actriz en la historia de los Oscar que ha estado dos veces postuladas a la estatuilla dorada por interpretar el mismo personaje.

A partir de aquí puso freno, inauguró su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood y disminuyó su aparición en la gran pantalla, trabajando con grandes nombres como David Fincher (“The Curious Case of Benjamin Button”), Steven Spielberg (“Indiana Jones and the Kingdom of the Crytal Skull”) o Ridley Scott (“Robin Hood”), títulos grandilocuentes que engrosaron su cuenta corriente pero que apenas si mostraron matices de su enorme talento. Para mas inri, falló al aceptar su participación en “Hanna”, un proyecto que llevaba años pasando de mano en mano (Danny Boyle, Alfonso Cuarón) hasta que Joe Wright aceptó el reto.

En 2009 ella y su marido se hicieron cargo de la dirección artística de la Sydney Theatre Company, momento en el que decidió volver a pisar las tablas enlazando (con rotundo éxito) varias adaptaciones teatrales como “A Streetcar Named Desire”, dirigida por Liv Ullmann; “Uncle Vanya”; o “The Maids”, junto a Isabelle Huppert.


Con “Blue Jasmine”, su primera colaboración con Woody Allen, parece recuperar la fuerza de los papeles cinematográficos que la encumbraron y el resultado no parece ser más positivo. Con críticas muy favorables en el que, curiosamente, buscan paralelismos con la citada obra de Tennessee Williams, Blanchett aparece en todas las quinielas gracias a Jasmine, una ama de casa de la alta sociedad de Nueva York que verá como su mundo idealizado se desmorona, atravesando una crucial crisis existencial. Pocos dudan que 2014 será testigo de su sexta nominación al Oscar, Pero ¿es verdaderamente la gran favorita? Recordemos que sólo dos actrices del universo Allen alcanzaron la nominación en protagonista... Diane Keaton ("Annie Hall", en 1978) y Geraldine Page ("Interiors", en 1979), con triunfo de la primera. ¿A quién debe temer Cate Blanchett?

- ¿Se verá ampliada su vitrina de premios?

1 Oscar a Mejor Actriz de Reparto: The Aviator
2 Nominaciones Oscar Mejor Actriz Protagonista: Elizabeth / Elizabeth: The Golden Age
2 Nominaciones Oscar Mejor Actriz de Reparto: Notes on a Scandal / I'm Not There

1 Globo de Oro a Mejor Actriz Dramática: Elizabeth
1 Globo de Oro a Mejor Actriz de Reparto: I'm Not There
2 Nominaciones Globo de Oro a Mejor Actriz Dramática: Veronica Guerin / Elizabeth: The Golden Age
2 Nominaciones Globo de Oro a Mejor Actriz de Reparto: The Aviator / Notes on a Scandal
1 Nominación Globo de Oro a Mejor Actriz de Comedia/Musical: Bandits

1 Bafta Film a Mejor Actriz: Elizabeth
1 Bafta Film a Mejor Actriz de Reparto: The Aviator
2 Nominaciones Bafta Film a Mejor Actriz de Reparto: The Talented Mr. Ripley / I'm Not There
1 Nominación Bafta Film a Mejor Actriz: Elizabeth: The Golden Age

1 Copa Volpi: I'm Not There

1 SAG a Mejor Actriz de Reparto: The Aviator
1 SAG a Mejor Reparto: The Return of the King
5 Nominaciones SAG a Mejor Reparto: The Fellowship of the Ring / The Two Towers / The Aviator / Babel / The Curious Case of Benjamin Button
3 Nominaciones SAG a Mejor Actriz de Reparto: Bandits /Notes on a Scandal / I'm Not There
2 Nominación SAG a Mejor Actriz: Elizabeth / Elizabeth: The Golden Age

1 Critics' Choice a Mejor Actriz: Elizabeth
1 Critics' Choice a Mejor Reparto: The Return of the King
3 Nominaciones Critics' Choice a Mejor Actriz de Reparto: The Aviator /Notes on a Scandal / I'm Not There
3 Nominaciones Critics' Choice a Mejor Reparto: Life Aquatic / Babel / The Curious Case of Benjamin Button
2 Nominaciones Critics' Choice a Mejor Actriz: Elizabeth: The Golden Age / The Curious Case of Benjamin Button

1 Independent Spirit Mejor Actriz de Reparto: I'm Not There
1 Nominación a Independent Spirit a Mejor Actriz de Reparto: Coffee and Cigarettes

Palm Springs Film Festival: Mejor Reparto - Babel -

Santa Barbara Film Festival: Modern Master Award

1 Gotham al Mejor Reparto: Babel

9 comentarios to ''Actores para el Oscar (I): Cate Blanchett"

ADD COMMENT
  1. Decir que The curious case of Benjamin Buttom no mostraba matices de su ernorme talento es estar poco menos que ciego. Era la interpretación más apasionada de la película con diferencia, y hubiera sido una justa candidata al Oscar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensé exactamente lo mismo al leer esa parte del artículo

      Eliminar
  2. Mientras estaba leyendo tenía pensado escribir justo lo que ha escrito el primer anónimo... The Curious Case of Benjamin Button es una delicia de película y gran parte del mérito se la lleva la inmensa Blanchett, que si no fue nominada fue por un fallo en la promoción (vale que sea importante, pero su papel en esta película, donde Brad Pitt era el absoluto protagonista, era de reparto...).

    Y qué decir que no se haya dicho ya... Disfruto de esta actriz hasta en sus momentos menos relevantes. ¿Andrógina? Sí, pero una belleza, ahora no soy capaz de concebir a Galadriel en otra mujer que no sea ella. Magnífica actriz, impresionante mujer, de lo mejor que nos ha dado el cine en los últimos años. Puede que Dench esté increíble en Philomena, o que Streep siga siendo Streep en August, o que Bullock caye mil bocas con Gravity. Me da igual. Este Oscar le pertenece a Cate Blanchett.

    ResponderEliminar
  3. Incluso en la infravalorada Robin Hood estaba fantástica

    ResponderEliminar
  4. Como fanatico de Kate, puedo decir que estaba descomunal interpretándola.
    Luisfer

    ResponderEliminar
  5. Ella es de lejos la mejor actriz que ha ganado un premio por papel secundario los últimos años. Y precisamente le tocó compartir tarima con una de las peores ganadoras por papel principal, Hilary Swank. ¿Dónde está ahora, aprendiendo kung fu para ver si la vuelven a premiar?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se premia carrera sino actuacion y las de Swank eran increibles en ambas que gano. Active la mente !

      Eliminar
    2. Actívela usted bestia animal. En algún momento dije que la Swank no debieron darle el premio? Comprensión de lectura es de básica primaria.

      Eliminar
  6. Actriz en ocasiones notable cuya forma de actuar me parece HORROROSA

    ResponderEliminar