Última hora

Actores para el Oscar (VI): Robert Redford

By Juan Bautista - 22 de octubre de 2013 2 Comments

Acercarse a la biografía de Robert Redford es adentrarse de lleno en la historia de Hollywood de los últimos cincuenta años. Su meteórico ascenso, auspiciado por su relación con los cineastas emergentes del momento (Sydney Pollack, George Roy Hill, Francis Ford Coppola) le llevaron, durante casi una década, a disputarse los grandes proyectos de los estudios con Steve McQueen, Jack Nicholson o Warren Beatty. Al igual que este último, dio el salto en la dirección, disfrutando por fin así, del reconocimiento de una Academia recelosa. Recién cumplidos los 77 años, podría ser nominado al Oscar como Mejor Actor 40 años después de su única candidatura como intérprete por "The Sting" gracias a "All Is Lost", un drama de supervivencia en alta mar, sin diálogos y en el que sin ayuda de actores de reparto soporta toda la acción.

De ascendencia irlandesa, inglesa y escocesa, Charles Robert Redford Jr. nació el 18 de agosto de 1936 en Santa Monica, California, siendo hijo del lechero Charles Robert y la tejana Martha Hart. Siendo aún muy pequeño, la familia se trasladó al vecino vecindario de Van Nuys, al oeste de Los Angeles, ya que su padre había logrado un puesto como contable en la poderosa empresa petrolífera Chevron Corporation localizada en la ciudad de El Segundo. Educado en la religión católica, Robert no fue precisamente un amante de los libros, decantándose por  los deportes, en especial el béisbol, gracias a lo cual consiguió una beca para la Universidad de Colorado.

Durante su primer año universitario sufrió la muerte de su madre a causa de un cáncer que le llevó  a experimentar una fuerte crisis personal, abandonando sus estudios de arte para emprender un viaje por Francia, Italia y España. A su regreso a EE.UU. se instaló en New York, ingresando en el Pratt Institute de Brooklyn como alumno de pintura y, más tarde, en el American Academy of Dramatic Arts. Para entonces, y con apenas 22 años, Robert se había casado en Las Vegas con la estudiante Lola Van Wagenen, madre de sus cuatro hijos: Scott (que fallecería de muerte súbita a los cinco meses de nacer), Shauna (1960), James (1962) y Amy (1970).


Su carrera profesional comenzaría en la ciudad de los rascacielos tanto en el teatro como la televisión. Así, en 1959, debutó en Broadway con un pequeño papel en “Tall Story”, continuando con “The Hightest Tree” y “Sunday in New York”, disfrutando de su primer éxito al lado de Elizabeth Ashley con el estreno de “Barefoot in the Park” (1963), del aclamado Neil Simon (y que cinco años más tarde sería llevada al cine por Gene Saks con Redford repitiendo papel protagonista siendo sustituida Ashley  por Jane Fonda). En la pequeña pantalla, apareció en múltiples programas a partir de 1960, sobresaliendo el telefilm “Captain Brassbound’s Conversion”, de G. Schaefer, junto a Christopher Plummer.

En 1962, llamó a las puertas de Hollywood, interviniendo en el drama bélico “War Hunt”, de D. Sanders, donde coincidiría con otro debutante, Sydney Pollack, al que le unirá desde entonces una profunda relación amistad-laboral. Sin duda, su triunfo con el musical “Barefoot in the Park” marcaría el devenir de su carrera, recibiendo paulatinamente papeles cinematográficos de mayor fuerza. En 1965 se afianzaba con la adaptación de la novela de Gavin Lambert, “Inside Daisy Clover”, de Robert Mulligan, una crítica a la voracidad de Hollywood de los años 30 en el que interpretaba a un galán bisexual que abandona en su noche de bodas a su esposa, una incipiente actriz con el rostro de Natalie Wood. La película fue nominada a tres Oscar, siendo galardonado nuestro actor con el Globo de Oro en la desaparecida categoría de Actor revelación. Se reencontraría con Pollack y Wood en “This Property Is Condemned” (1966), su primer rol protagonista en esta adaptación de la obra de 1946 de Tennesse Williams con la Gran Depresión de trasfondo  en cuyo guión colaboró Francis Ford Coppola.

Los grandes estudios captaron enseguida el carisma y la atracción que desprendía entre el público y le ofrecieron “Who’s Afraid of Virgina Woolf?” y “The Graduate” propuestas que declinó para concentrarse  en “The Chase” (1966) uno de los repartos más sólidos de ese año (Marlon Brando, Jane Fonda, Angie Dickinson, Robert Duval o la vetenerana Miriam Hopkins) en este drama en el que interpretaba a un fugitivo que buscaba refugio en su pueblo natal corrompido por la codicia, la violencia y la falta de valores. La película enfrentó en la producción a su director (Arthur Penn), productor (Sam Spiegel) y guionista (Lillian Hellman) algo que no se evidencia en su sólida factura y que la han convertido en todo un clásico del cine de los años 60.

Se consolidó definitivamente con la historia de los atracadores de finales del XIX y principios del XX “Butch Cassidy and the Sundance Kid” (1969), el primero de los dos éxitos en los que colaboró con el director George Roy Hill y Paul Newman. Para el personaje de Sundance, la Fox barajó los nombres de Steve McQueen, Jack Lemmon, Warren Beatty  y Marlon Brando, siendo la elección final decisión personal del director. La película se convirtió en la más taquillera del año, siendo recompensada con cuatro Oscar y nueve Bafta (siendo hasta hoy la película más laureada por la academia británica con los premios a mejor película, director, actor –Redford-, actriz sec. –Katharine Ross-, guión, fotografía, montaje, banda sonora y sonido). El californiano obtuvo este galardón al conjunto de su actuación con el drama deportivo “Downhill Racer” (1969), su primera colaboración con el cineasta Michael Ritchie, y el western “Tell Hem Willie Boy Is Here” (1969), de Abraham Polonsky.

Inició la década de los 70 con dos pinchazos comerciales (“Little Fauss and Big Halsy”, de S. J. Furie, y “The Hot Rock”, de P. Yates) que rápidamente olvidó con dos buenas propuestas en 1972 que, a su vez, suponían su reencuentro con cineastas conocidos: por un lado, el western “Jeremiah Johnson”, de Pollack, candidata a la Palma de Oro de ese año. Por el otro, la sátira política “The Candidate”, de Ritchie, merecedora del Oscar a Mejor Guión Original (Jeremy Larner) y que suponía su incursión en el mundo de la producción.


Aún estaba por llegar la película que marcaría su carrera… y todo gracias a la renuncia de Jack Nicholson: “The Sting” volvía a reunirle con George Roy Hill y Paul Newman en este imprescindible título sobre timadores y gangsters  en plena recesión de EE.UU., convirtiéndose en uno de los taquillazos más importantes de la historia y triunfadora de los Oscar de 1974 con siete estatuillas, escapándosele a Redford el de Mejor Actor en detrimento de Jack Lemmon (“Save the Tiger”). Nunca más volvería a ser nominado en esta categoría, ni volvería a compartir créditos con Paul Newman, no así con Roy Hill, con el que rodaría dos años después “The Great Waldo Pepper”.

Igual de exitoso fue su tercer largometraje dirigido por Pollack "The Way We Were" (1973), un (sobrevalorado) drama romántico al lado de Barbra Streisand que terminó por convertirle en el galán de Hollywood. Aún así recibió críticas negativas con su siguiente proyecto, la segunda adaptación cinematográfica de la celebérrima novela de F. Scott Fitzgerald “The Great Gatsby” (1974), de Jack Clayton, cuyo derechos fueron comprados tres años antes por Robert Evans, el emblemático productor de la Paramount. Y tampoco pudo hacer nada con su cuarta película a las órdenes de Pollack, el thriller sobre espionaje “Three Days of the Condor” en el que acaba enamorándose de Faye Dunaway.

De ideas demócratas, en 1974 él mismo compró por casi medio millón de dólares los derechos de “All President’s Men”, publicada  ese mismo año por los periodistas del Washington Post, Carl Bernstein y Bob Woodward, que desentrañaron el  escándalo Watergate. Redford, productor y coprotagonista del film, contó con William Goldman -con quien ya había trabajado en tres ocasiones anteriores- en la adaptación del guión y ofreció personalmente a Dustin Hoffman el rol de Bernstein, embarcándose en el que es, probablemente, el título más recordado del cineasta Alan J. Pakula. La película obtuvo cuatro Oscar, yéndose de vacío en los Bafta y los Globos de Oro de 1977, a pesar de sus diez y cuatro nominaciones, respectivamente.

A partir de la coral “A Bridge Too Far” (1977), de R. Attenboroguh,  disminuyó drásticamente su presencia en la gran pantalla estrenando en los siguientes veinte años apenas once títulos, entre las que destacan tres colaboraciones más con Pollack: “The Electric Horseman” (1979) (su tercera película al lado de Jane Fonda), “Havana” (1990) y, sobre todo, “Out of Africa” (1984), basada en las memorias de la danesa Karen Blixen. Su primera película junto a Meryl Streep fue la gran triunfadora de los Oscar con siete estatuillas –incluida mejor película y director-, amén de tres Globos de Oro y tres Bafta. Ya en los noventa se aventuró en proyectos más que discutibles como “Indecent Proposal” (1993), de A. Lyne, o “Up Close & Personal” (1996), de J. Avnet.


Este escaso interés por la interpretación se debe a su nueva faceta como director, en la que debutó con el drama familiar “Ordinary People” en 1980 valiéndole críticas entusiastas y el reconocimiento de la industria, obteniendo el Oscar al Mejor Director, siendo el tercero en ganarlo con su opera prima, tras Delbert Mann (“Martin”, 1956) y Jerome Robbins (“West Side Stoty”, 1962). Tras ella, han sido ocho los largometrajes que ha dirigido, sobresaliendo “A River Runs Through It” (1992) y “Quiz Show” (1994), por el que disfrutaría de la doble nominación a la estatuilla en mejor película y mejor director. Se atrevió a autodirigirse en “The Horse Whisperer” (1998) y “Lions for Lambs” (2007) aunque para entonces el thriller más comercial (“Spy Game”, 2001, T. Scott; “The Clearing”, 2004, P. J. Bruge) lo había utilizado para llenas salas siendo el drama “An Unfinished Life” (2005), de L. Hallström, la nota discordante en estos años.

En 1980 había fundado en Utah, estado natal de su esposa, el Sundance Institute, un centro de enseñanza para futuros cineastas que daría lugar tres años más tarde a la primera edición del homónimo festival de cine independiente  que con el tiempo se ha convertido en el más importante de estas características de todo el país. Como curiosidad, su nombre proviene del personaje Sundance Kid que interpretó en 1969 en la película de Roy Hill.

En el plano personal, se divociaría de Lola en 1985, iniciando un fugaz noviazgo con la actriz brasileña Sonia Braga (a la que dirigió en "The Milagro Beanfield War") y, posteriormente una relación de siete años con la diseñadora de vestuario Kathy O'Rear que acabó en 1995. En 2009 contraería segundas nupcias con la pintora alemana Sybille Szaggars, su pareja desde hacia varios años.

En enero de 2011, J. C. Chandor presentaba en Sundance su opera prima, "Margin Call", donde conocería a Redford al que sin rodeos le expuso la idea para una futura película. Justo un año más tarde y tras el éxito de crítica de su debut, se confirmaba que la veterana estrella sería el único actor de su segundo largometraje, "All Is Lost", en la que, además, la ausencia de diálogos apenas llevaría a que hablase en los poco más de 100 minutos de duración en la que seguimos de cerca la lucha por la supervivencia de un experimentado marinero en la soledad del océano Índico. La película fue presentada, fuera de concurso, en el pasado festival de Cannes donde comenzaron a sonar las primeras apuestas por la nominación al Oscar de su protagonista y que se han visto apoyadas tras su exhibición en los festivales de Telluride, Deauville, Nueva York y Londres antes de su estreno en seis sales estadounidense este fin de semana. De ser así, se convertiría a sus 77 años el segundo actor de mayor edad nominado en esta categoría, sólo superado por Richard Fansworth (79 años, "The Straight Story" en el 2000) ¿Lo conseguirá?


Oscar Mejor Director: Ordinary People
Oscar Honorífico (2002)
1 Nominación Oscar Mejor Película: Quiz Show
1 Nominación Oscar Mejor Director: Quiz Show
1 Nominación Oscar Mejor Actor: The Sting

Globo de Oro Mejor Director: Ordinary People
Globo de Oro Actor Revelación: Inside Daisy Clover
Cecil B. DeMille Award (1994)
3 Nominaciones Globo de Oro Mejor Director: A River Runs Through It/ Quiz Show/ The Horse Whisperer

Bafta Mejor Actor: Butch Cassidy and the Sundance Kid- Tell Hem Willie Boy Is Here- Downhill Race
1 Nominación Bafta Mejor Película: Quiz Show

1 Nominación Emmy Mejor Documental: All the President’s Men Revisited
1 Nominación Emmy Mejor Actor de Reparto: Alcoa Premiere

SAG Honorífico (1996)

NBR Mejor Director: Ordinary People

DGA Mejor Director: Ordinary People
1 Nominación DGA Mejor Director: Quiz Show

2 comentarios to ''Actores para el Oscar (VI): Robert Redford "

ADD COMMENT
  1. Frases celebres de Felipe:

    *Naomi Watts tiene chances de ser nominada a pesar de las criticas negativas de "Diana".

    *Rush será nominada a Mejor Película y Mejor Director y tiene chances de terminar ganando.

    *Sandra Bullock no será nominada por "Gravedad".


    Y esta semana agrego mas:

    *Jared Leto no será nominado al Oscar.

    *Leonardo Di Caprio es un actor mediocre.

    Vamos Felipe segui haciendo tus grandes predicciones que a fin de la carrera hacemos un libro!!!

    ResponderEliminar
  2. La química entre Redford y Streep en Out of Africa traspasa la pantalla, es impresionante. Robert debió estar nominado al Oscar por su magnífica actuación en esta gran película de Pollack. No dejo de verla cada vez que la pasan por tv... Y el fina de la película, mejor imposible...

    ResponderEliminar