Última hora

Cannes 2015, día 6: naufragio francés y merecida ovación para 'Inside Out'

By Daniel Martínez Mantilla - 18 de mayo de 2015 1 Comment

Llevábamos cinco años esperando este momento. Ha sido un lustro de decepciones, propuestas a medio gas y concesiones al departamento de marketing de Disney en los que el prestigio de la empresa que había revoluiconado el cine norteamericano con el cambio de siglo estaba en peligro. No obstante, podemos decirlo sin temor a crear un 'hype' desmedido: Pixar ha vuelto y lo ha hecho por la puerta grande y en el escenario más exigente del mundo: el festival de Cannes. Seis años después de inaugurar el certamen con 'Up', el director Pete Docter ha vuelto a la Croisette para presentar fuera de concurso 'Inside Out'. El resultado ha sido apoteósico: los críticos de todo el mundo se han rendido ante el filme y los casi tres mil espectadores del Grand Théâtre Lumière han estallado en una gran ovación tras noventa apasionantes minutos en los que las carcajadas de los asistentes se habían alternado con el sonido de los kleenex en los momentos más emotivos.

La película co-dirigida por Pete Docter y Ronaldo del Carmen presenta una de las historias más ambiciosas y originales en la historia del estudio. Riley es una niña de 11 años que vive con sus padres en Minnesota hasta que tienen que mudarse por trabajo en San Francisco. Como pasa con todos los seres humanos, los actos de Riley dependen de sus cinco emociones principales: Alegría, Miedo, Ira, Asco y Tristeza. Las aptitudes de éstas son puestas a prueba cuando la niña debe lidiar con una nueva ciudad, un nuevo hogar, nuevas amistades y una nueva escuela.

La decisión de ambientar una película destinada a todos los públicos en el cerebro de una pre adolescente es una idea tan arriesgada como brillante y llena de posibilidades. El guión de 'Inside Out' las aprovecha todos. Lo que podría haberse quedado en una comedia de aventuras en un universo exótico se acaba convirtiendo en una reflexión sobre todo lo que nos hace personas y la importancia claves de todas nuestras emociones para saber comportarnos en cada momento de nuestras emociones. Puede parecer cursi, pero es encomiable que una película de Disney sepa capaz de entretener mientras da una lección vital sin moralina: a veces en la vida lo que necesitamos es estar tristes para crecer, aprender y pasar página.

Cada momento requiere una emoción y una actitud diferentes. De eso y de muchas más cosas va 'Inside Out', una delicia en todos los sentidos plagada de referencias que se entenderán en cualquier parte del mundo. Porque todos hemos tenido un amigo imaginario cuando eramos niños, nos hemos olvidado de casi todos los teléfonos que nos han dado en nuestra vida y nos hemos levantado en plena noche por culpa de una pesadilla. Ahora vamos entender y recordar por qué.

La película de Docter es un regalo para cualquier cinéfilo, pero los seguidores de las series de televisión 'The Office' y 'Parks & Recreation' se van a quedar de piedra al reconocer (en versión original) las voces y personalidades de esos dos clásicos de la comedia contemporánea. Porque Alegría recuerda enormemente a la mítica Leslie Knope que Amy Poehler interpretaba en 'Parks & Rec', mientras Asco comparte tics y latigazos con Kelly Kapoor, la comercial obsesionada con su aspecto y la cultura pop que interpretaba Mindy Kaling. No hay que olvidar tampoco la excelente labor de Phyllis Smith, la actriz que pone voz al hilarante personaje de Tristeza. Cada detalle en 'Inside Out' está cuidado hasta el último detalle, desde el doblaje a los divertidísimos títulos de crédito finales en los que vemos cómo funcionan diferentes tipos de cerebro.


La francesa 'La Loui Da Marché' nos ha recordado esta mañana todo lo que tenía de bueno la extraordinaria 'Dos días, una noche', vista el año pasado en Cannes y ninguneada lamentablemente por el jurado presidido por Jane Campion. Thierry (notable Vicent Lindon) tiene 51 años y se ha pasado los dos últimos buscando empleo. Tras numerosos obstáculos y entrevistas fallidas, este padre y marido desesperado empieza a trabajar en una compañía que le obligará a preguntarse si todo vale con tal de mantener el puesto y garantizar el futuro de su familia.

Rodada con aplomo y las mejores intenciones, 'La Loui Da Marché' demuestra que más no significa necesariamente mejor. Stephane Brizé comete el error de querer ser el manual definitivo sobre los abusos del sistema a las clases más bajas de Francia. Hay cabida para todo en este drama social: la mujer es despedida, el hijo adolescente padece una discapacidad y necesita más ayuda de lo normal, los servicios laborales no hacen bien su trabajo, los bancos intentan seguir explotando a los más desfavorecidos y las empresas no tienen problema a la hora de explotar y humillar a sus trabajadores. El problema del filme no es su falta de realismo (la mayoría de las situaciones retratadas son tristemente creíbles), si no la ausencia de un punto de vista o unas intenciones concretas. El director quiere abarcar demasiado y hacer la película social definitiva, cuando debería haber aprendido la lección de los hermanos Dardenne y atacar la corrupción moral y política de su país paso a paso, película a película. No lo hace y el efecto de 'La Loui Da Marché' es contraproducente: pasan tantas cosas malas que al final acabamos inmunizados y nos da igual. Una pena.



'Marguerite & Julien' es la segunda película a concurso del día.... y la segunda francesa. Valerie Donzelli, descubierta con la sensible 'Declaración de guerra', compite por primera vez por la Palma de Oro con una versión libre de un peliagudo episodio de la historia francesa. Julien y Marguerite de Ravalet son dos de los hijos del señor de Tourlaville. Desde su infancia, los niños han tenido una relación íntima, pero con la llegada de la pubertad esa ternura se convierte en pasión insaciable. Su aventura escandaliza a la sociedad, que no tardará en perseguirles por ello.

Son sus películas las que se adaptan a Donzelli, no al revés. La cineasta huye del clasicismo propio del cine de época (la historia está ambientada en los primeros años del siglo XVII) y es fiel a su estilo colorista, pop e histrionico. La directora va más allá en su formalismo: Donzelli desafía a críticos y espectadores e incluye una serie de anacronismos bestiales a una de las escenas clave de la película: la captura de la pareja protagonista. Música pop en inglés, vestuario moderno y un helicóptero ilustran una de las imágenes más chocantes, poderosas y, todo sea dicho, ridículas que hemos visto en el festival. Lamentablemente, más allá de la (puntualmente) arrebatadora puesta en escena, no parece que Donzelli sepa muy bien qué es lo que quiere contar ni el tempo que quiere darle al relato (la primera hora se hace eterna). No es fácil abordar una historia sobre el incesto, pero no hay matices ni grandes ideas en la aproximación de la cineasta. Quizás Donzelli no era la opción adecuada para llevarlo a cabo o quizás era un caramelo envenenado, pero queda claro que el martes ha sido un día complicado para el cine local.

¿Conclusiones del día? Pixar hubiese sido una aspirante a la Palma de Oro más digna que cualquier de las cuatro cintas francesas que hemos visto ya en la Sección Oficial, pero los organizadores y / o la propia Disney (John Lasseter evitó responder la pregunta al respecto durante la rueda de prensa del filme) determinaron que su lugar estaba fuera de la competición. Una pena: 'Inside Out' es claramente de lo mejor visto en Cannes y merece ser considerada para el Oscar, pero de eso ya hablaremos más adelante.

¿Qué llega mañana? Dennis Villeneuve se estrena en el festival con 'Sicario', un thriller con Emily Blunt Benicio del Toro. El chino Jia Zhang-Ke, homenajeado este año en la Quincena de Realizadores y premio a mejor guión en Cannes hace dos años, exhibirá también a concurso 'Shan He Gu Ren'

1 comentario to ''Cannes 2015, día 6: naufragio francés y merecida ovación para 'Inside Out'"

ADD COMMENT
  1. Hola.

    No publicaron nada de A Tale of love and darkness de Natalie Portman?

    ResponderEliminar