Última hora

Toronto 2017 - Día 1: el Festival de Cannes se traslada a Canadá

By Alex Manzano - 8 de septiembre de 2017 5 Comments

Si algo bueno tiene el Festival de Toronto, además de presentar muchas de las películas que llegarán a colarse entre las nominadas a la próxima edición de los Premios Oscar, es que rescata títulos de los grandes festivales del año. Así que, más allá de las superestrellas, también podemos disfrutar de grandes títulos de autor. La jornada de hoy la he dedicado a ver películas de Cannes ('Call Me by Your Name', el plato fuerte del día, pude disfrutarla la pasada Berlinale), y así he descubierto una nueva cara de Yorgos Lanthimos con su 'The Killing of a Sacred Deer', donde (con excelencia) relata un cuento de terror con las fórmulas y tipos de la tragedia griega; y también he aprendido que, pese a sus antecedentes, no hay que aplaudir siempre a Michael Haneke, porque 'Happy End' (elegida por Austria para representar al país en los Oscar) es uno de los mayores fracasos artísticos del cine europeo reciente. El perverso realizador trata de hacer una sátira de la burguesía moderna  través de las historias de los miembros de una familia que confluirán en una reunión social; todo es difuso, no hay cohesión alguna y parece que este hombre ha querido adaptar sus historias a las nuevas realidades (Internet y redes sociales) sin olvidarse de que los años no perdonan. Lo que podía haber sido una comedia cínica y negra se queda en una película estúpida e insípida en la que todo se queda a medio hacer.

En 2015, Miguel Gomes presentaba en la Quincena de Realizadores de Cannes su trilogía 'Las mil y una noches' donde, con una mezcla de naturalismo y fantasía, conseguía hacer un retrato de como afectó a Portugal la crisis económica. Este año, su compatriota Pedro Pinho presentó en la misma sección 'A fábrica de nada' (ganadora del Premio FIPRESCI) un particular mix de géneros sobre la lucha de unos trabajadores por no perder su empleo en una fábrica recién desbalijada. La potente primera hora, donde contextualiza los personajes y su entorno, es excepcional ya que, siguiendo las huellas de la trilogía de Gomes (donde se entendía la crisis como una pirámide en cuya cúspide estaban la clase política), vuelve a entremezclar a culpables y damnificados pero en un ámbito más pequeño: la empresa. Cuando ya están planteados la idea general y sus personajes, deja de un lado el naturalismo para llegar a un extremo que roza el cine documental y desarrolla una serie de largas conversaciones sobre economía y sociedad que acaban con la paciencia del espectador. Sin embargo, en su tramo final, la película da un giro inesperado y se transforma en un musical de serie B que, pese a su cuestionable calidad como obra de género, hace que la cinta se convierta en algo inolvidable y, sobre todo, deja ver la libertad con la que puede trabajar un cineasta en Europa sin tener que justificar sus decisiones y pudiendo mezclar géneros a lo largo de un solo metraje. 'A fábrica de nada' es una aventurilla que será rescatada en ciclos de cine portugués, pero olvidada más allá del círculo festivalero, una película para quienes disfrutaron de la citada trilogía y para aquellos que difruten del riesgo porque no olvidemos que el metraje se extiende durante tres horas en las que se hace muy cuesta arriba esa parte más hiperrealista y menos juguetona.

Aunque sea el primer título visto, lo dejo para el final por mi especial relación con el cineasta. El maestro coreano Hong Sang-soo ha estrenado tres películas en 2017. Una de ellas es 'The Day After', que se ha podido ver hoy en el festival canadiense dentro de la Sección Masters (valga la redundancia). El realizador sigue en su  línea plenamente autobiográfica y aquí relata el encuentro de la mujer del protagonista con una trabajadora de su marido a quien confunde con su amante. Hong Sang-soo tiene la falsa etiqueta de que "todas sus películas son iguales". Y sí, puede que formal y argumentalmente no se coma mucho el coco... pero por encima de eso hay que entender su cine como un conjunto que se autoalimenta y no como piezas individuales. Sin embargo, en 'The Day After' recurre al flashback para contar una historia de infidelidades y confusión de personalidad, algo nada recurrente en su cine, e introducirá temas espirituales y teológicos para mostrar la dualidad entre esos personajes tan similares. El resultado será la película más especial, única y misteriosa del cineasta. Misteriosa por un off que utiliza en la escena final que resulta muy desconcertante; un final casi inconcluso que puede servir de prólogo a una nueva etapa como cineasta, fruto de una madurez personal tras el escándalo por su relación con Kim Min-hee.

5 comentarios to ''Toronto 2017 - Día 1: el Festival de Cannes se traslada a Canadá"

ADD COMMENT
  1. Creéis que Kidman puede tener nominacion Por TKOASD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como protagonista, no. Como secundaria, podría tener alguna opción... pero es muy difícil llegar a los Oscar con esa película.

      Eliminar