Última hora

San Sebastián 2013: Día 1. Futbolín, Enemy, The Face of Love, La Jaula de Oro, Like Father Like Son

By Daniel Martínez Mantilla - 21 de septiembre de 2013 9 Comments

Cuatro años después de salir de San Sebastián sin premio alguno tras conquistar a críticos y espectadores con "El secreto de sus ojos", el cineasta argentino Juan José Campanella regresa a San Sebastián para inaugurar la 61 edición del festival con "Fútbolín", la primera película de animación en la carrera del responsable de títulos como "El hijo de la novia" o "El mismo amor, la misma lluvia". Probablemente también sea la última. 

Con una excusa argumental que recuerda inevitablemente a "Toy Story" (¿qué pasaría si los jugadores de un futbolín pudiesen cobrar vida?), Campanella presenta un cuento de buenos muy buenos y malos muy malos ambientado en el mundo del fútbol. Tampoco pasa nada, la cinta no deja de ser una fábula para todos los públicos. El problema del guión es su gran indecisión. Uno nunca termina de saber cuál es el protagonista de la historia. Si lo es el joven Amadeo, su presencia es prácticamente inexistente. Si lo son los jugadores de futbolín, no tiene sentido su desconexión con el deselance de la historia. El punto de partida de la historia (la inminente desaparición del pueblo) tampoco ayuda. Afortunadamente, la cinta se beneficia de unos personajes que funcionan notablemente, ya sea el malvado crack o los jugadores del futbolíon (estrellas de la función y protagonistas de los mejores gags). Es una pena que la narración atraviese todo tipo de lugares comunes y carezca de un foco claro. 

A pesar de estar fuera de su territorio, Campanella nos recuerda que puede ser un maestro de la puesta en escena con bellos planos, homenajes cinematográficos y detalles (el estupendo prólogo que nos explica el origen de la fascinación por el fútbol) que elevan el material por encima del simple aprobado. No hay que ser tanexigente con una producción que no tiene mayores pretensiones más allá de entretener y exprimir la pasión que rodea al mundo del fútbol, pero cuesta creer que, tras cuatro años de parón, esto sea todo lo que tiene que ofrecernos el responsable de la mejor película de 2009.


Aprovechando la visita de Annette Bening a San Sebastián, el drama "The Face of Love" ha sido la encargada de inaugurar la sección Perlas de otros festivales. Acompañada por Ed Harris y Robin Williams, la protagonista de "American Beauty" da vida a Nikki, una mujer que enviudó hace cinco años y que desde entonces ha tenido problemas para pasar página. Un día, se encuentra con un desconocido que se parece muchísimo a su difunto esposo. La atracción hacia él será inevitable y pronto empezarán una relación romántica.

Si el espectador es capaz de aceptar la difícil (por inverosímil y proclive a la comedia involuntaria si está mal explotada) premisa que ofrece el director y guionista Arie Posin se encontrará con una combinación extraña de romance adulto entre personas que lo han vivido casi todo y de drama psicológico construido en torno a la figura de una mujer con problemas para aceptar que ya no tiene a su lado al hombre con el que pasó treinta años de su vida. Unos notables Annette Bening y Ed Harris mantienen a flote un film que se estanca narrativamente en su segundo acto y que consigue mantener el interés gracias a su decisión de no poner todas las cartas (y mentiras de la protagonista) sobre la mesa hasta su último acto.  


¿Cuáles son las probabilidades de acabar viendo dos películas sobre doppelgangers en el mismo día? Ha sucedido. El canadiense Dennis Villenueve (nominado al Oscar de habla no inglesa por la excelente "Incendies" en 2010) presentó ayer "Enemy", la primera de sus dos películas que se verán este año en el Zinemaldia y la única que compite con la Concha de Oro. En esta adaptación de la obra El Doble de José Saramago un sensacional Jake Gyllenhaal interpreta a Adam, un profesor que lleva una vida monótona hasta que descubre la existencia de Anthony, un actor de poca monta que es físicamente idéntico a él. La paranoia y la obsesión tomará control de sus vidas.

Con un sólo de día de festival a nuestras espaldas, este thriller dramático a convertirse en la cinta más polémica de esta edición, en el sonoro What the Fuck? que necesita todo festival. La desasogante y omnipresente banda sonora de Danny Bensi y Saunder Jurriaans y la dirección de Villeneuve imprimen una gran tensión al metraje a lo largo de sus pausados pero intensos noventa minutos de metraje. Destaca también un Gyllenhaal que clava la obsesión, el vació y el tormento que viven dos personajes seductores, pero nada fáciles de interpretar. Aquí la gran pega el guión: una serie de buenas ideas e imágenes no construyen necesariamente un gran historia.

Este especie de homenaje a los primeros y malsanos trabajos de David Cronenberg podría recibir el respaldo del jurado o el premio FIPRESCI, pero tendrá problemas a la hora de conectar con un gran público que no siempre se muestra abierto a estas ofertas confusas, frustrantes e incómodas como esta.


La encargada de inaugurar la sección Horizontes Latinos ha sido "La Jaula de Oro",  una coproducción hispanomexicana sobre el drama de la inmigración que ha supuesto el debut en la dirección de largometrajes de Diego Quemada-Díez. Esta historia de tres adolescentes guatemaltecos que hacen frente juntos a un terrible viaje hacia la soñada tierra de las oportunidades da una patada al estómago del espectador, que ve cómo los determinados protagonistas del relato nunca pierden de vista su objetivo a pesar de todos los avatares que se cruzan en su camino. 

El director plasma a la perfección esa sensación de urgencia y necesidad de unos personajes que, a pesar de que no pueden permitirse el lujo de mirar atrás y ser consumidos por los dramáticos obstáculos que se les presentan, jamás pierden su humanidad en su búsqueda de una vida mejor. Resulta interesante cómo Quemada-Diez no tiene que mostrar explícitamente de dónde vienen (emocional, económica y socialmente) sus personajes para que uno entienda tanto sus motivaciones como la dignidad que desprenden cada uno de ellos. En definitiva, una interesante debut que nos invita a seguir muy de cerca los pasos del cineasta. 

"La Jaula de Oro" se estrenó mundialmente en el último festival de Cannes dentro de la sección Un Certain Regard, donde recibió un premio especial por las excelentes interpretaciones de sus jóvenes actores . Tras su visionado, uno no puede evitar preguntarse si el comité mexicano no sé equivocó eligiendo "Helien lugar de una historia tan demoledora y al mismo tiempo positivista (si no optimista) como ésta. 


Dentro de la sección Perlas hoy hemos podido disfrutar y emocionarnos con "Like Father, Like Son" la última película de Hirokazu Kore-eda, nombre clave del cine japonés contemporáneo gracias a títulos como "Nadie sabe" y "Kiseki". En su último trabajo, el cineasta vuelve a sumergirse en los conflictos familiares con una peliaguda premisa. ¿Qué pasaría si de repente te llaman del hospital para decirte que dos bebés fueron intercambiados por error y que el que creías que era tu hijo no lo es biológicamente? 

A partir de ahí Kore-Eda construye sin excesos dramáticos una interesante reflexión alrededor de conceptos como la paternidad, las expectativas que depositamos en nuestros hijos, los lazos que crean las relaciones paterno-filiales o la responsabilidad de las figuras paternas en la educación (emocional, social, moral) de sus vástagos. El director y guionista presenta un emocionante drama sobre las decisiones que pueden romper a una familia (y a cada uno de sus miembros cuando son conscientes, cada uno a su tiempo, de sus consecuencias) y lo hace sin grandes artificios. "Like Father, Like Son" es y quiere ser una película sencilla sobre las implicaciones de las relaciones entre padres e hijos que está rodada con clase, ritmo y una efectiva banda sonora que aparece en los momentos que la historia más lo necesita. 

No es de extrañar que el jurado presidido por Steven Spielberg (que ha mostrado su interés en hacerse los derechos del film para producir un remake americano) le diese el Premio del Jurado en la última edición del Festival de Cannes: la cinta de Kore-Eda carece de la garra o la innovación artística que suelen presentar las ganadoras de la Palma de Oro, pero es una película emocionante, universal y formal y narrativamente impoluta. Lamentablemente, la película japonsesa se ha quedado fuera de la carrera por el Oscar de habla no inglesa al no haber sido estrenada en su país dentro del plazo.

9 comentarios to ''San Sebastián 2013: Día 1. Futbolín, Enemy, The Face of Love, La Jaula de Oro, Like Father Like Son"

ADD COMMENT
  1. Este año he comprado el bono de la seccion oficial, asique ya os comentare como va esta nueva experiencia para mi. Hasta ahora solo iba a ver pelicula de renombre en otros festivales. El año pasado por ejemplo por estas fechas ya pude disfrutar de shame y argo. Una pena no poder ver gravity o lo ultimo de Miyazaki o Koreeda, pero algo tenia que sacrificar y es alucinante ver esto en primera persona.
    Saludos a todos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Super. Ya pronto me llegará el turno de hacer lo que usted está haciendo ....ojalá.

      Saludos

      Eliminar
  2. Daniel. Cual es su opinión acerca de "La vie d'Adèle". Gracias.

    ResponderEliminar
  3. De hecho en ultimos informes de Internet parece que el filme de Koreeda se estrena oficialmente el 27 de Septiembre de 2013, por lo cual si entra dentro de los lineamientos de película extranjera. De ser así, posiblemente México, Francia, India, Alemania y Japón tomaron las peores decisiones.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  5. SE LLAMA METEGOL GALLEGOS HIJOS DE PUTA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En España la venden con ese nombre... No hace falta que insultes y nos hagas quedar mal a todos los argentinos...

      Eliminar
    2. ME CHUPA UN HUEVO COMO SE LLAMA EN ESPAÑA, SE LLAMA METEGOL Y PUNTO CHUPAPIJA DE LOS GALLEGOS SORETE

      Eliminar
    3. Tiene razón se llama metegol.

      Eliminar