Última hora

Cannes 2015, día 8: el hito de Etiopía y la polémica 'Juventud' de Sorrentino

By Daniel Martínez Mantilla - 22 de mayo de 2015 No Comments


La 68 edición del Festival de Cannes se acerca a su fin. La fatiga y las horas de sueño dificultan la concentración durante las proyecciones, las crónicas empiezan a acumularse y conseguir colocar en tu calendario todas las películas pendientes se convierte en una misión imposible. A continuación repaso las películas vistas en las jornadas del miércoles y el jueves.

Paolo Sorrentino regresa a Cannes dos años después de presentar entre aplausos y abucheos 'La gran belleza'. A pesar de ser ninguneada en el palmarés del festival, el homenaje al cine de Fellini se convirtió en una sensación internacional con el paso de los meses, logrando el éxito comercial en toda Europa y el Oscar a la mejor película de habla no inglesa, entre otros reconocimientos. Elegir cuál es tu siguiente proyecto después de un fenómeno tan particular como aquel no es nada fácil: la prensa está a la espera de tu fracaso con un cuchillo jamonero (que le pregunten a Michel Hazanavicius y su aún inédita 'The Search'). Sorrentino no se dejó achantar: en lugar de optar por una historia completamente diferente el italiano se propuso el mas difícil todavía: salir indemne de lo que muchos definieron - sin haberla visto aún - como un nueva versión mas accesible y en ingles de los temas ya tratados en la cinta protagonizada por Toni Servillo.

En 'La juventud' nuestro protagonista es Fred, un famoso director de orquesta que pasa unas vacaciones en un lujoso hotel suizo con su hija Lena y su amigo Mick, un director que está sufriendo para cerrar el guión del que será su testamento cinematográfico. En pleno retiro, el músico deberá lidiar con un emisario de la Reina, la actual Miss Universo, un actor en plena preparación de su siguiente personaje y un ex futbolista que recuerda demasiado a Diego Armando Maradona. En este particular entorno se desarrolla la emocionante reflexión que hace el cineasta sobre temas como la inmediatez de la muerte, la necesidad de saldar cuentas pendientes, la amistad o los pequeños placeres de la vida.

No se pueden ignorar las similitudes estéticas y temáticas que hay con el anterior trabajo de Sorrentino, pero 'La juventud' es más accesible y divertida que 'La gran belleza'. Fred no tiene el arrollador carisma de Jep Gambardella, pero Michael Caine sabe imprimir de humanidad y emoción a un personaje con numerosos errores a sus espaldas con los que necesita estar en paz antes de morir. Sabe que el final está a la vuelta de la esquina, pero Fred no se resigna a dejarse llevar por la vida. Algo así como el sensacional reparto: desde el citado Caine a un refrescante Harvey Keitel en su mejor papel en la última década pasando por una robaescenas absoluta como Jane Fonda, que sólo necesita dos secuencias y seis minutos en pantalla para permanecer en el recuerdo. Cualquiera de los tres podría aparecer en la próxima temporada de premios con un estreno adecuado. Tampoco hay que olvidarse de Paul Dano y Rachel Weisz, pero los reyes del show son los veteranos.

Queda claro que 'La juventud' es una elección atípica para su responsable en estos momentos, pero no por ello menos satisfactoria a pesar de las inevitables comparaciones con 'La gran belleza'. 'Emocionante, divertida, arrebatadora y accesible. También hortera, complaciente y ocasionalmente ridícula. Es decir, 'La juventud' es puro Sorrentino. Con sus defensores apasionados y sus detractores proclives al abucheo. Todo cambia para seguir siendo igual.


Continuamos la jornada del miércoles con dos propuestas de Una Cierta Mirada, la segunda sección en importancia del festival. De Francia nos llegó 'Je suis un soldat', un drama social con elementos de thriller que gira en torno a una joven (notable Louise Bourgoin) que vuelve a casa de su madre por culpa de problemas económicos. Pronto empezará a trabajar junto a su tío en el peligroso mundo del contrabando de perros de lujo. El debutante Laurent Larivière firma una más que eficiente ópera prima que se atreve a indagar en un mundo pocas veces abordado por el cine: el tráfico ilegal de animales. Hay que celebrar además la hábil y concisa construcción del personaje femenino protagonista. 

A través de los actos que vemos a lo largo de la historia somos capaces de imaginar qué tipo de decisiones y actitudes han llevado a la protagonista a encontrarse en semejante situación al inicio del filme. No hay necesidad de subrayados ni de telegrafiar qué pasa por la cabeza del errático personaje central. Es por eso que choca tanto la tendencia a lo telefilmero de 'Je suis un soldat'  en su último acto. Lo efectivo pasa a ser a efectista y lo que podría haber sido un más que prometedor debut se acaba quedando en un título muy correcto, pero irregular. 


Acabamos el día haciendo historia. Por primera vez en 68 ediciones, Etiopía participa en el certamen cinematográfico más importante del mundo. El director y guionista Yared Zeleke ha tenido el honor de abrir la veda con 'Lamb', un estimable drama rural que sigue los de un niño llamado Ephraim que es obligado a vivir con unos parientes lejanos. Su mejor amigo es un cordero, pero la vida de éste se pondrá en peligro cuando el tío del niño le advierte que lo sacrificarán en las próximas vacaciones para comerlo entre todos.

Con una premisa de lo más sencilla, Zeleke es capaz de crear un simpático relato 'coming of age' que sirve para mostrar el día a día de Etiopía rural, sin necesidad de caer en los dramatismos de los graves problemas de alimentación de África pero tampoco convirtiendo el día a día de las aldeas en una historia de realismo mágico. La realidad africana es la que es, pero hay más formas de definirles. ´Lamb´ofrece una de ellas. Que a nadie le extrañe si la película acaba llevándose la Cámara de Oro, el reconocimiento del certamen a la ópera prima más prometedora. Ya sea por sus efectivos mecanismos o por el simbolismo del reconocimiento a la cinematografía africana, es una rival a tener en cuenta.

No Comment to " Cannes 2015, día 8: el hito de Etiopía y la polémica 'Juventud' de Sorrentino "