Última hora

Cannes 2017 - Día 11: Lynne Ramsay y Roman Polanski ponen el broche final

By Aïda Antonino-Queralt - 27 de mayo de 2017 No Comments

Última jornada de competición de esta 70 edición del Festival de Cannes. Por fin no hay colas para entrar a las proyecciones. Los trabajadores de los controles de seguridad están más sonrientes que nunca. Tampoco tenemos miles de folletos en los casilleros. En el ambiente reina una calma inquietante. Después de tanto cine y tan pocas horas de sueño, todos estamos deseando volver a la normalidad pero, eso sí, aprovechando hasta el último momento del festival.  A primera hora de la mañana se proyectaba en el Gran Teatro Lumière 'D’après une histoire vraie' de Roman Polanski. El director polaco que ganase la Palma de Oro por 'El pianista' en 2002 y visitase el certamen por última vez en 2013 con 'La venus de las pieles', presentaba hoy (fuera de concurso) esta adaptación de la novela homónima de Delphine de Vigan coescrita junto a Oliver Assayas.

'D’après' narra la historia de Delphine (Emmanuelle Seigner), una escritora que, tras cosechar un gran éxito con su última novela, se enfrenta a la página en blanco de su nuevo trabajo. Justo en este momento de impase conocerá a Elle, una mujer intrigante (Eva Green) que se presenta como una gran admiradora para, rápidamente, convertirse en su persona de confianza. Polanski, quien ya ahondase en el universo de los escritores y sus tormentosos procesos de creación en 'La novena puerta' y 'El escritor'. construye un thriller que se mueve a caballo entre la realidad y la ficción. La realidad del día a día de Delphine, cumpliendo con la promoción de su libro y enfrentándose al abismo que supone empezar una nueva novela. Y la ficción, es decir, el tema de su nuevo libro, que tiene mucho de su vida personal. De ahí que ambos universos se confundan peligrosamente. El tema del nuevo trabajo de Polanski no es original, y menos cuando el relato deriva en un remake de 'Misery' (Rob Reiner, 1990). Si bien, en 'D’après une histoire vraie', resulta un sutil juego de espejos, una suerte de desdoblamiento del "yo" sustentado en la interpretación de la siempre fascinante Eva Green.


Si Polanki parece fascinado con la experiencia creativa de los escritores y la unión de los dos mundos en que estos se mueven, Lynne Ramsay ahonda en el universo de violencia que se deriva de las relaciones difíciles entre adultos y niños. Ramsay ha sido la encargada de clausurar la Sección Oficial a competición con el largometraje 'You Were Never Really Here', una adaptación de la novela del mismo nombre de Jonathan Ames.

Joaquin Phoenix interpreta a Joe, un veterano de guerra convertido en soldado de fortuna que busca a la hija de un senador. Como todo soldado que vuelve de un conflicto armado, Joe se ha convertido en un fantasma a la deriva. Es hombre de pocas palabras -más bien se relaciona a golpes- con un único punto de humanidad: su madre. Ramsay construye un crudo retrato sobre un mundo de venganza y corrupción, aquel que se esconde en mirar detrás de donde todos miran. A diferencia del crudo retrato de los Safdie sobre la deriva del personaje de Robert Pattinson -un desafortunado delincuente de poca monta-, Ramsay no ofrece ningún argumento de peso que justifique ese descenso a las miserias de la condición humana. Aunque esta historia de un vengador solitario despojado de todo resquicio de humanidad acaba resultando demasiado simple, la sólida interpretación de Joaquin Phoenix -que llena cada escena con su imponente presencia- justifica el visionado de la película.

No Comment to " Cannes 2017 - Día 11: Lynne Ramsay y Roman Polanski ponen el broche final "