Última hora

#NoOscarFest4: 'Disobedience', de Sebastián Lelio

By Javier Navío - 21 de abril de 2019 3 Comentarios

Antes de ganar el Oscar a la Mejor Película de Habla No Inglesa con 'Una mujer fantástica', el chileno Sebastián Lelio ya había completado su primer trabajo internacional: 'Disobedience'. Presentada en el Festival de Toronto de 2017, la película protagonizada por Rachel Weisz y Rachel McAdams no llegó a los cines hasta 2018. Fue la propia Weisz, también productora de la cinta, la que llamó a Lelio para ofrecerle la adaptación de la primera novela de la autora británica Naomi Alderman, una historia de dos mujeres que se enamoran dentro del opresivo seno de la comunidad judía de Londres. Pese a los buenos comentarios cosechados por la película, su paso por la temporada de premios fue enormemente discreto. Los únicos galardones que mostraron un entusiasmo genuino por la cinta fueron los British Film Independent Awards, donde 'Disobedience' logró cinco nominaciones incluyendo la de Mejor Película y acabó llevándose el premio al Mejor Actor Secundario (Alessandro Nivola). No hay quien detenga a Sebastián Lelio: su siguiente película ('Gloria Bell', remake de la película que él mismo dirigió en 2013) está protagonizada por Julianne Moore y llegará a los cines españoles la próxima semana.

Sinopsis

La muerte de su padre, un importante rabino, lleva a Ronit (Rachel Weisz) a volver a Hendon, el barrio judío ortodoxo del noroeste Londres en el que se crió. Allí se reencontrará con Esti (Rachel McAdams), la amiga de la infancia que decidió quedarse en el barrio pese a no encajar, y al esposo de esta, Dovid (Alessandro Nivola), el heredero natural en la comunidad el religioso. El reencuentro entre los tres hará que salten chispas.

Críticas

Daniel M. Mantilla (Fotogramas): "Uno de los grandes aciertos del relato es nunca atreverse a juzgar a sus protagonistas, desde el rabino que no puede hacer nada ante el reencuentro de su esposa con un fantasma del pasado a la mujer que dejó atrás todo lo que conocía para poder ser libre. La película también muestra una empática y accesible mirada a la familia judía, aunque se echa de menos que el libreto profundice más en la idiosincrasia del sugerente universo que plantea la propuesta. En un acto de inmensa generosidad Weisz cedió el papel más jugoso del relato, una mujer atrapada entre el deber y el deseo, a una Rachel McAdams que jamás ha estado mejor. La nominada al Oscar por 'Spotlight' crea una mujer fascinante a la que su vida le resulta insuficiente. La química entre las actrices explota en una de las escenas de sexo más sensuales y mejor rodadas del 2017, un clímax emocional que nunca cae en el morbo fácil. Con 'Disobedience', Sebastián Lelio se consagra internacionalmente como un maestro en la creación de personajes femeninos poderosos y llenos de capas que prefieren pedir perdón antes que permiso."

Jordi Costa (El país): "Al igual que la heroína de 'Una mujer fantástica', Ronit es alguien que reclama su derecho al duelo en un entorno que se manifiesta hostil. (...) Lelio es consecuente con su discurso y también especialmente meticuloso en la descripción de ese ambiente helado, donde las mujeres parecen habitar, en interiores, unos limbos de aislamiento que se dirían la versión contemporánea de una pintura de Vilhelm Hammershøi. Lo que activará el conflicto será la reactivación del deseo que Ronit vivió en su adolescencia por su amiga Esti Kuperman –una magnífica Rachel McAdams, que se ajusta sus pelucas como quien se ciñe una mordaza o una renuncia vital-, casada hoy con un amigo de juventud de las dos llamado a ser el heredero en la sinagoga del legado y la autoridad del rabino muerto. Un sermón en el clímax que entra y sale de foco, mientras las lágrimas afloran en la mirada de Esti, aporta el gran pico de fuego expresivo en esta película notable, si bien algo forzadamente circunspecta, en la que Lelio pierde algo de identidad en la traducción."

Luis Martínez (El mundo): "Lo importante, como les supongo informados, es amar. Y hacerlo, en la medida de las posibilidades, sin atender a razones. Se ama porque sí, con todo el cuerpo y con cada uno de sus fluidos. Leche, sangre, esperma o saliva, cada vez que dos pieles se rozan se derrama el mundo. Suena lírico y, en realidad, es Sebastián Lelio. El chileno lleva años, desde antes incluso de Gloria, empeñado en retratar los límites. Su cine se mueve entre géneros, como transgénero era la protagonista de Una mujer fantástica, con la misma soltura con la que busca y se busca en sitios nuevos. Siempre lejos de las convenciones, siempre detrás de los gestos aprendidos. Y así hasta llegar a este drama de cámara entre dos mujeres enclaustradas en el furor ortodoxo de la religión judía. Y así hasta llegar a solamente el amor. Un buen día, ellas (desorbitadas Rachel Weisz y Rachel McAdams) deciden (o es el amor el que decide por ellas) amarse. Sea como sea, con todos los poros y hasta la última gota de saliva. Magnética y en llamas."

For Your Consideration

Mejor Película, Mejor Dirección (Sebastián Lelio), Mejor Actriz (Rachel Weisz), Mejor Actor Secundario (Alessandro Nivola), Mejor Actriz Secundaria (Rachel McAdams), Mejor Guión (Sebastián Lelio y Rebecca Lenkiewicz), Mejor Fotografía (Danny Cohen), Mejor Montaje (Nathan Nugent), Mejor Música (Mathew Herbert), Mejor Reparto.

3 comentarios to ''#NoOscarFest4: 'Disobedience', de Sebastián Lelio"

ESCRIBE TU COMENTARIO
  1. La escena lésbica me parece realmente lo peor de la película. Es grotesca, vulgar y gratuita, porque peca de male gaze. Es decir, es la típica fantasía de sexo lésbico guarro que imagina un varón heterosexual para ponerse cachondo. Si hasta parece sacada de un portal porno cualquiera tipo bangbros. Aunque justamente esta película pasará a la historia por ser la película en la que Rachel Weisz le escupe en la boca a Rachel McAdams.

    ResponderEliminar
  2. "Disbedience" tiene un punto de partida bastante similar al de decenas de películas, pero consigue tener algo que la hace única, algo por lo que merece la pena verla; esto es la delicadeza y la normalidad con la que cuenta una historia de amor entre dos mujeres, sin caer en los tópicos propios de este tipo de historias, una historia de amor que se va cociendo a fuego lento a medida que avanza el relato. Estas dos mujeres se enamoran en un contexto en el que tienen que atravesar distintas barreras, pero, a diferencia de otras historias similares, los personajes opuestos a esta relación acaban haciendo un esfuerzo por entenderlas, se normaliza algo que no debería considerarse prohibido, algo que no debería hacerse a escondidas. Gran parte del mérito de la película radica en su gran reparto, cuyos tres protagonistas están sencillamente impresionantes, en especial una Rachel McAdams sobre la que pesa gran parte de la fuerza dramática del film.
    Un gran descubrimiento, en definitiva, que consideraré en las categorías de Película, Dirección (Sebastián Lelio), Actriz (Rachel Weisz), Actriz Secundaria (Rachel McAdams), Actor Secundario (Alessandro Nivola), Guión y Reparto

    ResponderEliminar
  3. Sebastian Lelio se está ganando un gran respeto como director de actrices. Todas sus películas están protagonizadas por mujeres de fuerte carácter que están oprimidas, de un modo un otro, por la sociedad que les rodea. Posiblemente "Gloria" sea su obra maestra, por el momento, aunque es la brutal y sincera "Una Mujer Fantástica" lo que le ha llevado a ser reconocido en el mundillo.

    "Disobedience", personalmente, me parece una película inferior a estos dos títulos, pero tiene todas las cualidades del director chileno: grandes interpretaciones (sobre todo femeninas), un serio retrato de la sociedad donde se desarrolla la historia, una sobria puesta en escena que da realismo a lo que vemos... "Disobedience" falla, en mi opinión, en el último acto (le falta más cinismo) pero es una película necesaria.

    La historia, como se ha dicho, es un poco lo de siempre y lo hemos visto en muchas ocasiones. Lelio narra con certeza los hechos que ocurren en una comunidad judia ultraortodoxa tras la muerte de su rabino. Esta convulsión se acentúa cuando su "la hija pródiga" vuelve y los sentimientos que ella tuvo, en su juventud, con su mejor amiga, resurgen.

    Todas las comunidades religiosas con fuertes convicciones suelen ser muy cerradas y excluyentes y, por regla general, la figura de la mujer suele ser "borrada". Los ultraortodoxos judíos no suelen ser la excepción y Lelio lo retrata con seriedad y sobriedad. Como he dicho, le falta en el último acto más cinismo y riesgo y, por eso, "Disobedience" no llega a la altura de sus otras películas.

    Pero en lo que destaca, muy por encima del resto, es por sus interpretaciones. Tanto Rachel Weisz como Rachel McAdams están soberbias. La química entre ambas es abrumadora desde la primera escena que se cruzan miradas y, por supuesto, estamos antes una de las mejores historias de amor de la temporada pasada. De las dos, destacaría a McAdams, actriz que, pese a ser bastante competente, siempre ha sido relegada a un segundo plano. Aquí planta cara a toda una ganadora del Oscar.

    Pero tampoco quiero olvidar a Alessandro Nivola, que destaca entre estas dos grandes actrices y tiene un rol bastante más complicado de lo que parece y, sin embargo, ha sido menos destacado de lo merecido. Nivola completa este trío de intérpretes que bordan el estado de gracia.

    Personalmente, no he votado en nada a "Disobedience". Me gusta sus interpretaciones y su guión es resultón pero he visto mejores candidatos este año. Aún así, me alegro que su trío de actores hayan logrado meterse entre los nominados.

    ResponderEliminar