Última hora

San Sebastián 2013: Día 4. Gravity, Canibal, Child's Pose, Vivir es fácil...

By Daniel Martínez Mantilla - 24 de septiembre de 2013 3 Comments

Era la película más esperada del festival y no ha decepcionado. "Gravity" arrancó una espectacular ovación a los periodistas después gracias a uno de los mayores espectáculos audiovisuales que un servidor recuerda haber visto en la gran pantalla. Más allá del indudable virtuosismo técnico de la propuesta (durante los próximos años seremos conscientes de su influencia - dicen- revolucionaria en el futuro del cine), el mexicano Alfonso Cuarón supera cualquier expectativa posible ofreciendo al espectador un drama de supervivencia que te deja pegado a la pantalla durante los concisos pero tremendamente intensos noventa minutos que dura el film. 

"Gravity" empieza con un extraordionario (y obviamente falseado, pero a quién le importa) plano secuencia que presenta los personajes y la misión, terminando con el terrible accidente que pone en peligro las vidas del piloto espacial Matt Kowalski y la astronauta Ryan Stone. A partir de ahí la película se convierte en una descarnada lucha por la supervivencia en las que las posibilidades de sobrevivir son ínfimas. Los protagonistas deberán hacer frente a una serie de desafortunados incidentes mientras batallan con sus propios demonios personales. Es ahí donde los Cuarón (el hijo y el padre - Jonás - firmaron juntos el guión) sorprenden y llevan la película mucho más allá de lo que se esperaba. "Gravity" es un hito tecnolológico, sí, pero también es una historia con alma que sirve a los cineastas para hablar de grandes temas como el renacer emocional o la capacidad del ser humano de levantarse en las situaciones más adversas. 

No importa si uno cree que Sandra Bullock merece tener un Oscar en sus casa. Da igual lo que pase durante la próxima temporada de premios. Dentro de treinta años la actriz podrá mirar atrás y recordar un papel inolvidable que le ha permitido dar lo mejor de sí misma (física y emocionalmente), logrando la mejor interpretación de su carrera. En la rueda de prensa le preguntaron a Cuaron si Bullock no era un inconveniente para las pretensiones artística del film y el mexicano no dudó en dar la cara por su actriz: "La interpretación que da Sandra en la película habla por sí misma", destacando la profesionalidad, el esfuerzo y la brutal disciplina con la que la intérprete se enfrentó al reto. 

Durante la proyección, el nudo en el estómago, la carne de gallina e incluso las lágrimas se alternan como respuesta a una cinta imprescindible que cualquier cinéfilo debería ver en una sala de cine. Repito, en una sala de cine. Es una pena que tantos académicos se vayan a perder la sensación de angustia y desesperación que produce en el espectador por ver la película en la comodidad de sus casas. "Gravity" tiene planos que se analizarán en las escuelas de cine durante décadas. El 4 de octubre se estrena en España y Estados Unidos la que tiene todas las papeletas para ser LA película del 2013. 

 

Dos días antes de saber si será la cinta elegida para representar a España en la 86 edición de los Oscar, ayer fue el día de "Canibal". La cinta llegaba al Zinemaldia con grandes expectativas tras su positiva premiere mundial en Toronto. La respuesta ha sido mayoritariamente positiva, aunque no ha habido consenso. Manuel Martín Cuenca logra la mejor película de su breve carrera con una perturbadora historia que gira en torno a la figura de Carlos, respetado sastre de día y asesino canibal de noche. El antihéroe protagonista no tiene remordimiento ni culpa... hasta que una mujer aparece en su vida, surgiendo una particular historia de amor que le hace plantearse sus principios.

Sorprende en "Canibal" la apuesta de Martín Cuenca por un tono intimista, pausado y crudo, aunque nunca gráfico. La violencia está presente en todo el relato pero siempre queda en un segundo plano, fuera de campo. Lo importante es la construcción del personaje y de la descomposición de sus normas y costumbres cuando aparece alguien que cambia todo para Carlos. El contenido trabajo de Antonio de la Torre podría darle la Concha de Plata al mejor actor, pero tampoco podemos olvidarnos de una sorprendente Olimpia Melinte, sencilla y brillante en su doble papel. Ellos forman la particularmente perversa historia de amor sobre la que está construida "Canibal", aunque no sin ciertos problemas: el segundo acto del film tiene problemas narrativos que entorpecen el film. Afortunadamente, la cuidada puesta en escena del director eleva un trabajo que también nos reserva ocasionales filigranas visuales llenas belleza y horror (el prólogo del film y la escena en la playa). Lástima de la frialdad que afecta al conjunto, pero "Canibal" que merece atención cuando llegue a los cines el próximo 11 de octubre. 

 

También en la Sección Oficial a concurso vimos la austriaca "October November", la primera película del director y guionista Götz Spielmann desde que hace cinco años lograse la nominación al Oscar a la mejor pelicula de habla no inglesa con "Revanche". En esta ocasión el cineasta nos cuenta la historia de dos hermanas, una actriz de éxito que se ha acostumbrado a fingir en su propia vida y una mujer frustrada e insatisfecha con su vida que es infiel a su marido con el médico del pueblo. Los problemas de salud del padre ellas obliga a la actriz a volver al pueblo de los Alpes en el que se crió. Los viejos conflictos entre las hermanas y los secretos familiares no tardarán en hacer aparación.

Si ayer hablaba de cómo Dupeyron decepcionaba al personal con la frustrante y difusa segunda mitad de "Mon âme par toi guérie", Spielmann hoy no se ha quedado atrás. El cineasta nunca termina de explorar los demonios interiores de los personajes ni apuesta por ninguna de las tramas que pone sobre la mesa: las mil caras de la actriz que interpreta una muy correcta Nora von Waldstätten logra captar el interés de la audiencia hasta que Spielmann se olvida de ella para pasar - por encima - a los problemas de su hermana en una trama mucho más manida y previsible. Tampoco tiene sentido la nulidad del personaje del patriarca de la familia: el padre sólo está en la historia para revelar un secreto del pasado, nunca sabemos gran cosa de él. Para más inri, el cineasta alarga en exceso la película y los últimos veinte minutos del film son simplemente agonizantes. En todos los sentidos. Gran decepción generalizada entre la prensa desplazada al festival.


Ha quedado ensombrecida por el efecto "Gravity", pero el lunes también se ha podido ver en la sección Perlas la última ganadora de Oso de Oro del festival de Berlín y futura representante de Rumanía en la carrera por el Oscar. El título es "Child's Pose", un poderoso drama sobre las consecuencias de un accidente de tráfico en el que un treinteañero atropella  a un adolescente provocando su muerte. La situación no es favorable para el conductor: a pesar de que el joven cruzó por donde no debía pasar, su exceso de velocidad puede acabar con sus huesos en la cárcel. 

Lo interesante del drama de Calin Peter Netzer es su decisión de construir el relato alrededor de la madre del conductor, una figura controladora que pertenece a la clase alta de Bucarest (un grupo al que el director y guionista reserva diferentes dardos a lo largo de la historia). Cornelia está dispuesto a todo por salvaguardar el futuro de su hijo, incluso cuando se da cuenta de que quizás no le dio la mejor educación. Además del excelente trabajo de la actriz Luminita Gheorghiz, si hay algo que destaca en la cinta rumana son sus brillantes diálogos y su brutal dominio de la tensión en las conversaciones más aparentementesencillas. El guión es capaz de convertir larguísimos intercambios verbales entre una madre y su yerna o entre la misma matriarca y el testigo del accidente en escenas llenas de tensión y progresión dramática. La decisión de Netzer de rodar gran parte del metraje cámara al hombre termina saturando al espectador, pero al mismo tiempo acerca inexplorablemente al drama de esta madre que tiene que dar la cara por su hijo en unas trágicas circunstancias.


El cuarto día del festival ha llegado a su fin con el primer pase de "Vivir es fácil con los ojos cerrados", el nuevo trabajo de David Trueba tras la experimental "Madrid 1987". La cinta es una encantadora road movie que nos lleva directos a la España de los años 60. Los protagonistas del relato son un profesor de inglés obsesionado con los Beatles (maravilloso Javier Cámara en un papel que podría interponerse en el camino de De la Torre), un adolescente que se escapa de casa tras pelearse con su padre y una joven embarazada que quiere regresar a Málaga para estar con su familia. Un viaje en coche a raíz de la presencia en Almería del mismísimo John Lennon es la excusa argumental para unir los caminos de tres personas muy diferentes que, sin embargo, tienen muchas cosas en común.

Trueba presenta una película pequeña pero llena de alma que los más cínicos rechazarán de pleno por su aura optimista y de feel good movie. Los demás hemos disfrutado de un relato nostálgico que deja en su metraje varios guiños a la situación de la España actual, con mensajes para la juventud española incluida (no hay que tener miedo a la vida incluso en las situaciones más adversas). Una delicia.

3 comentarios to ''San Sebastián 2013: Día 4. Gravity, Canibal, Child's Pose, Vivir es fácil..."

ADD COMMENT
  1. será interesante comprobar esa pugna por los premios entre Javier Camara y Antonio de la Torre. Los dos lo merecen, aunque Javier Cámara necesita un Goya YA

    ResponderEliminar
  2. Que ganas de ver Gravedad que tengo la re puta madre que lo re pario

    ResponderEliminar